A los 93 Años: Ana González de Recabarren Partió a Reunirse con los Suyos

0
404

Durante la madrugada de este viernes. a la edad de 93 años, falleció la histórica dirigente de la Agrupación de Detenidos Desaparecidos, Ana González de Recabarren.

Su muerte se produjo en el Hospital San José, debido a un complejo cuadro de salud.

Fue una férrea defensora de los Derechos Humanos en la dictadura y sufrió la pérdida de su esposo, dos de sus hijos y su nuera, que en ese momento estaba embarazada.

La información fue confirmada por la diputada del partido Comunista Carmen Hertz mediante su cuenta en Twitter. En el mensaje describe a la dirigente como “una luchadora ejemplar ante la impunidad”.

El Presidente del Partido Comunista, diputado Guillermo Teillier, también se refirió al lamenmtable deceso, en su cuenta de Twitter:

Biografía

Nació en Toco, una oficina salitrera cercana a Tocopilla, en 1925. En la década de 1930 se trasladó con su familia a vivir a esta última ciudad. Posteriormente se trasladó a vivir a la población Bulnes en Renca, Santiago.​ Se casó con Manuel Segundo Recabarren Rojas.

Se hizo militante del Partido Comunista a los 17 años, y cesó su militancia alrededor de los años 2000.​

En diciembre de 2016, fue internada en el Hospital San José por una insuficiencia respiratoria. Desde entonces su salud decayó considerablemente.

El 10 de febrero de 2017, a sus 91 años, la música Ana Tijoux y su banda le brindaron un concierto íntimo, en el que interpretaron la canción «Sacar la voz».​

Activista de los derechos humanos

En los primeros años de la dictadura militar perdió a gran parte de su familia a manos de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA). Dos de sus hijos, Luis Emilio (29 años)nota ​ y Manuel «Mañungo» Guillermo Recabarren (22),​ y la cónyuge del primero, Nalvia Rosa Mena Alvarado (20) —que estaba embarazada—, fueron detenidos y desaparecidos el 29 de abril de 1976.

Solo su nieto Luis Emilio «Porotito» Recabarren Mena, de entonces 2 años, regresó vivo. Al día siguiente, el 30 de abril, su marido Manuel (50 años), salió a buscar a sus hijos y a su nuera, y también fue detenido y desaparecido. Según algunos testimonios, se le habría visto con vida en el centro de detención de Villa Grimaldi.​

Tras la desaparición de sus familiares se unió a la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), convirtiéndose en una de sus principales dirigentas, junto con Sola Sierra, Mireya García, Viviana Díaz y Clotario Blest. Participó en una huelga de hambre en la sede de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) y fue representante de la AFDD junto a Gabriela Bravo y Ulda Ortiz en diversas instituciones internacionales como la Organización de las Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos, la Cruz Roja Internacional, la Comisión Internacional de Juristas, la Santa Sede, Amnistía Internacional, entre otras.​

Fue la protagonista de un documental filmado en 1996, Quiero llorar a mares, que fue emitido en 2000 como un capítulo de El mirador (Televisión Nacional de Chile), y que al año siguiente obtuvo un Premio Ondas en la categoría iberoamericana de «Mejor programa, profesional o emisora de televisión».

En junio de 2000 interpuso una querella por la desaparición de sus cuatro familiares en contra de Augusto Pinochet.​

En 2011 estuvo nominada al Premio Nacional de los Derechos Humanos de Chile, que finalmente recayó en Viviana Díaz.

Ana González y Andrés Aylwin fueron homenajeados en un acto de los partidos de la Nueva Mayoría realizado el 9 de septiembre de 2013, por su lucha en defensa de las víctimas de violaciones a los derechos humanos durante el régimen de Pinochet.​

Represión a los militantes comunistas el fatídicoi 1976

En el año 1976 la DINA, la agencia de seguridad de la dictadura encomendó a sus agentes la detención de los militantes del Partido Comunista que se encontraban participando de la organización en la clandestinidad. El objetivo era la desarticulación de las células de militantes como la directiva central que estaba en la clandestinidad. Los agentes fueron deteniendo uno a uno a los militantes, tal como pasó en el caso de la familia Recabarren González.

Luego de algunos días fueron detenidos los miembros del Comité Central del Partido Comunista en la clandestinidad en el caso llamado Calle Conferencia, donde se detuvo al Secretario General del partido Víctor Díaz Lopez. El 29 de abril de 1976 fue detenida Nalvia Rosa Mena Alvarado, casada, un hijo, embarazada de tres meses, dueña de casa, militante de las Juventudes Comunistas.

Se detuvo además a su cónyuge Luis Emilio Recabarren González, técnico gráfico, ex dirigente sindical, su cuñado Manuel Guillermo Recabarren González, casado, dos hijos, gasfíter; ambos militantes del Partido Comunista. Los autores de la detención eran agentes de la DINA que montaron un operativo en el sector de calle Sebastopol con la avenida Santa Rosa. Cuando detuvieron al matrimonio Recabarren Mena, fue detenido el hijo de ambos Luis Emilio Recabarren Mena, de dos años y medio de edad, los agentes lo dejaron luego en la calle cerca de la casa de sus abuelos. ​

Al día siguiente 30 de abril Manuel Segundo Recabarren Rojas, casado, seis hijos, jubilado, ex dirigente sindical gráfico, militante del Partido Comunista, fue detenido por agentes de la DINA. Había salido de su hogar para denunciar la detención de sus hijos y nuera.

La dictadura negó la detención de los afectados. Según constan declaraciones del 14 y 17 de julio de 1976 de la División Nacional de Comunicación Social, (DINACOS), donde se señaló que tras operativos realizados por los servicios de seguridad se había logrado desbaratar treinta y dos casas-buzones del Partido Comunista, que servían de enlace entre la Dirección Nacional de dicho partido y sus Comités Regionales. Además de la detención de militantes comunistas, se agregaba que no se podían entregar más antecedentes a fin de no entorpecer las investigaciones que se realizaban.

Proceso judicial en dictadura

Luego de la detención de su esposo Manuel Recabarren, sus dos hijos Luis Emilio y Manuel Guillermo junto con su nuera embarazada Nalvia Mena, Ana González de Recabarren acudió a las oficinas de la Vicaría de la Solidaridad para denunciar esta situación.

El 30 de abril de 1976 se interpuso un recurso de amparo ante la Corte de Apelaciones de Santiago en favor de Luis Emilio Recabarren González, Nalvia Rosa Mena Alvarado, Manuel Guillermo Recabarren González y de Manuel Segundo Recabarren Rojas, rol N°352-76.

El 1° de junio de 1976, y sin otras diligencias, la Corte rechazó el amparo.

La Corte Suprema confirmó la resolución el 7 de junio de 1976 ordenando a la Corte de Apelaciones que dispusiera la remisión de los antecedentes al Tribunal del Crimen. Se inició un proceso en el 2° Juzgado del Crimen de San Miguel la causa rol N°109.195, sumándose a una denuncia por secuestro que había presentado la familia de los afectados, el 18 de junio de 1976.

El 30 de septiembre de 1977, se cerró el sumario y se sobreseyó temporalmente la causa porque, no obstante aparecer los antecedentes de la existencia del “delito de secuestro”, no existen indicios suficientes para acusar como autor, cómplice o encubridor del mismo a determinadas personas.

El 17 de noviembre de 1977, la Corte de Apelaciones de Santiago confirmó la resolución consultada. El 28 de abril de 1978, se cerró el sumario y se sobreseyó total y definitivamente la causa en virtud del Decreto Ley de Amnistía 2.191.

El 21 de junio de 1978, la Corte de Apelaciones de Santiago dispuso que el sobreseimiento debía tener el carácter de temporal.

Informe Rettig

Ana González de Recabarren presentó su testimonio ante la Comisión Rettig. Comisión de Verdad que tuvo la misión de calificar casos de detenidos desaparecidos y ejecutados durante la dictadura. Sobre el caso de la familia Recabarren González, el Informe Rettig señaló:

“El El 29 de abril de 1976 los militantes del PC, Manuel Guillermo Recabarren Gonzalez, su hermano Luis Emilio Recabarren Gonzalez, y la cónyuge de éste, Nalvia Rosa Mena Alvarado, que presentaba un embarazo de tres meses, junto al hijo de ambos de dos años de edad, fueron detenidos en un operativo montado por agentes de la DINA en el sector de Santa Rosa con Sebastopol. Unas horas después, el niño fue abandonado en las cercanías del domicilio de sus abuelos paternos.

Al día siguiente, 30 de abril, el padre de los afectados, Manuel Segundo Recabarren Rojas, también militante del PC y expresidente de la JAP de San Miguel, salió a realizar gestiones para determinar el paradero de sus familiares. Sin embargo, fue asimismo detenido y trasladado a Villa Grimaldi, lugar desde el cual se le perdió el rastro en agosto de 1976. De ninguno de los cuatro detenidos se ha vuelto a tener noticias.

La Comisión está convencida de que la desaparición de todas estas personas fueron obra de agentes de la DINA, quienes violaron así sus derechos humanos.” ​

Proceso judicial en democracia

Luego de la detención de Pinochet en Londres, se activaron los juicios de derechos humanos. El caso de la familia Recabarren González fue investigado por el Ministro en visita Leopoldo Llanos.

En sentencia de primera instancia con fecha 28 de julio del 2017, el ministro Llanos condenó a 19 ex miembros de la DINA, por su responsabilidad en los delitos de secuestro calificado de Iván Sergio Insunza Bascuñán, Carlos Enrique Godoy Lagarrigue, Daniel Palma Robledo, Manuel Segundo Recabarren Rojas, Manuel Guillermo Recabarren González, Luis Emilio Recabarren González, Nalvia Rosa Mena Alvarado, José Eduardo Santander Miranda, Mario Jesús Juica Vega, Miguel Nazal Quiroz, Clara Canteros Torres, Juan Aurelio Villarroel Zárate, Víctor Hugo Morales Mazuela, Julio Roberto Vega, Carlos Mario Vizcarra Cofré y Alejandro Rodríguez Urzúa; y del homicidio calificado de Eduardo Canteros Prado.

Los ilícitos fueron perpetrados en el recinto de detención de Villa Grimaldi, en 1976.

En la sentencia, causa rol 2182-1998, el ministro condenó a los ex agentes de la DINA: Pedro Espinoza Bravo, Carlos López Tapia, Ricardo Lawrence Mires, Jorge Andrade Gómez a penas de 20 años de presidio, en calidad de autores de los 16 secuestros calificados; y a 20 años de presidio por el homicidio calificado de Canteros Pardo.

En tanto, los agentes Juan Morales Salgado y Gladys Calderón Carreño deberán purgar 18 y 15 años y un día de presidio, respectivamente, por su responsabilidad como autores de seis secuestros calificados.

Los ex agentes Rolf Wenderoth Pozo, Ciro Torré Sáez y Orlando Manzo Durán fueron sentenciados a 15 años y un día de presidio, como autores de tres secuestros calificados.

Los ex agentes Sergio Escalona Acuña, Juvenal Piña Garrido, Jorge Díaz Radulovich y Gustavo Guerrero Aguilera, el ministro Llanos determinó penas de 10 años y un día de presidio, por su responsabilidad como autores de un secuestro calificado.

En calidad de cómplices de los 16 casos de secuestro calificado fueron condenados a 5 años y un día de presidio y a 7 años por el homicidio de Eduardo Canteros Pardo, respectivamente, los agentes: Pedro Bitterlich Jaramillo, Claudio Pacheco Fernández, Orlando Torrejón Gatica, Orlando Altamirano Sanhueza, Carlos López Inostroza y Hermon Hellec Mundaca

DEJA UNA RESPUESTA