Ahed Tamimi: La Adolescente que Abofeteó el Orgullo de Israel

0
334

Un tribunal militar decidió el jueves extender otros cinco días el arresto de la adolescente palestina Ahed Tamimi, su madre y su prima, protagonistas de un vídeo viral en el que aprecia como provoca y golpea a soldados israelíes. De un instante a otro, se convirtió en el símbolo de la resistencia palestina.


Se trata de la tercera vez que el tribunal militar prorroga el arresto de la menor palestina, de 16 años, filmada hace dos semanas en su pueblo de Nabi Saleh, en Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel desde hace 50 años, en medio de las protestas contra la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de reconocer unilateralmente a Jerusalén como la capital de Israel.

La detención de la madre de Ahed, Nariman, también ha sido ampliada y se ha autorizado la liberación de su prima Nur, quien asimismo aparece en el vídeo, pero que seguirá detenida 48 horas más. Nariman es sospechosa de incitación por filmar el incidente y publicarlo en la red social Facebook.

Según la Policía, la investigación señala que tanto ella como su hija han estado relacionadas con otros ataques a soldados, informó el diario “Haaretz”.

Los Tamimi son una conocida familia de activistas de Nabi Saleh, donde hace años se llevan a cabo manifestaciones semanales en contra de la ocupación israelí. Durante una protesta hace dos semanas, señaló una portavoz militar, unas 200 personas se enfrentaron a los soldados y lanzaron piedras desde una casa, “con el consentimiento de la familia”.

Después de que las tropas expulsaran a los manifestantes, algunos permanecieron en la entrada, momento en el que se produjo el incidente grabado en vídeo.

En las imágenes se ve cómo Ahed, que va acompañada por su prima Nur, grita, empuja y golpea con manos y pies a dos soldados armados mientras les dice que se vayan. Al final, estos se acaban alejando.

Las redes sociales se han llenado de mensajes que piden la liberación de las tres mujeres, bajo la etiqueta #FreeTamimiWomen. Los palestinos ven a la adolescente como un ícono de una nueva generación de resistencia a la ocupación israelí, mientras que la contención de los soldados ha causado revuelo y algunos israelíes afirman que el ejército fue humillado.

Ya en 2012, la niña se había distinguido por unas imágenes en las que blandía el puño frente a la nariz de un soldado israelí, las fotografías dieron la vuelta al mundo y le valieron para ser recibida por Recep Tayyip Erdogan, entonces primer ministro turco.

Tres años más tarde, en el verano de 2015, aparece entre las mujeres que trataban de liberar a un niño palestino con el brazo entablillado de un soldado israelí. Se trataba de su hermano pequeño. Las imágenes también fueron ampliamente difundidas.

Nacida en 2001 en Nabi Saleh, la menor vive en un ambiente de resistencia. Sus padres, dueños de una casa y un terreno, están a la vanguardia de la protesta contra la ocupación israelí en el pueblo.

Bassem, su padre, que a menudo va a la cabeza de las manifestaciones contra colonos israelíes, fue encarcelado varios años por Israel.

”No puedo pensar en mi futuro porque la ocupación me lo impide”, decía en un video publicado en febrero de 2017 la adolescente, que soñaba con convertirse en futbolista.

Inscrita en una escuela secundaria en Ramala, la sede de la Autoridad Palestina en Cisjordania, decía que le encantaría estudiar Derecho “con el fin de defender a mi familia y mi pueblo.”

El presidente palestino, Mahmud Abas, ha llamado el padre de Ahed y ha elogiado el compromiso de la familia Tamimi en la lucha contra la ocupación, según la agencia Wafa.

En cuanto a los medios israelíes, la describen como una “provocadora que sabe mediatizar sus acciones”.

El Comité de para Asuntos de los Presos Palestinos informó de que el número de palestinos detenidos por las fuerzas de seguridad israelíes desde que el presidente estadounidense, Donald Trump, declarase Jerusalén como capital de Israel, el 6 de diciembre, se ha elevado a 610, entre ellos 170 menores.

Fuente: La Vanguardia


Tres razones por las que una adolescente palestina está volviendo loco a Israel

Ahed Tamimi, de 16 años, es una heroína palestina. Tal vez la intifada de las bofetadas tendrá éxito donde todos los demás métodos de resistencia han fallado.

Tres razones por las que una adolescente palestina está volviendo loco a Israel

El martes pasado los soldados del ejército israelí dispararon a Hamed al-Masri a la cabeza, hiriendo severamente al niño desarmado de Salfit. El viernes los soldados dispararon al desarmado Mohammed Tamimi, también de 15 años, en la cabeza, hiriendo gravemente al niño de Nabi Saleh. También el viernes los soldados mataron a Ibrahim Abu Thuraya, un amputado de las dos piernas a quien también dispararon en la cabeza. El mismo día Ahed Tamimi, de 16 años, estaba en el patio de su casa con su prima y abofeteó a un oficial del ejército israelí que había invadido la casa de ella.

Israel despertó de su sueño enojado: ¿Cómo se atreve? Las tres víctimas de los bárbaros disparos no interesaban a los israelíes y los medios ni siquiera se molestaron en informar sobre ellos. Pero la bofetada (y patada) de Tamimi provocó furia. ¿Cómo se atreve a abofetear a un soldado del ejército de Israel? Un soldado cuyos compañeros abofetean, golpean, secuestran y por supuesto disparan a los palestinos casi todos los días.

Realmente es audaz Tamimi. Rompió las reglas. Golpear está permitido solo para los soldados. Ella es la verdadera provocación, no el soldado que invadió su casa. Ella, que tiene tres parientes cercanos asesinados por la ocupación, cuyos padres han sido detenidos incontables veces y cuyo padre fue condenado a cuatro meses de prisión por participar en una manifestación en la entrada de una tienda de comestibles, se atrevió a resistirse a un soldado. Desfachatez palestina. Se suponía que Tamimi se enamoraría del soldado que invadió su casa, le arrojaría arroz, pero como es una ingrata lo recompensó con una bofetada. Todo se debe a la “provocación”. De lo contrario, ciertamente no odiaría a su conquistador.

Pero hay otras fuentes de la desenfrenada pasión de venganza contra Tamimi. (Ministro de Educación Naftali Bennett: “Debería terminar su vida en prisión”). La niña de Nabi Saleh destrozó varios mitos de los israelíes. Lo peor de todo es que se atrevió a dañar el mito israelí de la masculinidad. De repente resulta que el soldado heroico, que nos vigila día y noche con osadía y coraje, se enfrenta a una niña con las manos vacías. ¿Qué va a pasar con nuestro machismo, que Tamimi rompió tan fácilmente, y nuestra testosterona?

De repente los israelíes vieron al enemigo cruel y peligroso al que se enfrentan: una niña de 16 años con el cabello rizado. Toda la demonización y la deshumanización en los medios aduladores se hicieron añicos al enfrentarse con una chica con un suéter azul.

Los israelíes perdieron la cabeza. Esto no es lo que les dijeron. Están acostumbrados a oír hablar de terroristas y comportamientos asesinos. Es difícil acusar a Ahed Tamimi de todo eso, ni siquiera tenía unas tijeras en sus manos. ¿Dónde está la crueldad palestina? ¿Dónde está el peligro? ¿Dónde está el mal? Podrías perder el entendimiento. De repente, todas las cartas se reorganizaron, por un extraño momento, el enemigo parecía muy humano. Por supuesto, se puede confiar en la maquinaria de propaganda y lavado de cerebro de Israel, que son tan eficientes, para asesinar al personaje de Tamimi lo suficientemente pronto. Ella también será etiquetada de cruel terrorista que nació para matar, se dirá que no tiene motivos justificables y que no hay contexto para su comportamiento.

Ahed Tamimi es una heroína palestina. Logró volver locos a los israelíes. ¿Qué dirán los corresponsales militares, los incitadores de derecha y los expertos en seguridad? ¿Por qué son buenas 8200, Oketz, Duvdevan, Kfir y todas estas otras unidades especiales si al final del día el ejército se enfrenta a una población civil indefensa que está cansada de la ocupación, encarnada en una chica con un kufiya en el hombro?

Si solo hubiera muchos más como ella. Tal vez las chicas como ella podrán sacudir a los israelíes. Tal vez la intifada de las bofetadas tenga éxito donde todos los demás métodos de resistencia, violentos y no violentos, han fallado.

Mientras tanto Israel ha reaccionado de la única manera que sabe hacerlo: un asalto nocturno en su casa y la detención de ella y su madre. Pero en el fondo de su corazón, todo israelí decente probablemente sepa no solo quién tiene la razón y quién no, sino quién es fuerte y quién es débil. ¿El soldado armado de pies a cabeza que invade una casa que no le pertenece o la niña desarmada que defiende su casa y su honor perdido con sus propias manos, con una bofetada?

Fuente: Haaretz

 

DEJA UNA RESPUESTA