Aumentan las Dudas Sobre “Suicidio” de Alejandro Castro

0
1040

Con el pasar de los días, siguen apareciendo antecedentes que desmienten la historia oficial del suicidio del joven Secretario del Sindicato de Pescadores S-24 de Quintero,  Alejandro Castro, encontrado muerto en extrañas circunstancias el jueves pasado, aparentemente colgado de su mochila, en una reja que no lo superaba en altura.


“Te tenemos fichado”, le habrían dicho unos carabineros al joven pescador y dirigente sindical cuando esperaba la liberación de manifestantes detenidos en Quintero. La PDI reconoció que el joven había sido amenazado, la vocera de la familia contó detalles del hecho y el mundo político exige una investigación a fondo del desconcertante hecho.

Un video muestra lo que fueron las últimas horas de vida de Alejandro Castro, conocido por sus amigos y familiares como “El Mecha”. Con tan solo 27 años el joven pescador era uno de los líderes del movimiento ciudadano que se manifestaba contra el desastre ambiental que se vive en Quintero y Puchuncaví.

El registro da cuenta de una marcha pacífica llevada a cabo ayer en el centro de Valparaíso. Sin embargo esta mañana, y cuando gran parte de los medios y las redes sociales daban cuenta de la conmemoración del aniversario número 30 del plebiscito que terminaba con la dictadura de Pinochet, una estremecedora noticia volcaba la atención hacía la ciudad porteña.

El cuerpo de Alejandro Castro había sido encontrado colgando sin vida desde la reja aledaña a la línea del tren.

Contra todo protocolo investigativo las primeras informaciones daban cuenta de un suicidio. Sin embargo, con el pasar de las horas esa versión comenzó a tornarse difusa.

Comenzaron a aparecer versiones que hacían inverosímil que el joven se haya colgado por su propia voluntad y con su mochila. Se descartó el móvil del robo, ya que el cuerpo mantenía sus pertenencias e incluso su teléfono celular.

La Comisión Ética Contra la Tortura (CECT) de la Región de Valparaíso difundió una fotografía captada antes que el cuerpo de Alejandro Castro fuese retirado del lugar del hallazgo por el Servicio Médico Legal.

La imagen muestra que los pies de la víctima llegaban al suelo, lo cual hace dudar de la versión oficial que señala un suicidio como causa de la muerte.

“El cuerpo del dirigente de los pescadores de Quinteros Alejandro Castro Castro de 30 años, no apareció en una playa. Estaba colgado en una reja del MetroTren en Avda. Errázuriz con Carrera. Previamente denunció que había recibido amenazas de parte de funcionarios de las empresas sindicadas como contaminantes”, afirma la CECT.

La agrupación de defensa de los derechos humanos agrega:

“Esto sumado a las condiciones en que aparece su cuerpo, colgado con su mochila de una reja casi de su estatura, nos hace dudar seriamente de la versión de suicidio entregada por la PDI”.

La foto corresponde a momentos antes de que fuera retirado del lugar por personal del SML, dice la CECT.

La muerte de Castro causó conmoción en la localidad de Quintero, sobre todo porque se trataba de uno de los líderes de los movimientos sociales contra la crisis ambiental de la zona.

Si bien fue la misma PDI la que primero entregó la información de que el cadáver no presentaba lesiones “atribuibles a terceros” y que la causa de muerte fue “asfixia por ahorcamiento”, luego fue el mismo director general de la policía civil, Héctor Espinoza, quien reconocía a La Tercera que el caso no estaba para nada cerrado:

“Hay una investigación muy acuciosa que se está haciendo con mucha reserva y la verdad es que hay bastante preocupación. Vamos a trabajar para que las cosas se esclarezcan y se determinen las responsabilidades que correspondan. Efectivamente estaba amenazado”.

Polett Urrutia, pareja de Castro, entregó detalles sobre este fallecimiento que afecta a todo Quintero, y niega la posibilidad de que el joven se haya quitado la vida:

“Carabineros lo seguía siempre, Paz Ciudadana igual, y un día le hicieron un control de identidad saliendo de la casa donde él vivía. Una vez salió de la casa y un carabinero llegó y le hizo un control de identidad. (…) Cuando fue a la primera marcha en La Greda, el primer enfrentamiento con carabineros a él lo tomaron detenido en la playa, lo estaba inculpando de haber roto una retroexcavadora”, aseguró la joven.

Polett explica que junto a Alejandro participaron de una marcha a la cual llegaron como invitados, con la cual llegaron hasta el Congreso para protestar. Ya pasadas las 22:00 horas Castro se quedó solo en Valparaíso.

Polett descartó que el dirigente se hubiera colgado con su mochila:

“No estaba en condiciones de eso; estaba con la bandera de lucha bien puesta, él quería organizar a la gente, tenía muchos proyectos en su mente como para hacer algo así. Aparte que a nadie nos cuadra porque él trabajaba en el mar, él es pescador. Si se hubiese querido matar hubiese agarrado un bote y se habría tirado al mar“.

Por el contrario, apunta al Estado como responsable por lo ocurrido:

Lo que yo creo es que lo mataron, que fue el Estado que lo mató, que nos quiere callar porque saben que están equivocados y aparte no es cualquier persona, es dirigente sindical, es alguien que llevaba la batuta aquí en Quintero”.

Carolina Arellana, amiga del joven activista por los DD.HH, fue designada por la familia de Castro como la vocera autorizada para entregar información a la prensa sobre el fatídico y misterioso caso.

Arellana aseguró a los medios que tanto ella como la familia esperarán los resultados de las investigaciones antes de pronunciarse formalmente, sí aseguró que el muchacho efectivamente había sido amenazado por funcionarios de carabineros:

“Sufrió amenazas directas de funcionarios de la Séptima Comisaria de Santiago que llegaron a Quintero. Eso sucedió tras la segunda marcha, que tuvo lugar el 23 septiembre. Por lo mismo surgen las dudas. La familia espera saber de las fuentes oficiales cuáles fueron las causas reales de su deceso”.

“Alejandro Castro, te tenemos fichado”, le habrían dicho los carabineros a Castro mientras esperaba la liberación de un grupo de manifestantes detenidos. “Lo querían meter preso de la nada”, cuenta su amiga. “Yo creo que esto se debe a su lucha, a lo que representa el movimiento de pescadores. Ellos están haciendo un gran movimiento y esos incomoda a estas 7 familias dueñas del mar de Chile”, reflexionó.

El caso de la impactante y triste muerte de Alejandro Castro, recuerda otras misteriosas y fatídicas muertes “accidentales” de activistas como el del sindicalista Juan Pablo Jiménez alcanzado supuestamente por una “bala loca” que hizo un recorrido completamente improbable antes de impactarlo y el supuesto suicidio de la activista medioambiental Macarena Valdés, cuya familia ha descartado completamente que la joven se haya quitado la vida, tesis que la autopsia también desechó.

Pescadores y dirigentes sociales de la zona han destacado lo lamentable de su perdida, puesto que Castro era un hombre muy querido por la comunidad y cumplía un rol importante en las movilizaciones en Quintero.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) presentó un recurso de protección en relación a la muerte de Alejandro Castro, el jóven secretario del Sindicato de Pescadores C-24 y conocido defensor de los DDHH de la comuna de Quintero, quien fue hayado muerto este jueves 4 de octubre en la ciudad de Valparaíso.

Rodrigo Bustos, jefe de la Unidad Jurídica del INDH señaló que “los Estados se encuentran obligados a prevenir razonablemente las amenazas, agresiones y hostigamientos en contra de defensoras y defensores de derechos humanos (…) independientemente de que los actos sean o no cometidos por agentes estatales”.

Y agregó que “entendemos que los defensores y defensoras de derechos humanos, son particularmente vulnerables a riesgos asociados a su labor y en este caso se debe investigar exhaustivamente que la muerte de Alejandro Castro no tenga relación con su trabajo de activismo”.

Considerando que en torno a la muerte del activista medio ambiental se han sembrado una serie de dudas, y que incluso el director de la PDI confirmó que Castro fue víctima de amenazas, la vocera de gobierno, Cecilia Pérez instó a aguardar lo que diga la “voz oficial”.

“Lamentamos profundamente el fallecimiento de este dirigente. Creemos que le corresponde al Ministerio Público, como ya lo está realizando en conjunto con la Policía de Investigaciones, investigar, analizar las circunstancias de este fallecimiento“.


La muerte de Alejandro Castro: ¿Suicidio o Asesinato?

 

 

 

 

 

 

 

 

El día jueves 4 del presente, en horas de la madrugada, personal del Metro de Valparaíso encontró colgado del cinturón de su propia mochila, en una reja emplazada a un costado de la vía férrea, en la intersección de la Avenida Errázuriz con calle Carrera, sector de El Almendral, de Valparaíso, el cuerpo sin vida de Alejandro Castro, Secretario del Sindicato de Pescadores S24 de Quintero (27 años según algunas publicaciones, 30 según otras).

De acuerdo con las versiones entregadas por la Policía de Investigaciones, la causa de la muerte del dirigente a quien apodaban cariñosamente ‘El Mecha’, fue asfixia por extrangulamiento, atribuida a un probable ‘suicidio’, tesis que nuestra organización, al igual que las redes sociales, pone en duda. Alejandro se había destacado como un activo dirigente en las protestas que la comunidad de Quintero y Puchuncaví ha estado organizando en contra de las llamadas ‘Zona de Sacrificio’ y, por consiguiente, en contra de las empresas que han contaminado el sector de Quintero y Puchuncaví.

Nuestra organización sostiene que no comete suicidio un dirigente que regresa de una exitosa manifestación de apoyo por la recuperación de las zonas contaminadas en la ciudad de Valparaíso. Menos aún, un dirigente que había sido amenazado de muerte por su labor sindical a través de comunicaciones anónimas.

El caso de Alejandro Castro guarda asombrosa similitud con el ‘suicidio’ de la dirigente mapuche Macarena Valdés ocurrido en el sur del país el 22 de agosto de 2016, cuando ella encabezaba la lucha contra las empresas madereras. También esa dirigente fue encontrada sin vida, colgada, en una posición que aparentaba un eventual ‘suicidio’. Al igual que Alejandro, Macarena había sido amenazada de muerte varias veces a través de llamadas anónimas.

El Comité de Defensa de los Derechos Humanos y Sindicales CODEHS, junto con denunciar estos graves hechos y enviar sus palabras de condolencias y solidaridad tanto a la familia como a los compañeros de trabajo de Alejandro, levanta su voz para exigir del Gobierno el total esclarecimiento de estos hechos como asimismo el de la joven dirigenta Macarena Valdés. No podemos aceptar la tesis que nuestros dirigentes sindicales y sociales se estén ‘suicidando’ como parece estimarlo los organismos policiales y de investigación.

Consejo Ejecutivo Nacional
Comité Defensa Derechos Humanos y Sindicales


Ante la extraña muerte de Alejandro Castro: Toda la Verdad y toda la Justicia

El jueves 4 de octubre de 2018, en horas de la madrugada, personal del Metro de Valparaíso halló colgado del cinturón de su propia mochila, en una reja situada a un costado de la vía férrea del sector de El Almendral de Valparaíso, el cuerpo sin vida de Alejandro Castro, Secretario del Sindicato de Pescadores S-24 de Quintero.

El joven no superaba los 30 años y jugaba un rol significativo en el movimiento social en contra del desastre ambiental y sanitario que sufre la zona Quintero-Puchuncaví a causa de las emanaciones tóxicas del parque industrial allí asentado.

Según la Policía de Investigaciones, PDI, la causa de la muerte del dirigente social fue “asfixia por ahorcamiento”, debido a un “probable suicidio”. Así también, la PDI, a través de su director nacional, Héctor Espinosa, señaló que “hay personas que están siendo investigadas” por las amenazas a las que estuvo expuesto el pescador. Por otra parte, la vocera de la familia de Alejandro Castro, Carolina Orellana, afirmó que el dirigente fallecido “sufrió amenazas directas de funcionarios de la Séptima Comisaría de Valparaíso”.

Como representantes de la clase trabajadora organizada, conocemos históricamente y de primera mano el encono criminal de muchos agentes de carabineros a la hora de cumplir órdenes contra los pueblos que disienten explícitamente de los efectos antipopulares del régimen capitalista. Órdenes que siempre son políticas, tanto del Estado, como de los dueños del Estado: o sea, del gran empresariado nacional y extranjero.

Y no nos extraña la violencia sin control de muchos funcionarios de carabineros, porque durante la dictadura cívico-militar y luego a lo largo de los gobiernos civiles, esa institución uniformada ha sido militarizada y adoctrinada en la estrategia oligárquica del “enemigo interno” en sus programas de formación, como lo ha demostrado trágicamente en los territorios usurpados del Pueblo Mapuche, contra el movimiento estudiantil, contra el ambientalismo en resistencia, y contra las trabajadoras y trabajadores cuando efectúan acciones incluso legales tras sus justas reivindicaciones.

Las organizaciones sindicales y sus representantes exigimos al Estado y a sus entidades pertinentes, que las investigaciones que realiza la PDI en la actualidad no sólo lleguen a la verdad y que esa verdad sea de conocimiento público, sino que además, de existir terceros implicados en la muerte de Alejandro Castro, los eventuales autores materiales y políticos sean sometidos a la justicia, sin discriminación alguna.

Sabemos que la lucha contra los efectos medioambientales y sanitarios sin remedio del capitalismo depredador, cobra a diario la vida preciosa de dirigentes y activistas de todos los pueblos de América Latina. Como también sabemos, en tanto trabajadoras y trabajadores conscientes, que cualquier protesta popular que obstaculice los intereses de la ganancia privada, aunque sea a costa de la biodiversidad y la salud de la población, es cobrada por la minoría en el poder con represión, tortura y muerte.

Toda la verdad, toda la Justicia.
Octubre de 2018

Adhesiones iniciales:

Juan Caripán, Sindicato Interempresas de Trabajadores de los combustibles
Patricio Tapia, Sindicato Interempresas de Trabajadores del gas
Solange Bustos, Federación Nacional de Trabajadores del gas
Víctor Chávez, Coordinadora Laguna Verde
José Vallejos, dirigente del Comité por el Agua de Villa Alemana
Sergio Alegría, Federación de Trabajadores/as Clotario Blest
Priscilla Maldonado, dirigenta del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Andrés Bello
Mabel Zúñiga, presidenta de la ANEF, Regional Valparaíso
Marcela Olivares, dirigenta de la ANEF, Provincial Valparaíso
Ricardo Tello, dirigente de Sindicato Nº 2 de Trabajadores de DHL
Patricia Morán, dirigenta de Sindicato Nº 3 de Trabajadores de IANSA
Francisco Núñez, dirigente de Sindicato de Trabajadores de Bodegas Unimarc
Gabriela Rivas, Escuela de Mujeres Trabajadoras La Alborada de Antofagasta
Comité de Vivienda Por un Santiago Multicolor
Directiva de la Junta de Vecinos de Santiago-Centro, El Progreso

DEJA UNA RESPUESTA