Las Molestas Opiniones del Papa

0
170

Por Oscar Azócar (*)

Cuando faltan pocos días para la llegada del Papa Francisco a Chile, se ha intensificado la escalada mediática en torno al acontecimiento.


Entre las opiniones de los más diversos sectores, se ha hecho notar la molestia y descalificación anticipada de algunas figuras del mundo empresarial y de la derecha, ante las opiniones que el Papa pueda emitir sobre el modelo económico neoliberal en sus discursos y declaraciones. El parche antes de la herida.

¿Cuáles son algunas de estas opiniones?

“Latinoamérica está sufriendo los efectos de un sistema económico en cuyo centro está el dios dinero, y entonces se cae en las políticas de exclusión muy grande. Y se sufre mucho. Y, evidentemente, hoy día Latinoamérica está sufriendo un fuerte embate de liberalismo económico fuerte, de ese que yo condeno en Evangelii gaudium cuando digo que “esta economía mata”.

En julio de 2015, en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, el Papa llamó a “poner la economía al servicio de los pueblos: los seres humanos y la naturaleza no deben estar al servicio del dinero (…) la distribución justa de los frutos de la tierra y el trabajo humano no es mera filantropía. Es un deber moral (…) se trata de devolverles a los pobres y a los pueblos lo que les pertenece. El destino universal de los bienes (…) es una realidad anterior a la propiedad privada. La propiedad, muy en especial cuando afecta los recursos naturales, debe estar siempre en función de las necesidades de los pueblos”.

“Queremos un cambio, un cambio real, un cambio de estructuras. Este sistema ya no se aguanta, no lo aguantan los campesinos, no lo aguantan los trabajadores, no lo aguantan las comunidades, no lo aguantan los pueblos. Y tampoco lo aguanta la Tierra, la hermana madre tierra como decía San Francisco”.

El 5 de noviembre de 2016, durante el acto de clausura del III Encuentro Mundial de los Movimientos Populares en Roma, el Papa criticó nuevamente el sistema económico capitalista mundial al asegurar que pone en el centro al “dios del dinero” y no al ser humano, lamentando que se destinen grandes sumas de dinero para salvar a entidades bancarias con problemas pero, en cambio, no se invierta “ni una milésima parte para ayudar a refugiados e inmigrantes que huyen de sus países de origen y mueren en el Mar Mediterráneo durante su travesia”.

Lamentablemente, como ha dicho el sacerdote Mariano Puga, la visita del Papa fue organizada a espaldas del pueblo, sin su participación. Es de esperar que la presión del mundo neoliberal, que tiene oídos sensibles en la Jerarquía, no empañe la visita del Pontífice.

(*) Sociólogo

DEJA UNA RESPUESTA