Sorprendente: Sonrisa de la Mona Lisa Obedeció a una Enfermedad

0
100

Los enigmáticos labios de la sonrisa de la Mona Lisa fueron ocasionados porque la glándula de la tiroides estaba poco activa, según afirman científicos estadounidenses.

En uno de los últimos intentos de diagnosticar una enfermedad al retrato de Leonardo da Vinci, los expertos de Boston estuvieron de acuerdo en que un mal funcionamiento de la tiroides explica su singular apariencia.

Esta teoría se discutió por primera vez en el año 1959.

Mandeep Mehra, profesor de la Universidad de Harvard y director médico del Centro vascular y del corazón de Brigham, explicó que la inclinación de su boca, el cuello hinchado y la línea del cabello son evidencias notorias sobre esta condición.

Además, sugirió que el tono amarillo de su piel podría no ser una característica del esmalte o por la antigüedad de la pintura, sino un síntoma de un incremento en los niveles dérmicos de carotenoides totales.

“La dieta de los italianos, durante el renacimiento, era escasa en iodo”, explicó Mehra, “por eso era habitual desarrollar hipotiroidismo, como se ve en muchas pinturas y esculturas de la época”.

Lisa Gherardini, esposa de Francesco del Giocondo, es considerada actualmente la modelo más representativa del retrato.

A muchas personas ha cautivado la sonrisa de la Mona Lisa a lo largo de la historia.

Por otro lado, Mehra admitió que su apariencia podría deberse simplemente al uso de sfumato de Leonardo da Vinci.

Esta técnica es un efecto vaporoso que se obtiene por la superposición de varias capas de pintura extremadamente delicadas, proporcionando a la composición unos contornos imprecisos, así como un aspecto de vaguedad y lejanía.

Sin embargo, hay otros autores que descrepan acerca de la idenatidad de la Mona Lisa.

Según el historiador italiano Silvano Vinceti, presidente de la comisión nacional de patrimonio cultural de su país, “La Mona Lisa“, esconde en su pupila izquierda la clave de la identidad de la modelo en la que el pintor se inspiró, aseguran los expertos.

En esa hipótesis, el pintor renacentista trazó letras y números minúsculos en las pupilas de la mujer retratada.

“En el ojo derecho aparecen las letras LV, que podrían ser las iniciales de Leonardo Da Vinci, y en el izquierdo también hay símbolos”, explica Vinceti.

Sostienen que en ese ojo se disciernen las letras “B” o “S” o posiblemente las iniciales “CE”, lo que considera claves de vital importancia para averiguar la identidad de la modelo.

Esta ha sido identificada a menudo como Lisa Gherardini, la esposa de un mercader florentino, pero el investigador italiano no está de acuerdo, ya que mantiene que la Mona Lisa fue pintada en Milán.

“Detrás del cuadro aparecen los números ‘149’, con un cuarto número medio borrado, lo que sugiere que Da Vinci la pintó cuando estaba en Milán en la década de 1490, usando como modelo una mujer de la corte de Ludovico Sforza, el duque de Milán”, puntualizó.

DEJA UNA RESPUESTA