El Hombre de los Siete Rayos

0
43

por Danier Ernesto González

Roy Cleveland Sullivan fue un guardabosque estadounidense. Entre 1942 y 1977 fue alcanzado en siete ocasiones por un rayo, y sobrevivió a todos antes de suicidarse, en 1983.

Por esta razón ganó el apodo de “pararrayos humano”.  Su “record” todavía figura en los Guinness World Records.

Que los siguientes ejemplos sirvan como una fuerte advertencia sobre la amenaza que representan los rayos, esas gigantes chispas de electricidad tan comunes en las tardes de verano.

Los siete rayos de Sullivan

1) El primer rayo documentado que afectó a Sullivan ocurrió en abril de 1942. Se estaba escondiendo de una tormenta en una torre de vigilancia de incendios. Como la torre había sido construida recientemente no tenía pararrayos en ese momento. Sullivan salió corriendo y solo a unos pocos pies de distancia recibió lo que él consideraba su peor golpe de rayo. Quemó una tira de media pulgada a lo largo de su pierna derecha, dañó el dedo del pie y dejó un agujero en su zapato.

2) Fue atacado de nuevo en julio de 1969 mientras conducía un camión por una carretera de montaña, algo raro, ya que el cuerpo metálico de un vehículo protege a las personas porque actúa como una jaula de Faraday. El rayo primero golpeó los árboles cercanos y se desvió hacia la ventana abierta del camión. Sullivan quedó inconsciente. Se le quemaron las cejas, las pestañas y el pelo. El camión sin control siguió moviéndose hasta que se detuvo cerca de un acantilado.

3) En 1970 fue alcanzado por un rayo mientras estaba en su patio. El rayo cayó en un transformador de energía próximo y desde allí saltó a su hombro izquierdo, quemándolo.

4) Cuando trabajaba en el Parque Nacional Shenandoah, en Virginia, otro rayo lo sacudió. Le prendió fuego al pelo y Roy trató de apagarlo con su chaqueta. Eso sucedió en 1972. Aunque nunca fue un hombre temeroso, después del cuarto golpe comenzó a creer que alguna fuerza intentaba destruirlo. Durante meses, siempre que estaba atrapado en una tormenta mientras conducía su camión, se detenía y se acostaba en el asiento delantero hasta que volviera la calma. También pensaba que de alguna manera atraería rayos incluso si se paraba entre una multitud de personas, y hasta llevaba consigo una lata de agua.

5) Mientras estaba de patrulla el 7 de agosto de 1973, vio una nube de tormenta en formación y se alejó rápidamente. Pero la nube, dijo, parecía que lo seguía. Poco después fue alcanzado por un rayo: bajó por su brazo izquierdo y su pierna izquierda. Aún consciente, Sullivan se arrastró hasta su camioneta y vertió la lata de agua sobre su cabeza, que estaba en llamas.

6) El sexto rayo le lesionó el tobillo el 5 de junio de 1976. Se informó que vio una nube, pensó que lo estaba siguiendo, trató de huir, pero de todos modos fue alcanzado por la descarga.

7) En la mañana del 25 de junio de 1977 fue afectado por otro rayo, mientras pescaba en una piscina de agua dulce. Golpeó la parte superior de su cabeza, le prendió fuego al pelo, bajó y le quemó el pecho y el estómago. Sullivan se volvió hacia su automóvil cuando pasó algo inesperado: un oso se acercó al estanque e intentó robar truchas de su línea de pesca. Tenía la fuerza y ​​el coraje para enfrentar al animal con una rama de árbol. Afirmó que esa era la vigésima segunda vez en su vida que se defendía de un oso con un palo.

Según el diario The Washington Post, Sullivan especuló en una entrevista que “algún químico, algún mineral” en su cuerpo lo hacía muy susceptible a los rayos. “Tengo la sensación”, agregó, que “un día me golpearán de nuevo”.

El 28 de septiembre de 1983, acostado en la cama junto a su esposa, colocó una pistola contra su oreja derecha y apretó el gatillo.

Nota:

El propio Roy recordó que la primera vez que fue alcanzado por un rayo no fue en 1942, sino mucho antes. Cuando era niño, estaba ayudando a su padre a cortar trigo en un campo, cuando un rayo golpeó la hoja de su guadaña sin perjudicarlo. Pero como no pudo probar el hecho más tarde, nunca lo afirmó.

Te recomendamos que uses la regla 30-30 para mantenerte a salvo en medio de una tormenta eléctrica: cuando veas el relámpago, cuenta el tiempo hasta escuchar el trueno. Si son 30 segundos o menos, ¡busca refugio! Antes de salir, espera al menos media hora después del último trueno.

Fuente: Ráfaga 340

Leave a Reply