La DC se Operó de una Parte de su Ala Derecha

0
306

Mediante una carta pública, la ex ministra de Educación Mariana Aylwin Oyarzún y otras 30 personas identificadas con el grupo autodenominado Progresismo con Progreso, renunciaron al Partido Demócrata Cristiano, lo cual supone la salida de una parte del ala derecha del partido, misma que torpedeó sistemáticamente las reformas del Gobierno de Bachelet.


La renuncia se da en medio de la tensión provocada por el pedido de un grupo de militantes para que la ex diputada fuera expulsada de la colectividad, el que fue acogido por el Tribunal Supremo.

En diálogo con 24 Horas apuntó que la salida la venían “pensando hace tiempo” y que se justifica “básicamente en un tema de diferencias políticas que vemos que no se van a resolver en el mediano tiempo”:

“Uno llega a la conclusión de que no está en el lugar donde uno puede ejercer una influencia o un aporte conforme a lo que uno piensa”. .

Crítica majadera de la Nueva Mayoría durante los últimos años, la hija del ex Presidente Patricio Aylwin reconoció no haber votado por Alejandro Guillier en la segunda vuelta y sentirse más identificada con las ideas de Chile Vamos que con las del actual bloque oficialista.

Por ello, la actual presidenta interina, Myriam Verdugo, la acusó esta semana de estar “abusando de una situación personal” en sus cuestionamientos, porque “representa a una familia importante en la DC y no está a la altura de lo que uno espera de esas personas”.

La directiva de la falange convocó a una reunión extraordinaria para esta tarde a fin de analizar la situación.

Mariana Aylwin formó parte durante los últimos años de una facción interna de la DC denominada “Progresismo con progreso”, caracterizada por la mirada crítica a la Nueva Mayoría y a la administración de Michelle Bachelet.

En la misma participaban el ex ministro de Salud Pedro García, quien anunció esta misma semana su renuncia a la colectividad, el ex ministro de Hacienda Eduardo Aninat, el ex presidente de Metro Clemente Pérez, el ex ministro Hugo Lavados y el ex superintendente Álvaro Clarke.

Otros personajes de la derecha de la DC, como Andrés Zaldívar e Ignacio Walker, lamentaron la decisión:

“Me parece realmente una cosa dolorosa. Tengo respecto de todos y cada uno de ellos una relación de partido de muchos años. Creo que va a provocar –y provoca- un daño muy grande a la Democracia Cristiana. No comparto el hecho de que hayan tomado esta decisión, y así se los hice ver a algunos de ellos, porque creo que estos temas debemos zanjarlos dentro de la propia discusión interna. Con todo el respeto que puedo tenerle a la directiva o a quien haya asumido la directiva, creo que llevó las cosas a un extremo”.

“Muy dolorosas su renuncia. Excelente persona, coherente con la visión humanista cristiana, experto en salud, ejemplar servidor público. Una gran pérdida”, tuiteó Soledad Alvear.

“Esta es la última oportunidad para la DC. Si no reaccionamos, esto nos puede llevar a la irrelevancia o incluso a una crisis terminal. No estoy dramatizando, sencillamente estoy describiendo lo que todo el mundo sabe y siente: que ya hemos tenido muchas luces amarillas y algunas rojas, y no hemos sabido reaccionar”, declaró a su turno Ignacio Walker.

Pero otros sectores de la DC tienen una valoración distinta.

El subsecretario de Justicia, Nicolás Mena, se refirió al problema de fondo:

“La situación era insostenible. Hace mucho tiempo que ellos tenían un partido interior en la DC, completamente de derecha y que operaba al margen de la institucionalidad, y a través de los medios. Creo que nos estaba haciendo mucho daño”.

La mesa directiva de la DC emitió una declaración pública:

“Los partidos políticos son organizaciones voluntarias en los cuales se participa de manera libre, por tanto, solo nos cabe lamentar cuando un camarada abandona la organización que en conjunto hemos ayudado a construir”, (…) esperamos que el tiempo nos permita reencontrarnos en la tarea de construir un Chile más justo y solidario bajo la iluminación del humanismo cristiano. (…)

Reconocemos y valoramos el aporte que, a lo largo de los años, todos y cada uno de nuestros camaradas han otorgado al país y al partido, nos sentimos responsables de velar por este legado. (…) Reiteramos la convicción que los problemas políticos en democracia se resuelven democráticamente, y será nuestra junta nacional del 28 de enero, donde, como acordamos, convocaremos a la elección de la directiva nacional y a nuestro congreso partidario.

La situación de la Democracia Cristiana y su declive electoral no es de hoy día. Viene desde el año 97 en adelante y nosotros como partido no fuimos capaces de asumir que teníamos que enfrentar la manera en que la gente nos estaba dando el mensaje. (…)

No podemos pasar 10 o 15 años sin ver que hay un declive permanente en lo electoral, que hay un declive permanente en la cantidad de militantes y no hacemos la introspección para saber por qué está pasando eso. Hoy día, nosotros queremos hacer eso”.

Más allá del ruido mediático que provocó la renuncia de la fracción Progresismo con Progreso, una vez más la DC es interpelada por su rol histórico, como a su turno le ocurrió con las renuncias de Rodrigo Ambrosio, Rafael Agustín Gumucio, Óscar Guillermo Garretón, Alberto Jerez, Julio Silva Solar, Vicente Sota, Enrique Correa Ríos, Carlos Montes, Jacques Chonchol y José Miguel Insulza, entre otros, quienes fundaron el MAPU; y las de  Bosco Parra, Fernando Buzeta, Jaime Concha, Alberto Jaramillo, Luís Maira, Luis Badilla, Juan Enrique Miquel y Eugenio Díaz; entre otros, fundadores de la Izquierda Cristiana; esciciones ambas por la izquierda.

Como entonces, y como hoy, la DC debe definir su ethos político y su sentido histórico: si es una fuerza política que está por impulsar el cambio social en dirección a una sociedad más justa, democrática e inclusiva; o se alínea con los partidos de la conservación del estatus quo y del sistema capitalista.

La línea intermedia no existe, más allá de la entelequia.

Mientras no lo haga, seguirá sufriendo quiebres, alternativamente por la derecha, como hoy, o por la izquierda, como un ayer no tan lejano.

Texto de la carta renuncia de la fracción Progresismo con Progreso

Señor Gonzalo Duarte
Secretario Nacional
Del Partido Demócrata Cristiano
Estimado Gonzalo

Los abajo firmantes, con mucho pesar, le informamos que hemos decidido renunciar a nuestra condición de militantes del PDC, lo que hemos sido por muchos años o décadas.
Nos mueve el haber llegado a la dolorosa conclusión que la Democracia Cristiana ha tomado un rumbo que – a nuestro juicio- se aleja de una visión propia de la sociedad, desdibujando su identidad. La Nueva Mayoría dejó de ser una alianza de centro izquierda, al estar bajo una clara hegemonía de una izquierda refundacional, renegando del patrimonio de la transición y
los gobiernos de la Concertación y abandonando a un vasto sector de la sociedad que no se sintió interpretado por el espíritu rupturista y de confrontación que la caracterizó.

El resultado no fue una refundación, sino que una derrota electoral frente a una derecha que logró interpretar el centro político, junto a un estancamiento del avance que el país había logrado en distintos ámbitos durante las décadas anteriores, añadido a una creciente polarización política y desprestigio de las instituciones democráticas.

Esto lo advertimos en una carta pública enviada hace dos años. A quienes hemos advertido sobre la crisis del partido, sustentada en su incapacidad de representar a la nueva sociedad y levantado la voz para revisar su política de alianzas, se nos ha atacado con virulencia y amenazas de expulsión desde su dirigencia.

Apoyamos sin reservas la decisión de llevar candidatura presidencial y lista parlamentaria propia, lo que entendimos como un intento de sentar las bases para la construcción de un discurso que adecuara nuestros principios a la nueva realidad e iniciar un camino que pudiera aportar al Chile del siglo XXI, desde nuestros ideales. No obstante, la forma en que el partido abordó esa decisión, la falta de apoyo y las diferencias internas respecto de nuestra misión, hicieron que este esfuerzo se frustrara y sobreviniera una actitud revanchista de quienes –minoritariamente- rechazaron esa decisión.

Más aún, después de una manifestación de independencia en la primera vuelta, se insistió en más de lo mismo, apoyando nuevamente y sin condiciones, la candidatura continuista de la NM.

La DC ha perdido tanto su influencia política como su perfil moderado y cuidadoso de la calidad técnica de sus propuestas. Se apoyaron una serie de reformas que tenían fines loables, pero estuvieron pobremente diseñadas y peor ejecutadas. A pesar del muy adverso resultado en las urnas, en las que el electorado DC, como es evidente, rechazó la propuesta continuista de su directiva, no se ha realizado un proceso sereno de reflexión crítica que lleve a enmendar rumbos.

Al contrario, muchos de los dirigentes no manifiestan diferencias claras con quienes promueven políticas rupturistas, ajenas a nuestra tradición, mimetizándose con partidos que, en vez de representar el Chile de todos, son correa trasmisora de intereses sectoriales y visiones dogmáticas sobre lo que es bueno para el país.

Esas ideologías consideran que los ciudadanos que dicen representar no tienen capacidad de discernir lo que es bueno para ellos mismos, debiendo el estado decidir por ellos en diversos aspectos importantes para su vida; reniegan de los derechos humanos según dónde éstos sean violentados y conciben la democracia de forma instrumental.

Hoy vemos con preocupación que la Democracia Cristiana, teniendo una nueva oportunidad de fortalecer su posición en el Congreso a través de sus bancadas en la Cámara de Diputados
y en el Senado, se apresta a reanudar una alianza, no sólo con los partidos de la izquierda tradicional y el Partido Comunista, sino también con el Frente Amplio.

El proceso de desarrollo más exitoso de América Latina tuvo lugar en Chile en el último cuarto de siglo. Esto lo llevó desde ser un país de ingreso promedio en América Latina, con alta incidencia de la pobreza y limitadas oportunidades, a liderar la región en crecimiento económico y desarrollo social, con importantes avances en salud, educación, infraestructura y superación de la pobreza. Nos enorgullecemos de haber tenido la oportunidad de colaborar, junto con muchos militantes DC y de otros partidos de la Concertación, en los gobiernos de Aylwin, Frei, Lagos y Bachelet I, aportando nuestro grano de arena a esa etapa de gran avance para Chile. También nos enorgullece haber defendido sus políticas en diversos foros nacionales e internacionales y ante la opinión pública en momentos favorables y también adversos.

Creemos que si los fundadores del PDC estuvieran entre nosotros compartirían la misma impresión, verían con emoción como la organización que ellos fundaron jugó un rol primordial en conseguir el retorno a la democracia e impulsar un inédito proceso de ampliación de las libertades y oportunidades, mediante el crecimiento económico, la equidad social y la gobernabilidad política.

Chile enfrenta una disyuntiva importante en su futuro. Gracias a la actitud visionaria de quienes impulsaron la transición, el país se embarcó en un proceso pacífico hacia la democracia. El éxito de los gobiernos de la Concertación y algunos avances del gobierno de la Nueva Mayoría (energía, infraestructura, diversidad de géneros, entre otros) permiten que hoy podamos aspirar a alcanzar nuevas metas y llegar a ser un país desarrollado y en paz, que ofrezca progreso para todos. Ahora debemos completar una nueva transición para ser una nación desarrollada, lo que requiere de acuerdos políticos amplios, que den sustento a políticas públicas que favorezcan el bien común y no a grupos de interés, diseñada con criterios técnicos y no con voluntarismo ideológico, y dónde se respete plenamente el Estado de Derecho y la democracia representativa.

Estamos convencidos que las propuestas de la izquierda latinoamericana, muchas ya añejas provenientes de análisis que se hicieron hace 50 años, no constituyen el camino adecuado para Chile. Por otra parte, lo que es fundamental para nosotros, tampoco representan la esencia de la doctrina humanista y cristiana que un día le permitió al PDC ser impulsor del progreso y la inclusión social y atraer a un amplio y variado electorado.

Hemos manifestado esta visión tratando de influir en el partido con escaso éxito. Muchos hemos participado en las instancias partidarias. Hoy, la orgánica directiva del PDC está controlada por una estructura que favorece la intolerancia, la descalificación , sin espacios para el debate con altura de miras. Nos duele profundamente llegar a la convicción – como muchos otros- que ya no es posible cambiar la cultura que se ha instalado dentro del partido, destructiva de nuestros liderazgos y de nuestra propia identidad.

Algunos de los firmantes de esta carta hemos sido objeto de una acusación basada en argumentos no aceptables en una agrupación democrática y, peor aún, su requerimiento ha sido acogido por el Tribunal Supremo y apoyado por la Directiva Nacional Subrogante, pese a no ser procedente de acuerdo a los estatutos.

No queremos irnos expulsados, ni sancionados. Queremos irnos con la frente en alto y pensando que, desde fuera, tal vez podamos aportar con mayor libertad a renovar los planteamientos de políticas basadas en el pensamiento del humanismo cristiano, a entender la complejidad de la sociedad actual, a reivindicar una historia que nos enorgullece y plantear ideas para un camino político que, adecuado a los nuevos tiempos, retome un equilibrio entre el crecimiento económico y la inclusión social, fortaleciendo nuestra democracia y revalorizando nuestra institucionalidad.
Nos vamos con la esperanza de poder confluir más adelante con el partido al que hemos dedicado nuestros mejores esfuerzos, donde hemos construido lazos de amistad y, junto a otros, volver a ocupar el espacio político que la Democracia Cristiana hoy ha abandonado, aquel que interpreta a millones de chilenos que quieren cambios, pero defienden su dignidad y su esfuerzo, y no quieren poner en riesgo lo logrado con mucho trabajo.

Álvaro Clarke
Ana Luz Durán
Baldemar Higueras
Carlos Correa
Clemente Pérez
Delia Del Gatto
Ernesto Tironi
Felipe Del Río
Gabriela Ruitort
Gino Servato
Guillermo Le Fort
Héctor Sánchez
Hernán Garfias
Hernán Herrera
Hugo Lavados
Julio Bustamante
Luciano Gligo
Luis Felipe Cristi
Jan 5, 18, 2:44 PM
Luis Lizama
Manuel Inostroza
Manuel Llanos
Mariana Aylwin
Mario Jerez
Mauricio Olavarría
Miguel Patricio Aylwin O.
Oscar Acuña
Patricio Sesnich
Raúl Martínez
Rodrigo Pablo
Santiago Venegas
Sergio Hernández

DEJA UNA RESPUESTA