Amplio Rechazo a Profundización del Sistema AFP Propuesto por Piñera

0
51

Salvo la derecha y el empresariado, la “reforma” previsional de Piñera, que a cambio de monedas, por cierto con cargo a gasto público, profundiza y atrinchera el sistema de AFP, ha encontrado sólo crítica y rechazo.

El proyecto de pensiones de Piñera, no sólo deja intacto el sistema de AFP, sino prioriza el la sostenebilidad financiera del sistena, sobre el aumento real de pensiones, lo cual, inevitablemente, devendrá en protesta social.

En opinión de Marcos Barraza, ex ministro de Desarrollo Social del Gobierno de Michelle Bachelet, el incremento en las pensiones es absolutamente insuficiente:

·Se anuncia porcentajes de aumento en las pensiones que, en miles de casos, se trata de 30 mil, 40 mil o 50 mil pesos más, algo insuficiente si se considera que las jubilaciones bordean, en su mayoría, los 200 mil o 300 mil pesos”.

Orientación al lucro

Agregó:

“Lo primero que hay que constatar es que el anuncio del Presidente Piñera equivoca cuáles son los núcleos fundamentales de por qué los chilenos y las chilenas tienen bajas pensiones. Ciertamente que la tasa de cotización es baja; sin embargo, lo sustantivo, lo de fondo, es que la AFP en nuestro país lucran y como tal, su interés está en la ganancia que puedan percibir, y no en el monto de las pensiones para las y los jubilados”.

Añadió:

Por lo mismo, es un anuncio que estructuralmente fortalece el sistema de pensiones desde el punto de vista de los privados, no incorpora al Estado, en términos de un modelo de pensiones que permita tener solidaridad desde el punto de vista del reparto”.

Luego, planteó:

“Aquellos países que avanzan en tener mejores pensiones, lo hacen sobre la base de modelos donde cotiza el empleador, cotiza el trabajador, cotiza el Estado, en base a un modelo solidario donde los más jóvenes cotizan respecto de los futuros jubilados, los hombres cotizan más respecto de las mujeres, y existe solidaridad de quienes más reciben en relación a quienes menos reciben”.

Apuntó:

“Es bien vago y contradictorio el anuncio del Presidente respecto de cómo se van a aumentar las pensiones en el presente. Señaló que iba a ocurrir un aumento del 0,8 del PIB (Producto Interno Bruto) a 1,12 por ciento, en relación al Pilar Solidario. Sin embargo, este mismo Presidente, anunció la intención de reducir la tasa de tributo para las grandes empresas, a través de una reforma a la reforma tributaria. Por lo mismo, pretender aumentar el Pilar Solidario, que uno podría no estar en desacuerdo, en este caso no se explica de dónde provendrían los recursos para poder sostenerlo”.

Para Barraza, el proyecto del Gobierno va a generar mayor protesta social:

“Si se avanza en un modelo privado, en diversificar los actores privados y no se reconoce el papel que debe tener el Estado generado una institucionalidad pública que posibilite una administración de un sistema de reparto, va en contraposición del interés mayoritario de la ciudadanía. Así como es previsible que habrá mayor protesta y movilización social, también es predecible que este proyecto del Gobierno encontrará rechazo en las instancias del Parlamento”.

Y concluyó:

“El proyecto del Gobierno viene a fortalecer el sistema de capitalización individual, y a la larga no resuelve el problema de una seguridad social integral y orientada al bienestar de las personas”.

Crítica general

Entre parlamentarios de oposición hay acuerdo en que el anuncio de Piñera corresponde a la lógica del más de lo mismo, y que, en realidad, busca fortalecer un sistema que beneficia exclusivamente al sector privado representado por las AFPs.

La diputada Gael Yeomans indicó que el anuncio no responde a los planteamientos realizados con anterioridad por los mismos legisladores, menos a los actores sociales, quienes han manifestado en la calle cambios estructurales al actual sistema de cotización individual:

“El proyecto de ley viene a profundizar el negocio de las pensiones y más AFP. Cuando se anuncia que se abrirá la competencia a nuevos actores, de este 4 por ciento adicional, más bien, viene a ser un llamado a que los mismos de siempre, los mismos dueños de las administradoras, vuelvan ahora bajo la modalidad de compañías aseguradoras, bancos y otros, a seguir a cargo de los dineros de los chilenos y chilenas”.

El presidente de la Comisión de Trabajo, diputado Gastón Saavedra, apuntó a que las modificaciones mantienen en riesgo los dineros de las personas, además de que enriquecen aún más a los dueños de las administradoras:

“Si hay un consenso nacional es que el actual sistema no tiene validación social, nace espuriamente, existe un clamor nacional que no quiere el actual régimen, y si uno saca la cuenta, lo que el Presidente propone para las pensiones más bajas, las que eventualmente van a aumentar en un 40 por ciento, eso ni siquiera alcanza para salir de la línea de la pobreza, debajo del ingreso mínimo, con una tasa de retorno bastante baja”.

Para la senadora Carolina Goic, los anuncios de Piñera dejan más dudas que certezas, especialmente sobre quién administrará el 4 por ciento adicional de cotizaciones:

“Sumar aseguradoras, bancos y cajas de compensación como nuevos actores, no significa mayor competencia ni una mejora real a las pensiones”.

Manipulación

Para Luis Mesina, vocero de la Coordinadora No Más AFP, Piñera la “reforma” de Piñera apunta aconsolidar el actual sistema de capitalzación individual,

“Constituye la mejor herramienta para que el poder siga concentrándose en una minoría: los grandes empresarios que se apropian de nuestros recursos, expanden sus negocios dentro y fuera del país, concentran la propiedad negando derechos fundamentales, como la negociación colectiva ramal, controlan los medios de comunicación manipulando la información en beneficio de sus intereses y, lo que es peor, atentan contra la Democracia”.

Observa que la estrategia del Gobierno desatiende la movilización social e intenta legislar “imponiendo ultimátum”, bajo la premisa de que “o se está con mi proyecto, o se está contra el sentido común, contra la mayoría”. En tal sentido, pone como ejemplo el proyecto Aula Segura, iniciativa que busca facilitar la expulsión de estudiantes involucrados en hechos de violencia:

“Lo mismo pretende hacer ahora, o se aprueba íntegramente mi proyecto, o se está contra el aumento de las pensiones a los más pobres, a los ancianos”.

En opinión de Mesina, esta fórmula es propia de los totalitarismos:

“No tendrá éxito en la medida en que el pueblo, los trabajadores y trabajadoras, organizados y no organizados, nos movilicemos por restituir derechos fundamentales que por tanto tiempo hemos demandado”.

En ese escenario, propone como camino de combate la movilización masiva por el derecho a la seguridad social:

“Hay que explicarle a la ciudadanía, pues los medios de comunicación en poder de ellos, han desatado toda una campaña comunicacional que busca, a través de tergiversar la verdad provocar que sea la propia ciudadania la que termine yéndose contra el movimiento social”.

Agregó:

“Hay que decir que el aumento del Pensión Básica Solidaria significa un aumento de $10,700, o sea, $356 diarios que alcanza para un cuarto de kilo de pan. Y, que para obtener un mejoramiento de las pensiones, habrá que esperar hasta los 80 años en el caso de las mujeres para mejorar un poco la miserable pensión”.

Y concluyó:

“De eso estamos hablando, de una manipulación. Se mantiene intacto el sistema de AFP. Peor aún, se les terminara entregando un mayor porcentaje de nuestros salarios para que sigan beneficiándose unos pocos en desmedro de las mayorías”.

Declaración pública Coordinadora No + AFP

Medidas urgentes

El presidente de la Unión Nacional de Pensionados, UNAP, Francisco Iturriaga, señaló la necesidad de medidas de corto plazo, tales como retiro del IVA a los medicamentos, acceso universal en el pasaje de metro, y ampliación de este beneficio a los buses del Transantiago:

“Hemos planteado permanentemente una rebaja en el transporte colectivo, eso no ha ocurrido, tampoco una rebaja a los remedios, hemos dicho que se debe eliminar el 19 por ciento de su valor, Son medidas que pueden ayudar más eficazmente que estas reformas, que ni siquiera sabemos donde van”.

A parar el 8 de noviembre

El secretario general de la CUT, Nolberto Díaz, estimó que la reforma previsional anunciada por Sebastián Piñera es insuficiente, porque está muy lejos de resolver el problema de las bajas pensiones en Chile, cuyos montos no superan los 200 mil pesos.

En su opinión, este proyecto sólo viene a confirmar que cualquier medida que tome el gobierno en materia de pensiones, será en el marco del actual modelo de AFP y fortalece aún más el llamado a paro del 8 de noviembre.

Recordó que el modelo de AFP fue impuesto a toda la ciudadanía, exceptuando a las Fuerzas Armadas, en un contexto de Dictadura y persecución a los dirigentes sindicales.

Aclaró que ningún trabajador jubila con más del 20% del sueldo, recibido en los últimos años, pese a que la promesa de las AFP fue de un 70%

Concluyó:

“Desde 1990 a la fecha la clase política consolidó el modelo económico heredado de la dictadura, donde uno de sus pilares son las AFP. Piñera falta a la verdad cuando dice que somos propietarios de esos fondos. Nadie que no puede administrar su propia plata puede decir que es su propietario”.

Proyecto a contrapelo de la gente

La ex Subsecretaria de Previsión Social, Jeanette Jara, dijo que la movilización de millones exige transformar sustantivamente su sistema de pensiones, pasando de la lógica del seguro individual que administran las AFP, a la de la seguridad social, lo cual no es abordado por este proyecto de ley que presentó Piñera;

“El proyecto deja intacto el sistema de AFP con sus lucrativas ganancias, no se hace responsable del resultado que obtengan los fondos de pensiones de los trabajadores, ni de la baja pensión que pagan. La comisión que los trabajadores pagan a las AFP se seguirá cobrando de forma intacta, haya o no pérdidas, como ocurrió el mes pasado donde los trabajadores debieron pagar la totalidad de la comisión aun cuando los resultados de todos los fondos fueron negativos”.

Agregó:

“Mantener la capitalización individual no tiene sustentabilidad social ni económica, ya que el sistema de pensiones se creó para pagar jubilaciones, no para sostener la especulación financiera. Seguir ahorrando de la misma forma, desde la individualidad, en un sistema que no da garantías de montos dignos a la hora de jubilar y que no refleja el desigual mundo del trabajo, es un grave error, que nos condena como país a seguir reproduciendo desigualdad y castigando sobre todo a las mujeres”.

Para Jeannette Jara, lo más grave de esta reforma es que los resultados se verán en 35 o 40 años más, en un contexto donde un número importante de trabajadores genera empleo informal y precario:

En su opinión, la propuesta de Sebastián Piñera representa un retroceso en relación a lo hecho en el Gobierno de Michelle Bachelet:

“En ese Gobierno se presentó un proyecto de ley que, en lo sustantivo, creaba un sistema de ahorro colectivo, que permitía al Estado tener una participación activa y responsable en materia de pensiones hacia los actuales y futuros pensionados. Se aumentaba la cotización en un 5%, no en un 4%, con cargo al empleador. Lo más importante, es que generaba un modelo de solidaridad intrageneracional y de hombres hacia mujeres. Es decir, abordaba no completamente, pero sí sentaba las bases para una reforma gradual al sistema de pensiones, que pusiera al centro la dignidad de las pensiones y no el lucro y el interés de las AFP”.

La ex subsecretaria de previsión social aseguró que no hay posibilidades de aumentar las pensiones en el corto plazo, bajo la lógica de ahorro individual que sigue primando en el proyecto de la derecha:

Añadió que el Gobierno busca resguardar los intereses de las AFP, promoviendo la acumulación de fortunas a costa del sistema de capitalización individual, financiero y rentista

Y concluyó:

“Ante la propuesta legislativa de la derecha, de este Gobierno y de los que especulan con las pensiones de los trabajadores, debemos seguir avanzando desde el mundo social y desde el parlamento, donde el centro de la discusión sea las necesidades de los más perjudicados por el sistema de AFP, abogando por un verdadero sistema de seguridad social, que permita a las personas mayores jubilarse dignamente. El modelo de AFP es un sistema deslegitimado desde su origen dictatorial, además de carecer de sostenibilidad social y económica, para entregar pensiones dignas a los adultos mayores”.

DEJA UNA RESPUESTA