¿Fonasa Plus o Isapre Estatal?

0
125

por Matías Goyenechea.

La reciente propuesta de la comisión para efectuar un Acuerdo Nacional de Salud, convocada por el gobierno de Piñera, implica continuar entendiendo la salud como bien de consumo.


Es decir, la perseverancia en la lógica de poner precio y entender como un bien de mercado las acciones de salud y de hacer competir a los prestadores públicos entre sí y con los privados por un pedazo del “mercado”.

Un segundo problema apunta a permitir que Fonasa segmente sus coberturas según ingresos de cada individuo. Es decir, cada persona obtendrá solución a su problema según la capacidad de pago que disponga.

Esta propuesta es un intento de cerrar la “crisis” de la salud desde la vereda neoliberal, en detrimento de propuestas que buscan maximizar la solidaridad e igualdad como principios que consagran la salud como un derecho.

La propuesta

Los cambios que se buscan impulsar son principalmente en el sentido de fortalecer el rol de la institución en tanto empresa aseguradora de propiedad estatal.

Esto implica dar las potestades a Fonasa para intermediar entre las necesidades de salud de sus afiliados y los prestadores de salud (públicos y privados).

En relación al plan de salud, se plantea rediseñar lo que actualmente se ofrece, para avanzar a un diseño que implique entregar un piso de cobertura que se haga cargo de los “principales problemas de salud”, priorización.

Adicionalmente, se propone un aumento de cotización para permitir mejorar cobertura MLE y permitir negociación con redes preferentes de prestadores (¿privados? ¿públicos?)

En definitiva, se plantea el rol de Fonasa como una función de “compra a la red asistencial”, tanto pública como privada.

Lo anterior estaría mediado por metas de gestión impuestas a prestadores públicos, no exigido a privados.

En términos del financiamiento, se busca avanzar hacia aumentar la recaudación mediante aumentos en copagos y del porcentaje de cotización obligatoria a la población.

Implicancias

Las ideas presentadas por la “Comisión de Acuerdo Nacional por una salud digna y oportuna para modernizar Fonasa” parten de la premisa  que la salud debe funcionar en arreglo a una lógica mercantil, donde se hacen transacciones de compra y venta de bienes de consumo que son para ellos las acciones de salud.

Se asume acríticamente que el mercado es la mejor forma posible de organización y que a través de la competencia se beneficiará a los usuarios.

Sobran los ejemplos en Chile de que esa premisa no se cumple.

De esta forma, en la propuesta subyace el entendimiento de que la salud no es un derecho, sino un negocio que debe regularse, pero no cuestionarse.

Por otro lado, cuando se busca que Fonasa genere planes especiales para personas con mayor capacidad de pago, implica consagrar la segmentación de la población en relación a sus ingresos.

De esta forma se podrá acceder a mejor cobertura de salud en función de lo que cada individuo pueda pagar. Cuánto tienes, cuánto vales.

Las ideas de la Comisión implican homologar Fonasa a la forma de funcionamiento de las Isapres y en consecuencia con aquello, funcionar como una Isapre estatal.

Este Fonasa Plus, a la vez que compite con las Isapres privadas por beneficiarios, hace competir a los prestadores públicos y privados por efectuar prestaciones de salud a los usuarios de Fonasa y, con esto, dar una mayor profundidad al funcionamiento de mercado, entendido en el sentido de la existencia de actores que compran acciones de salud y prestadores que venden acciones de salud.

¿Reforma de salud?

Los cambios que se buscan impulsar buscan producir un cierre al ciclo de cuestionamientos al sistema de salud.

Pero este cierre no es sinónimo de mayor solidaridad y de terminar con la desigualdad reinante en nuestro sistema de salud.

Más bien, los cambios buscan profundizar aún más el mercantilismo y la subsidiariedad como pilares del sistema.

Fuente: Radio Cooperativa

DEJA UNA RESPUESTA