Las Larvas, José Antonio Kast y La Segunda

0
140

por Sergio Reyes Tapia (*).

Algunos lectores se preguntarán por la función y posición política que ha tomado la cadena de diarios “El Mercurio”, especialmente el vespertino “La Segunda”, que ha detallado algunas irregularidades del gobierno de Piñera, como aprovechamiento económico y nepotismo.


Pero no nos dejemos engañar por el supuesto acto de transparencia comunicacional de la empresa de diarios de la familia Edwards, ya que lo que pretende, con una mano, es  vestirse de moralidad, pero con la otra, construir y encubrir un futuro de acciones despreciables.

Y qué están haciendo estos periódicos:

La Segunda devela el nepotismo en que ha caído el gobierno, y El Mercurio levanta el repudio social hacia aquellas irregularidades. Pero la sanción moral la hace ni más ni menos que José Antonio Kast.

El periódico lo entrevista, celebra las propuestas contra el nepotismo y destaca la “altura moral” del ex diputado y ex candidato presidencial.

El Mercurio entrega interpretativas y “orientadoras” páginas donde resalta el “loable” movimiento en construcción del ex parlamentario, lo cual reafirma con entrevistas a diputados de la UDI que adhieren a su pensamiento.

Lo que los lectores hacemos en estas páginas es leer y recoger la información “enlatada” para la estructuración y disposición de nuestra realidad, información imbuida al parecer de ilusión democrática, transparencia editorial, de confianza, cuando, por el contrario, persigue fines políticos anti-democráticos.

Lo que hace mañosamente El Mercurio es mostrar lo que la población repudia y recubrir de realidad social lo que supuestamente apoyan Kast y la derecha.

La situación es exactamente inversa.

“Ellos saben muy bien lo que hacen, pero aun así, lo hacen”, dice el filósofo Peter Sloterdijk.

Es decir, en estos periódicos hay una posición ideológica de construcción y de conformación de creencias sociales que se empieza a gestar en larvas para roer finalmente la piel de la sociedad, y se está haciendo a través de estos medios de comunicación social.

Finalmente, la moralidad de esta empresa se ha convertido en libertinaje para la promoción de estadista de José Antonio Kast, quien al igual que Piñera, comenzó su campaña presidencial recorriendo y visitando espacios locales, lugares donde se generan y resguardan las identidades sociales.

El egocentrismo mediático y la solvencia económica de estos medios de comunicación, ha llevado a restablecer las confianzas virtuales con la ciudadanía, la misma que día a día dañan disimuladamente en sus editoriales cuando quitan la mirada de los avances necesarios para el desarrollo de la población, debilitando la acción colectiva.

(*) Periodista, Editor general de prensa Radio Nuevo Mundo / Magíster en Comunicaciones y Políticas Públicas Ph. D. Comunicaciones.

Fuente: ICAL

Leave a Reply