George Weah: De Futbolista de Elite a Presidente de Liberia

0
73

Los aficionados del deporte recordarán a George Weah por se el primer futbolista no europero que conquistara el Balón de Oro, cuando el premio se abrió para todas las regiones del mundo en 1995. Pero ahora su nombre entra en la política internacional al ser proclamado como el presidente número 25 de la República de Liberia a la edad de 51 años.


El delantero que triunfó en equipos como el Paris Saint-German y el AC Milan, ganó la segunda vuelta de las elecciones en el país de África Occidental con el 61.5 por ciento de los votos. El candidato de la Coalición para el Cambio Democrático (CDC) superó ampliamente a su contrincante, el actual vicepresidente Joseph N. Boakai, representante del Partido de la Unidad (UP), que se quedó con el 38.5 por ciento.

Weah había ganado los comicios del pasado 10 de octubre, pero sin obtener el 50 por ciento de los votos necesarios para lograr una victoria absoluta. Por tanto, se convocó una segunda vuelta electoral, que había sido programada para el 7 de noviembre, pero finalmente fue realizada el pasado martes.

La Comisión Electoral precisó que en la segunda ronda participaron un millón 198 mil 984 personas, que representaron el 56 por ciento de los votantes registrados.

Weah, el único africano que ha ganado el Balón de Oro, sucederá a Ellen Johnson Sirleaf, la primera mujer presidenta en el continente africano, cargo en el que se mantuvo por 12 años.

Kaladze, Romario, Pelé y otros deportistas en la política

George Weah no es el único triunfador en el escenario deportivo que “permutó” hacia la política. Otro caso famoso de un futbolista que llegó a altos cargos en la política es Kakha Kaladze, que también jugó varias temporadas en el AC Milan (no coincidió con Weah pues lo hizo entre 2001 y 2010) antes de convertirse en viceprimer ministro de Georgia y luego en alcalde de Tiflis.

Otra vieja gloria del equipo rossonero y del “Calcio”, Gianni Rivera, llegó a la función pública de la mano de la coalición electoral de centro izquierda conocida como “El Olivo”, que lo nombró en 2004 subsecretario del Ministerio de Defensa de Italia.

Tras haber jugado en Catanzaro, Udinese, Juventus y Napoli, también llegó a la Cámara Baja del Parlamento italiano Massimo Mauro, que lo hizo de la mano de la coalición “El Olivo” entre 1996 y 2001 y luego fue consejero comunal.

El exfutbolista Andriy Shevchenko fue otro que probó fortuna en la política, pero no la tuvo cuando se postuló en las elecciones ucranianas de 2012.

Sí acertó el exastro brasileño Pelé, quien llegó a ser ministro de Deportes de Brasil durante la presidencia de Fernando Henrique Cardoso, en 1994.

Otra gloria de la selección “canarinha” que llegó a ocupar un cargo en el Parlamento de Brasil fue Romario, goleador que terminó siendo electo senador.

El tenis tuvo su ejemplo más concreto en Marat Safin, ganador del US Open en 2000 y del Abierto de Australia en 2005, que integró la Asamblea Federal (Parlamento) ruso en 2011.

El ucraniano Vitali Klitschko resultó electo en su momento como alcalde de Kiev, mientras que otro ex campeón mundial de boxeo, el filipino Manny Pacquiao, que reinó en ocho categorías, llegó a ser senador en su país.

Más allá del fútbol, Josefa Idem, campeona mundial y olímpica de canotaje que ingresó al Senado italiano por del Partido Democático en la región de Emilia-Romagna.

Otra excampeona olímpica italiana, pero en esquí (ganó dos oros en los Juegos de Invierno de Lillehammer 1994), Manuela Di Centa, fue diputada por el Pueblo de la Libertad entre 2006 y 2013.

Pietro Mennea, gloria del deporte nacional italiano y campeón olímpico en los Juegos de Moscú 1980, trabajó en el Parlamento Europeo con los Democráticos 19 años después de aquella consagración.

Lo mismo podría decirse de la múltiple campeona olímpica de esgrima Valentina Vezzali, que integró la lista de Elección Cívica y fue electa para ocupar una banca en la Cámara de Diputados.

En Chile, los ex atletas Ericka Olivera y Sebastián Keitel resultaron electos diputados por la coalición derechista Chile Vamos.

Leave a Reply