La La Guerra Comercial de Trump y la Nueva Crisis Económica en Estados Unidos

0
77

por Orlando Caputo, Graciela Galarce.

La disminución de las ganancias es la categoría principal del capitalismo para analizar la dinámica económica y las posibilidades de crisis previa a la caída de las inversiones y de la producción.

Nuestros estudios nos llevan a la conclusión de que es altamente probable que una nueva crisis de la economía mundial ya se ha iniciado con una fuerte disminución de las ganancias en el conjunto de las empresas de los Estados Unidos que producen en ese país.

Esta caída de las ganancias  se manifiesta con mayor fuerza en el conjunto de las empresas manufactureras en Estados Unidos, que incluye las que producen bienes durables y no durables. En el conjunto de las empresas manufactureras las ganancias han disminuido desde del último trimestre de 2014 al primer trimestre de 2018 en un 51,3%. (Ganancias anualizadas).

Lo anterior, en base a las últimas  informaciones oficiales del Departamento de Comercio de los Estados Unidos (www.bea.gov), con cifras actualizadas al 28 de julio de 2018.

El conjunto de empresas que producen bienes no durables disminuyó  sus ganancias en un 55,2%. En este conjunto se incluyen las empresas productoras de alimentos, bebidas y  tabaco, productoras de petróleo y carbón, de químicos  y otros productos no durables Todas las empresas de estos ítems disminuyeron sus ganancias.

Sin embargo,  la disminución conjunta se vio muy influida por la disminución casi total de las ganancias de las empresas que producen petróleo y carbón.

El conjunto de las empresas productoras de bienes durables que  incluye a las empresas productoras de maquinaria y equipo; las empresas productoras de computadores y equipos electrónicos; las empresas productoras de aparatos eléctricos; y el conjunto de las empresas automotrices han disminuido sus ganancias en el mismo período en un 47,3%.

Al comparar la disminución de las ganancias de la industria manufacturera en 2018, con la disminución de ellas en la crisis de 2008 son muy similares en términos porcentuales.

La gran disminución de las ganancias en la industria manufacturera  en Estados Unidos, entre 2006 y 2008, transformó la crisis inmobiliaria, en crisis de la economía de Estados Unidos, la que rápidamente se transformó en crisis de la economía mundial.

En la crisis de 2008, las ganancias de la industria manufacturera de 2006 a 2008 disminuyeron un 53,3%. Ahora, desde el IV trimestre de 2014 al primer trimestre de 2018, en términos anualizados, las ganancias de la industria manufacturera en Estados Unidos han disminuido en 51,3%.

La disminución en  términos absolutos es impresionante. En la industria manufacturera baja de US$ 489,5 mil millones en el cuarto trimestre del 2014 a US$238,5 mil millones en el primer trimestre de 2018. Es decir, una disminución de las ganancias anualizadas de US$251 mil millones.

Los resultados de nuestros estudios contrastan con la mayoría de los análisis de los economistas y de los medios de comunicación, en los que influyen fuertemente los análisis del Wall Street Journal, -WSJ-,  del Fondo Monetario Internacional, -FMI-,  de la Organización Mundial de Comercio, -OMC.

El WSJ del  10 de agosto de 2018 afirma que “La economía de Estados Unidos crecería en un 3,0% este año, según economistas encuestados por WSJ… Perciben más riesgos para la economía más allá de 2018. La perspectiva de crecimiento para este año 2018, se elevó desde un 2,9% desde hace un mes y de 2,4% hace un año, gracias al fuerte desarrollo en el segundo trimestre…”.

“El recorte tributario y el salto del gasto fiscal mantendrán a la economía bollante por otros doce meses. Pero más allá, creo que veremos nubes negras que indiquen la cercanía de una recesión”, dijo Bernard  Baumol economista jefe del Economic Outlook Group.

Lo anterior, una opinión en la que coinciden varios economistas en la disputa arancelaria entre Estados Unidos y sus socios comerciales” (‘Economía y Negocios’, El Mercurio)

El contraste de nuestros estudios es más evidente aún con los análisis del WSJ sobre las ganancias. El 07 08 2018,  el WSJ señala:

“Las mayores  empresas de Estados Unidos  estan reportando los crecimientos mas fuertes de sus ganancias desde la recesión impulsados por menos impuestos  y una economia robusta. Las ganancias de las  S/P500 crecieron  un estimado 23,5% en los ultimos tres meses hasta junio. El crecimiento en los resultados ayuda  a sostener una fuerte alza de los valores de las acciones de los mayores indices …El recorte de los impuestos  de 35% a 21% justifican  gran  parte del crecimiento de las ganancias, efecto que desaparecerá luego de cuatro meses con la nueva ley”.

Efectivamente, las  fuertes disminuciones de los impuestos  llevan a que los análisis comparativos con períodos anteriores de las ganancias después de impuestos aumenten ocultando la disminución de las ganancias efectivas.  Además, las ganancias de las grandes empresas incluyen las ganancias  remesadas  a Estados Unidos de las empresas estadounidenses en el exterior.

Las ganancias de las empresas estadounidenses en Estados Unidos disminuyen  y las ganancias remesadas desde el exterior  han aumentado en un 18,4% en el período que hemos considerado, motivados en gran medida  por incemtivos  tributarios.

Tambien es efectivo que estamos aparentemente  frente a “una economia robusta”. El PIB creció en el II Trimestre de este año en 4.1%,  el consumo de bienes durables  creció en 9.3%. Además, los índices accionarios han aumentado. Pero se debe tener presente que las crisis  se precipitan en la fase ascendente del ciclo, que es seguida por una caída de los índices accionarios.

En abril de 2007 el FMI en su informe ‘Perspectivas de la Economia Mundial’ afirmó:

“Como señalamos en los capítulos 1 y 2, al mirar con una vision de conjunto lo que nos parece más probable es que el vigoroso crecimiento mundial perdure” (…) “Antes que nada, la economía estadounidense se mantiene firme en general”.

A pocos meses se inició en la propia economia estadounidense  la crisis ,  que en 2008 se transformó en la profunda crisis de la economía mundial.

La siguiente gráfica ilustra mejor la disminución de las ganancias en el actual ciclo. Las incertidumbres durante la agresiva y provocadora campaña presidencial en EE UU. se reflejó en una disminución de las ganancias,  desde fines del 2015 y hasta inicios de 2017, las que comenzaron a recuperarse en los primeros trimestres de la Presidencia de Trump. A partir del tercer trimestre de 2017 y hasta el primer trimestre de 2018, se reinició y profundizó  la caída de las ganancias.

Las ganancias de las empresas de Estados Unidos en Estados Unidos (Miles de millones de dólares)

Fuente: Construcción propia a partir de Departamento de Comercio de Estados Unidos.

En general las empresas de EE.UU. que producen bienes durables están más expuestas a una gran competencia en EE.UU y en la mayoría de los países del mundo. Por esta razón sus ganancias son muy sensibles y en particular cuando hay profundos cambios en las condiciones en que se da la competencia, como  los provocados por las guerras comerciales y guerras económicas iniciadas por Trump contra los principales países del mundo, cuyos impactos se están manifestando en diferentes acuerdos regionales y en diferentes países.

La economía más afectada hasta ahora, es la propia economía de  EE.UU. Las ramas líderes presentan disminución aún mayor de sus ganancias. Las ganancias de las empresas de Estados Unidos que producen en EE.UU computadores y electrónicos han disminuido  hasta ahora en 47.3% desde IV trimestre de  2014 al primer trimestre 2018.

Las que producen Maquinaria y Equipos han disminuidos sus ganancias en 63%, las que producen equipos eléctricos  en 77%.

El  importante sector automotriz  en los Estados Unidos, que incluyen sus emblemáticas empresas automotrices han disminuido sus ganancias en 73.1%, desde el IV trimestre de 2014, al primer trimestre de 2018.

Ganancias de las empresas del sector automotriz en Estados Unidos (En miles de millones de dólares).

 Fuente: Construcción propia a partir de Departamento de Comercio de Estados Unidos.

En la gráfica se muestra la importante disminución de las ganancias del sector automotriz de Estados Unidos, que se produce en el gobierno de Trump. En efecto, del primer trimestre de 2017 hasta el primer trimestre de 2018, las ganancias disminuyeron en un 65,2%.

El artículo de la BBC “Quiénes son las primeras víctimas de la guerra comercial iniciada por Donald Trump contra China y otros países”, señala:

La industria automotriz es, de lejos, la más afectada por esta guerra….”. “Las  tres principales marcas estadounidenses, Ford y General Motors redujeron sus predicciones de ganancias para 2018,y  señalaron que la causa es el aumento del precio del acero y el aluminio. Fiat Chrysler también redujo sus perspectivas de ingresos después de que la venta de sus vehículos cayera en China…

Jaguar Land Rover, la automotriz más grande de Reino Unido, reportó pérdidas por primera vez en los últimos tres años Entre las razones de ello, señalaron que se han reducido las ventas de vehículos en China” .Las grandes marcas europeas y de EE.UU. también respondieron incrementando los precios de sus vehículos en China.

El documento de la BBC destaca la opinión de Anna-Marie Baisden, jefa de investigación del mercado automotriz en la consultora Fitch Solutions:

“Irónicamente, algunas de las empresas que más han sufrido con esta guerra comercial son precisamente las estadounidenses, a pesar de que las tarifas impuestas por este país se pensaron para ayudar al mercado interno”.

En nuestro  documento,  ¿Nos dirigimos hacia una nueva crisis  de la economía mundial?, de Orlando Caputo y Graciela Galarce, publicado en el Boletín Número 17 del Grupo de Trabajo “Crisis y Economía mundial” de CLACSO, de marzo de 2018,  señalábamos  que: las ganancias entre 2014 y 2017, dejaron de crecer, pero no caen como en 2008, y se mantienen en niveles elevados.

En el sector automotriz en los últimos años esas ganancias han disminuido, pero se mantienen en niveles elevados, en torno a US$20 mil millones. En base a esto, coincidíamos  con Michael Roberts que no era previsible que una nueva crisis se iniciara en 2018.

Sin embargo, a partir de los análisis más recientes que hemos desarrollado, nos llevan a señalar que lo más probable es que la nueva crisis ya se ha iniciado en Estados Unidos, por la fuerte disminución de las ganancias, debido a la guerra comercial y guerra económica que ha promovido Donald Trump y sus asesores con inusitada virulencia.

Su planteamiento central, “Hacer nuevamente grande a los Estados Unidos en el mundo”, desconoce el significado teórico y metodológico de la existencia de la economía mundial, que hemos desarrollado en el Boletín Número 4 del Grupo de Trabajo   ”Economía Mundial y Crisis” de CLACSO en el que señalábamos:

“La economía mundial es una totalidad mayor a la mera suma de las economías nacionales, conformada por una estructura productiva  y de circulación  mundial  de las mercancías por sobre los  países, comandada por las grandes empresas transnacionales, siendo las empresas estadounidenses las más importantes en la economía mundial.

En cada economía nacional se ha profundizado la desproporcionalidad de los diferentes sectores económicos que producen para el mundo y que se abastecen desde el exterior, lográndose a través de las exportaciones e importaciones, la proporcionalidad a nivel mundial.

La dinámica de la economía mundial actual es muy frágil e inestable, y ha sido seriamente afectada por Trump, afectando en forma especial, a las empresas estadounidenses que están  disminuyendo drásticamente  sus ganancias, iniciando en Estados Unidos una nueva crisis que se podría transformar en una nueva crisis de la economía mundial”.

DEJA UNA RESPUESTA