Fake News: Armas de Guerra de Cuarta Generación

0
272

por Rolando Prudencio Briancon

Las noticias falsas se han dado desde siempre, tanto que hasta en la creencia popular infantil se conoce la historieta de aquel travieso pastorcito que cada vez alborotaba a la comunidad con la noticia falsa: “Ahí viene el lobo, ahí viene el lobo”.


Claro que el mismo nunca aparecía, hasta que cuando apareció, nadie le creyó, por lo que el lobo terminó devorándose sus ovejas, sin que nadie corriera en su auxilio.

Un caso similar como la propalación de una noticia falsa, y que no hace a un cuento infantil, sino a un  relato tan trascendental como el que hace al misterio del a creación -según la religión católica- la explicó hace poco el Papa Francisco, señalando que la primera Noticia Falsa que conoció la humanidad, fue el de la tentación que la serpiente indujo a Adán y Eva, haciéndoles creer que comiendo del fruto prohibido, tendrían los mismos poderes de Dios.

Hoy las noticias falsas, se han convertido en las armas de “cuarta generación”, que han cobrado vigencia por cuanto el escenario en el que se las vierten son dentro las nuevas Tecnologías de Información (T.I), que exponencialmente ha superado en grado sumo al grado de difusión de información -desde ya interesada- través de los soportes informáticos de las redes sociales, donde lo falso se convierte en verdadero.

Sólo por dar un par de ejemplos de recientes Noticias Falsas, se ha conocido el caso de los “Ataque Acústicos”, que Washington acusó al gobierno  cubano de haber provocado un ataque sónico contra funcionarios de la embajada estadounidense emplazada en La Habana.

Esta Noticia Falsa  ha sido desmentida por una investigación realizada por la propia Universidad de Michigan, que según el investigador Kevin Fu, los mismos: “se habrían producido por una posible interferencia entre dos fuentes de ultrasonido muy cercanas a los afectados: una, un dispositivo de escucha y espionaje; la otra, un bloqueador ultrasónico de dicho aparato”.

Vale decir que por la propia actividad de espionaje que los estadounidenses desarrollaban dentro su legación diplomática, fueron quienes provocaron los ataques acústicos contra sus propios funcionarios diplomáticos.

Otro caso mucho más recientes, ha sido el del envenenamiento del doble agente Serguei Skripal, y su hija Yulia en Inglaterra, acusándose automáticamente al gobierno ruso, como el responsable del envenenamiento con las sustancia química conocida como Novichok, que no ha sido producida; solamente por laboratorios rusos, sino que pudo producirse en cualquier otro laboratorio británico, por lo que esa alevosa acusación, busca desprestigiar al Kremlin.

Y es que los EE.UU., para mantener su hegemonía ha recurrido a éste tipo de adulterino arsenal de armas, como son las “fake News”, las cuales tienen como campo de la lucha política a las Redes Sociales, y como trofeo guerra a las mentes de la gente, para que posicionar en el imaginario colectivo la idea  de que invencibilidad del imperio yanqui está intacta.

Fuente: Barómetro Internacional

Leave a Reply