El Patético Abandono de los Inculpados en el Caso Catrillanca

0
715

La ley del corte del hilo por lo más delgado se ha cumplido escrupulosamente en el caso Catrillanca. Luego de que se entregaran tres de los cuatro funcionarios inculpados, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, a pesar de sus lesiones, se dio una vistosa vuelta de carnero, y aseguró que el Gobierno pedirá presión preventiva para ellos.


Una historia recurrente y conocida. Una vez que los antecedentes acorralan a los funcionarios de menor rango, el poder y sus superiores jerárquicos se lavan las manos y los abandonan a su suerte.

De esta guisa, el Juzgado de Garantía de Collipulli ordenó la detención de los cuatro funcionarios del GOPE de Carabineros que participaron en el operativo en el que murió baleado Camilo Catrillanca, el pasado 14 de noviembre en la comuna de Ercilla, Región de La Araucanía.

La determinación afecta al sargento segundo Raúl Ávila Morales, el sargento primero Carlos Alarcón Molina, el cabo primero Braulio Valenzuela Aránguiz y el suboficial Patricio Sepúlveda Muñoz.

La diligencia fue encargada de manera telefónica por la jueza Sandra Nahuelcura a personal de la Brigada de Homicidios de la PDI.

Durante la tarde se concretó en Cañete la detención del último exefectivo de Carabineros que faltaba por ubicar luego de que durante la mañana el Juzgado de Garantía de Collipulli ordenara la detención de los cuatro expolicías que participaron del operativo en que murió Camilo Catrillanca.

Tres de ellos se presentaron ante la PDI horas después.

En primera instancia, fueron trasladados al cuartel central de la PDI en la capital regional de La Araucanía, donde permanecerán hasta la audiencia  de control de detención desde las 9 de la mañana del viernes 30 de noviembre.

El sargento segundo Raúl Ávila Morales ha sido identificado como el funcionario que destruyó la tarjeta de memoria de su cámara, como parte de un montaje policial que luego quedaría al descubierto, el mismo que provocó la baja de los cuatro funcionarios que participaron del operativo, además de las renuncias del general Mauro Victoriano, jefe de Órden y Seguridad de La Araucanía y la del coronel Iván Contreras Figueroa, prefecto de las Fuerzas Especiales de la Araucanía.

Cada vez más claro el montaje

En los primeros momentos tras el incidente, la policía y algunas autoridades acusaron a Catrillanca de ser uno de los ladrones de vehículos que dispararon contra los carabineros y lo calificaron de delincuente con antecedentes.

Sin embargo, las evidencias han desacreditado esa versión.

De hecho, los peritajes de la PDI a las manos y ropa de Camilo Catrillanca y su acompañante demostraron que no portaban arma alguna y menos aún que hayan disparado.

La decisión del juzgado fue adoptada pese a que hasta ayer el Fiscal Nacional, Jorge Abbott, señalaba:

“Mientras no haya claridad en peritajes, no podemos dar órdenes de detención ni establecer posibles penalidades”.

Abbott, bien conocido como el Fiscal de la Impunidad, agregó:

“Con con los antecedentes que maneja actualmente el Ministerio Público, aún no sabemos si a Camilo Catrillanca le dispararon directo o fue de rebote debido a que todavía no se conocen los resultados de los peritajes de la PDI y el Servicio Médico Legal”.

Nelson Miranda, abogado de la familia Catrillanca, lo retrucó de inmediato:

“La bala estalló en la cabeza de Camilo Catrillanca, la tesis del rebote es absurda”.

El profesional aseguró que se encontraron 27 casquillos de bala alrededor del tractor y agregó que Camilo y el adolescente que lo acompañaba “iban desarmados, se encontraron de frente con esta patrulla de Gope, ellos vieron que venían desarmados y al dar vuelta el tractor, le disparan a quemarropa por la espalda”.

Miranda dijo estar cada vez más convencido de que este caso se trata de un asesinato, por lo que la querella presentada por la familia es por los delitos de homicidio calificado y obstrucción a la investigación.

De paso, manifestó desconfianza con el trabajo del Ministerio Público:

“No tenemos la certeza ni la confianza absoluta, y así lo ha dicho la familia, con respecto al trabajo de la Fiscalía. Acá en el territorio mapuche durante muchos años venimos denunciando prácticas de montajes que han sido confirmadas por las resoluciones del Poder Judicial, absoluciones después de años de muchos peñis en prisión preventiva o absoluciones en cortes de apelaciones o en Corte Suprema”.

Y las pruebas ¿para cuándo?

Es conveniente consignar que hasta ahora, después de 14 días de sucedidos los hechos, no se ha presentado una sola prueba, ni documental ni de cualquier naturaleza, que acredite la veracidad del robo de vehículos, que según la versión policial, desencadenó el operativo que terminó con la vida de Camilo Catrillanca, al interior de la comunidad de Temucuicui.

Es cierto que el concierto de los medios informó de una reunión, el 23 de noviembre, en la región de La Araucanía, con las profesoras que habrían sido víctimas del robo de vehículos, en Ercilla.

Las escuetas y uniformes versiones dan cuenta que el encuentro con las cuatro docentes y la sostenedora del colegio donde trabajan duró 30 minutos, y que “mandatario quería escuchar de ellas el relato de lo que les sucedió y manifestarles el respaldo del Ejecutivo, a través del programa de apoyo a víctimas que tiene el Ministerio del Interior”.

Primero, más que una prueba, la participación de Piñera en esa reunión, donde nuevamente, no se identifica a nadie, concurre en aval de la tesis del montaje, sin perjuicio de que, casi sin excepción, la fuente citada por todos los medios es, cuando no, El Mercurio.

Segundo, cabe un par de preguntas: ¿será capaz Piñera de falsificar una reunión de esa índole, con tal de desviar las sospechas?; ¿lo ha hecho antes?

En ambos casos, la respuesta es categóricamente afirmativa.

Vuelta de carnero

El ministro del Interior Andrés Chadwick, el mismo que inicialmente imputó livianamente la participación de Camilio Catrillanca en el supuesto robo de vehículos que desencadenó los hechos, dió un giro de 180 grados; en rigor, y a pesar de sus lesiones, una espectacular vuelta de carnero, valoró la detención de los cuatro carabineros involucrados en el homicidio, e informó que en la audiencia de formalización, el Gobierno pedirá prisión preventiva:

“Como gobierno, como lo dijo el Presidente de la República, estamos absolutamente comprometidos con la verdad y justicia en la muerte de Camilo Catrillanca, por eso que como gobierno hemos presentado y somos querellantes en la causa y como querellante hemos acompañado al Ministerio Público y seguiremos acompañando al Ministerio Público en todas las acciones que sean necesarias para obtener claridad y Justicia ante los Tribunales de Justicia”.

“En el día de mañana, en la audiencia de control de detención, junto al Ministerio Público, el gobierno solicitará la prisión preventiva de estos cuatro carabineros y continuaremos trabajando como querellantes en la causa, a efecto que se siga investigando para tener la tranquilidad de conocer todos los hechos y toda la verdad y saber y conocer todas las responsabilidades que puedan estar envueltos”, agregó.

El ministro valoró la labor de Carabineros en el país, y tal como general después de la batalla, criticó a quienes cometen faltas y delitos:

“Son muchos, la inmensa mayoría de los carabineros que cumplen con su deber de acuerdo a la ley y lo hacen con esfuerzo y con su trabajo diario, cumpliendo con la ley, pero no nos confundamos, así como respaldamos a aquellos carabineros que cumplen con su deber de acuerdo a la ley, no nos confundamos que aquellos carabineros que no cumplen con la ley ni sus deberes, no lo vamos aceptar. Este gobierno no va aceptar que funcionarios de Carabineros cometan actos ilícitos, delictuales, irregulares, que mientan, que obstruyan la acción de la justicia, eso no lo vamos aceptar”.

¡Y qué pasa cuando es el presidente, o el ministro del interior quienes mienten?

Cinco horas sin explicación

Comisaría de Paillahueque

Desde las 19:00 hrs del miércoles 14 de noviembre, hora en que fueron citados, hasta su presentación, pasadas las 23:00 horas, nada se sabe lo que hicieron los cuatro funcionarios del GOPE.

La razón que entregaron los inculpados para justificar su demora era que no podían salir de la comunidad, y que fue por eso que tardaron cinco horas en llegar a la fiscalía, donde se presentaron cerca de la medianoche.

Para saber dónde estaban los carabineros antes de concurrir a declarar, la PDI requisó, a través de una entrega voluntaria, las cámaras de seguridad de la comisaría de Pailahueque, unidad de Carabineros ubicada en Ercilla.

Según los primeros peritajes, los efectivos del Gope estuvieron ahí antes de ir a la fiscalía y no tratando de salir de Temocuicui.

También, la policía incautó los cuadernos de registro de visitas del cuartel para saber quiénes más estuvieron con los efectivos del Gope antes de prestar su testimonio ante la fiscalía.

Determinar qué pasó en esas cinco horas es crucial para establecer en qué momento el sargento Raúl Ávila  destruyó la tarjeta de video que registró el operativo policial en que falleció Catrillanca.

Informe balístico

“En un lapso de dos semanas se han recabado más de 50 declaraciones, un sin número de peritajes, se han revisado muchas horas de videos, registros de audio, que han desembocado que tenemos resultados concretos en la investigación”, dijo el fiscal regional de La Araucanía, Cristian Paredes.

Paredes, confirmó la información, luego de que la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía regional expusiera los antecedentes ante el Juzgado:

“A estas alturas podemos transmitir que tenemos resultados concretos de la investigación, que esperamos contribuyan a dar tranquilidad. Hemos desarrollado un conjunto de diligencias en estas dos semanas; hemos requerido y tomado declaración a más de 50 personas, realizado múltiples peritajes –en los últimos días llegó el informe de autopsia-, pero, particularmente, en horas de la tarde noche de ayer llegó un preinforme balístico efectuado por el laboratorio de la PDI, que ya nos permite precisar los hechos y la formulación de cargos que esperamos efectuar mañana ante el Juzgado de Garantía”.

Querella contra Carabineros

En paralelo, en el mismo Tribunal se interpuso una querella criminal contra Carabineros a nombre de la familia del menor de 15 años que acompañaba a Catrillanca cuando fue asesinado.

“Él fue detenido en forma ilegal, luego de ello fue golpeado a objeto de que modificara su testimonio, una vez que ellos (los carabineros) se dan cuenta de que va a ser el testimonio clave”, dijo el abogado Sebastián Saavedra, que también apuntó al delito de “alteración de la evidencia”, respecto a la mencionada destrucción de la tarjeta de memoria.

Padre de Camilo Catrillanca denuncia seguimientos

El padre de Camilo Catrillanca, Marcelo Catrillanca, atribuyó a maniobras de inteligencia las revelaciones de prensa que han informado sobre diligencias y seguimientos al comunero fallecido en un operativo policial del “Comando Jungla” al interior de la comunidad Temucuicui, en Ercilla.

Catrillanca padre llamó al Gobierno a aclarar si declaró la guerra total al pueblo mapuche en la macrozona Araucanía.

“Le pediría a toda la ciudadanía en general, al pueblo mapuche, no caer en esta mala intención que existe de parte de servicios de inteligencia, porque ellos están acostumbrados a tergiversar la información, por lo tanto solamente pedirle a la gente tranquilidad”, comentó.

“No cabe duda, es lo que estamos diciendo y eso es lo que hemos venido diciendo que acá tiene que retirarse (el “Comando Jungla”), porque sino cuantos caídos vamos a tener y si no, por último, hay que decirle al Gobierno que se pronuncie si va a hacer una guerra en la región”, recalcó.

Protesta en Escuela de Carabineros: orquesta interpretó “Arauco tiene una pena”

Al finalizar un concierto con la música de Gaetano Donizetti, la Orquesta de Estudiantes de la Universidad de Chile entonó el tema de Violeta Parra, Arauco Tiene una Pena, a modo de protesta por la muerte de Camilo Catrillanca.

Ocurrió el martes pasado, en la Escuela de Carabineros de Chile ubicada en Providencia. Al culminar la interpretación de la ópera El elixir del amor, del compositor italiano Gaetano Donizetti, la Orquesta de Estudiantes de la Universidad de Chile omitió las instrucciones de su director, el maestro Eduardo Browne:

“Este es no es un escenario para hacer política”.

“Precisamente porque somos artistas tenemos que expresarnos”, asegura el chelista Marcelo Mella, quien participó de la protesta del conjunto.

“Era un escenario para hacer algo pacífico y sensato”, añade.

El estudiante de interpretación cuenta que la orquesta acordó tocar “Arauco tiene una pena” una vez terminada la presentación, durante la función final, pero que su director no estaba de acuerdo.

“Incluso la gente del coro, tras bastidores, fue amenazada de no participar”.

“Lo valiente fue que se tocó en el Teatro de Carabineros de Chile, dentro de la misma Escuela de Carabineros. Estoy muy orgulloso de lo simbólico y potente de nuestro acto, ¡fue un hito gigante!”, dice Mella.

En el registro de casi dos minutos publicado por la FECh, se puede ver a los músicos siguiendo la melodía de Violeta Parra sin su director de orquesta.

Según Mella:

“Cuando termina el concierto y nos ponemos de acuerdo para hacer la canción, hay una discusión con el director que hace todo llamativo para la gente. Nos decía que ya habíamos terminado, que no podíamos tocar más”.

Luego sigue:

“Aunque tras bastidores hubo una discusión con algún carabinero, finalmente, como toda la gente se puso a grabar y por lo simbólico del momento, el público aplaudió. Definitivamente era el momento y el lugar para decir algo”.

DEJA UNA RESPUESTA