Brasil: El Clímax del Golpe de Estado Neoliberal Paso a Paso

0
80

por Yuri Martins Fontes (*)

Esta semana, en otra maniobra del golpista poder judicial brasileño, un ministro del Supremo Tribunal Federal aplazó el juicio sobre la libertad de Lula para agosto, reduciendo así la posibilidad de que el ex presidente – que tiene amplia mayoría en todas las encuestas para la elección presidencial de este fin de año – pueda tener su candidatura regularizada.


En paralelo, el STF ordenó, contradictoriamente, la liberación de José Dirceu, compañero de Lula en el liderazgo del PT – y un petista más condenado por sus políticas de reformismo neodesarrollista. Se trata de un caso que guarda enorme similitud con la del ex presidente, de modo que el escenario ahora es aún más explícito: Lula es un preso político secuestrado por el poder judicial.

Lo “sociológicamente” curioso de la escena actual es que esa realidad emerge con nitidez incluso para aquella “élite” de semianalfabetos políticos que, en 2016, fue a las calles, vestida como patos amarillos, en defensa del golpe. Dos años después, empobrecidas, las parvas clases medias manipuladas por la prensa golpista hegemónica se arrepienten del golpe neoliberal, al ver cómo resultado sus derechos sociales disminuidos y la economía del país destrozada.

Y así el nombre de Lula vuelve a sonar también entre esos guetos minoritarios, pero formadores de opinión.

Hechos básicos sobre el clímax del golpe brasileño: paso a paso

Para que más semianalfabetos políticos puedan salir de su torpor anticonstitucional, y para que los no-brasileños comprendan algo de nuestro caos institucional, vamos directamente a los hechos más nítidos sobre el tal “juicio” que hizo de Lula el preso político del siglo XXI – el clímax del golpe blando que se gesta hace años:

Hecho 1- Lula y su esposa Marisa compraron una cuota de una cooperativa habitacional (proceso que abarata la compra). La cooperativa quebró y transfirió el emprendimiento a la constructora OAS, que en 2009 la adquirió y le dio a los cooperados la oportunidad de cambiar los planes.

Hecho 2- Según demostraron juristas y abogados (con pruebas documentales), Lula y Marisa, tras recibir la invitación de la empresa para que transfirieran la compra del apartamento-modelo hacia un tríplex, en un primer momento manifestaron su interés; pero después de una visita (relatada), desistieron de la adquisición, aunque la empresa ya hubiese realizado reformas para que el inmueble fuera más atractivo para la familia de Lula.

Pregunta: ¿Podría la OAS haber dado un regalo a Lula (ya que es típico del capitalismo que las empresas den regalos a jefes de Estado)? Podría. ¿Sería ilegal? No, es muy común.

Pero no lo hicieron – y nada regalaron.

Hecho 3- El inmueble tríplex jamás estuvo a nombre de Lula, de algún familiar suyo, o de un amigo de Lula, y ni siquiera de cualquier desconocido que pudiera servir de testaferro. El tríplex se mantuvo siempre como propiedad de la empresa OAS – y así está registrado hasta hoy en la oficina de propiedades inmobiliarias.

Es aún importante observar que las leyes, en el régimen capitalista, como se sabe, no sirven para preservar la dignidad, o aún menos la vida humana, sino sobre todo a la propiedad privada; por lo tanto, son extremadamente rígidas con su burocracia, certificados y escrituras, sin las cuales no hay “propiedad” de nada.

En resumen: Lula no podría usar con seguridad un inmueble sin que estuviese a su nombre o de alguno de los suyos; esto sería tremendamente tonto, ya que sería un gesto de abierta corrupción, fácilmente comprobable (lo que causaría problemas al mínimo desentendimiento con la empresa, o cuando el poder de Lula se redujera).

Hecho 4- Como lo demuestran varios abogados y juristas reconocidos, además de profesores de derecho en las principales universidades del país (y con pruebas concretas, como tiene que ser), es “manifiestamente absurda” la acusación del juez-perseguidor Sergio Moro (“especializado” en los EE. UU., según el WikiLeaks), en la cual afirma que Lula es culpable de “corrupción pasiva” por volverse “efectivamente propietario” del tríplex en 2009.

La acusación – en busca de fama – es completamente “absurda” porque, en 2009, el edificio estaba en su fase inicial de construcción (sólo el 22% de la obra estaba concluida, según datos de la sentencia). ¡Nadie puede ser “efectivamente propietario” de algo que aún no existe y que puede nunca existir! Y mucho menos de algo que no le es propio “por derecho” (ya que, como se dijo antes, no hay certificados, etc.).

Hecho 5- La acusación del juez de bajo escalafón (del periférico estado de Paraná, ahora erigido por la prensa conservadora como nueva “estrella pop”) no se fundamenta en pruebas concretas o en cualquier documentación, sino solamente en suposiciones que le interesan a su “tesis”, amparadas en acusaciones verbales (“delaciones premiadas”) recogidas junto a criminales capturados por la justicia (como Leo Pinheiro y un cómplice suyo), desviadores de recursos que, ya condenados, fueron liberados de cumplir sus penas criminales en vista de su ¡“delación adecuada”!

Cuestiones para reflexión del semianalfabeto arrepentido

Primera cuestión: ¿Será que el criminal Leo Pinheiro podría haber mentido para obtener su libertad? O será que ¿él podría haber sido sobornado por la CIA, o por la obtusa derecha parlamentaria sicaria (ansiosas por privatizar Petrobrás y el Pre-Sal, lo que le generaría buenas coimas, tal como fue el caso de los sobornos de la Vale (vendida a precio de huevo por el neoliberal Fernando Henrique) – un crimen jamás juzgado por la “Injusticia Brasileña”)? ¿Será que el valioso Pre-Sal le interesa a la CIA para mantener influencia sobre su “patio” latinoamericano (que se perdía con los BRICS), situación agravada por la crisis ambiental-energética mundial que se acelera?

Dato extra: Un portero del edificio afirma haber escuchado de alguien que el apartamento “sería” de Lula. En suma: ¿Pudo el portero escuchar un rumor de alguien interesado en difundir este rumor… o no?

Cuestión extra: ¿Será que la CIA – con sus décadas de experiencia en golpes de estado, millones de dólares anuales para la formación de “inteligencia” y “refinados estrategas”, afuera todo el aparato de Estado de los EUA – no habría tenido la idea de construir ese rumor sobre la “propiedad” por intermedio de sus agentes? ¿La poderosa CIA que envenena líderes de naciones opositoras hace casi medio siglo con fabulosos micro dardos invisibles, no habría tenido una idea tan simple?

Recordemos que hubo mucho tiempo para elaboraciones astutas. El comienzo de las movilizaciones reaccionarias contra el reformismo lulista data de 2003, inicio del jamás probado “mensalão” – supuesto pago mensual que nunca llegó a la cuenta de ningún parlamentario, ni siquiera de los más sospechosos aliados del dicho “centrão” (partidarios del “amiguismo”), y que por lo tanto, según la historia comprobó, nunca fue nada distinto de la “doble contabilidad” (usada por todos los partidos para obtener fondos extras para la disputa electoral).

Resumen de la ópera: las “pruebas” contra Lula en el guion del golpe

En resumen, las principales “pruebas” del juecito Moro son:

i) testimonios de dos o tres criminales, interesados en salir de la prisión con los bolsillos (ciertamente) bien llenos;

ii) documentos en la casa de Lula que no “demuestran” nada, además que él fue “invitado” a adquirir el apartamento y que, efectivamente, su esposa (asesinada por la humillación psico-mediática criminal) lo visitó;

iii) mensajes intercambiados entre dos bandidos condenados, involucrados en varias farsas, en que se buscaba reformar el apartamento para volverlo más atractivo para venderlo al presidente (algo que nunca pasó de hecho).

Así, a partir de este “clímax” teatral-judicial de base, el golpe siguió su guión mediático-parlamentar-judicial (y casi llegó hasta los militares) – en este orden. ¡Y con cuanta facilidad!

Eso porque, en ese país sin Estado de derecho, la estructura heredada de la dictadura militar (1964-1985) permite que cualquier juez, por más pequeño que sea, tenga la prerrogativa de literalmente “cazar” a un estadista y líder popular indiscutible – en especial cuando ese líder encabezaba una oposición (aunque blanda) a los proyectos de recolonización y apropiación por los EE. UU. de los inmensos recursos naturales y energéticos brasileños.

No olvidemos que son tiempos de grave declive de la unipolaridad geopolítica estadounidense, amenazada por la oposición de la alianza ruso-china (y antes del golpe reforzada por el propio Brasil “altivo y activo”, junto a los BRICS).

Otros hechos y cuestiones de relevancia

Parlamento “BBB” (bala, Biblia, buey): Sobre el bajo nivel del Parlamento brasileño no es necesario decir nada, bastan las imágenes y discursos del día de la votación del golpe contra la presidenta Dilma.

Supremo Tribunal dos Privilegios: Sobre la deshonestidad típica del poder judicial, tampoco es necesario decir mucho, basta que se observen sus privilegios desmesurados, tales como la asistencia para residencia de 5 salarios mínimos para cada juez (incluso para quien tiene inmueble en el mismo lugar donde trabaja), entre muchos otros, como la pensión eterna para sus hijas, etc.

Es más, según el periódico golpista Folha de Sao Paulo, el mismo juecito Moro recibe este auxilio en Curitiba, donde tiene su casa propia. En fin, basta observar cómo los jueces se unen fácil y corporativamente por el aumento de sus indecentes salarios (cerca de 60 mil reales por mes), mientras que el programa social de combate a la miseria (“Bolsa-Familia) ha sido cuestionado y cortado (“es la crisis”, dicen).

Cuestión curiosa: ¿Por qué Moro dejó la Universidad de Paraná, en la que daba clases y mantenía un prestigio “académico”, para vivir en los EE.UU. después de ese juicio contra Lula?

Cuestión curiosa 2: ¿Será que el proyecto político-personal y de fama de Moro se valió de sus aprendizajes en el curso del Departamento de Estado de los EE.UU. sobre “lavado de dinero” y sus formas de “probar” este crimen mediante retóricas subjetivas – tales como “convicción” o “dominio del hecho” (que en el lenguaje informal clara son las “opiniones sin pruebas”)? ¿O será que él aprendió sobre eso también en la Harvard Law School, donde hizo diversas amistades interesantes, las cuales ahora se va a reencontrar en EE.UU.?

Cuestión curiosa 3: ¿Por qué el juez Moro absolvió a Alberto Roussef y sus colegas juzgados por el crimen de lavado de dinero (bandidos que desviaron 2 billones del Banestado durante el gobierno Fernando Henrique)? ¿Será que es porque Moro es cercano a la cúpula del PSDB – e incluso ha sido visto en diversos eventos de conmemoración al lado de criminales de ese partido (cuyos miembros llamados “tucanos” no son jamás procesados)?

Cuestiones de orden de magnitud y celeridad

La magnitud de los procesos que involucran a la cúpula tucana (Serra, Aécio, Alckmin) es del orden de centenas de millones de dólares y llega a 7 billones de dólares en el caso de Aécio. O sea, se trata de algo entre 100 y 1000 veces mayor que el valor del supuesto tríplex de Lula, y aún con varias pruebas mucho más “concretas” que meras “convicciones” (cuentas de banco ya rastreadas en Suiza, además del aeropuerto hecho con dinero público en tierras de la familia de Aécio, y a 6 km de su propia hacienda, etc.).

Pregunta: ¿Por qué tales casos anteriores de corrupción, que tienen una grandeza incomparablemente mayor que el caso de Lula, jamás fueron juzgados por el STF de Gilmar Mendes (juez notoriamente ligado al PSDB)?

Cuestión de “mercado”: ¿Por qué un líder sagaz como Lula aceptaría (por supuestos contratos de la Petrobras) un soborno tan pequeño (un apartamento en la decadente playa de Guarujá), especialmente si se compara al que el PSDB consiguió con empresas bastante menores? ¿Lula sería tan ingenuo en aceptar ese mísero soborno, que además tiene el problema de la peligrosa visibilidad playera, como pago de un caso de corrupción quizá billonaria, que involucra a la mayor empresa petrolera del mundo?

Las exageraciones anticonstitucionales del golpe

El juez Gilmar Mendes es uno de los mayores promotores de la cara “judicial” del golpe, una persona que, como se sabe, es históricamente ligada al PSDB – no afiliado (pues sería ilegal), pero abiertamente presente en las más importantes ceremonias y reuniones de los líderes de este partido, hecho que tiene abundantes registros hablados, escritos y fotográficos.

Otra cuestión curiosa: ¿Por qué el neoliberal Gilmar, íntimamente vinculado a empresas transnacionales, se hizo pasar por “el juez constitucionalista” y “ético” en la reciente votación del “habeas corpus” de Lula – votando contra su prisión anticonstitucional?

Una respuesta está en la “casi” intervención militar: Por lo que parece, Gilmar no ha necesitado contribuir a la mayoría mínima que condenó a Lula, pues otros 6 jueces hicieron ese “papel” por él. Estos jueces, conservadores, privilegiados, fuera de la realidad (como es típico de esa clase), atemorizados por las amenazas de militares y también por la “opinión pública” de su medio de élite, sobrepasaron los límites de la falta de sensatez al transgredir explícitamente al Estado de derecho, a punto de quedar como ridículos en el medio jurídico internacional, por su decisión imprudente de apresar a Lula en tiempo record. Gilmar no quiso hacer ese papel ridículo, y no hizo falta.

Nótese aquí que incluso periodistas ultra reaccionarios denunciaron la farsa del proceso contra Lula; un vocero del imperio, R. Azevedo, llamó a la derecha brasileña “élite ignorante”, pues al “asaltar a la institucionalidad” de esa manera “delincuente” y “disfrazada de liberalismo”, se fortalecería el propio Lula.

La geopolítica del golpe de Estado

Cuestión económica estructural: ¿Por qué la Odebrecht (una de las mayores empresas de ingeniería nacional) y la Petrobrás han sido desmoralizadas por la prensa golpista y luego destruidas por la “Justicia” (en perjuicio de todo el país), en vez de condenarse solamente a los empresarios que tuvieran casos comprobados de corrupción (como es típico en el Centro capitalista)? ¿Sería porque se tratan de empresas que, como pocas en el mundo, detentan tecnologías avanzadas (como la de extracción de pozos de petróleo en mar profundo), las que ahora son rápidamente entregadas a las petroleras yanquis?

Y una cuestión de elitismo racista: ¿Cuánto de prejuicio social hay en el encarcelamiento acelerado (como jamás visto) y sin derecho a una amplia defensa constitucional de un presidente nordestino, oriundo de la clase trabajadora, en un proceso débil condenado por los juristas más importantes del país?

Esos juristas progresistas, al lado de la amplia mayoría de intelectuales y académicos brasileños que condenan el golpe, aunque puedan ser contestados, tenían que por lo menos ser escuchados, antes de que el Supremo Tribunal se sumara a la destrucción de todo un proyecto de nación, antes de hundirse ese engendro en un arcaico régimen neoliberal que hace más de 10 años fue abandonado por la propia Unión Europea, por su inoperancia económica y desestabilización social.

(*) Filósofo e historiador brasileño; ensayista; educador popular y coordinador del Núcleo Práxis de la Universidad de San Pablo.

Fuente: Alainet

DEJA UNA RESPUESTA