Mario Rivas se Comprometió con Pobladores del Campamento de Emergencia de Nantoco

0
305

El candidato a diputado Mario Rivas, en compañía de la diputada Karon Cariola y el Consejero Regional, Javier Castillo, visitaron el campamento de emergencia de Nantoco, donde compartieron una once organizada por los vecinos, y escucharon, de primera mano, las difíciles condiciones en que viven.
El campamento de emergencia, como indica su nombre, radicó en un inhóspito terreno en la localidad de Nantoco; un erial de unas dos hectáreas cuadradas, un triangulo irregular colindante con terrenos de la minera Candelaria y del fundo Atacama, y delimitado en uno de sus lados por una pandereta; cubierto con estabilizado proveniente de algún relave olvidado de la actividad minera, y por tanto, altamente contaminado, a unas 130 familias provenientes de la localidad de Los Loros, que lo perdieron todo, el día de triste memoria.

Escuche las impresiones de Mario Rivas, acerca de su visita al campamento:


El campamento propiamente tal consiste en 130 viviendas extramadamente precarias, dotadas de un estanque de agua de dos mil litros, de color verde, montado en altura; un rudimentario sistema de alcantarillado, cuyo colapso condenó a estas familias a soportar pestilencias de albañal las 24 horas del día, de las 52 semanas del año, y una frágil red de electricidad, cuyo colapso les desbarata los enseres electrodomésticos, y en al menos un caso causó un incendio; sin que por ello Emelat deje de cobrarles una cuenta a todas luces excesiva.

El abastecimiento de agua lo proporciona diariamente un camión aljibe de la empresa Alfan. El problema es que Alfan es una subsidiaria de Aguas Chañar, y por tanto el agua está saturada de metales pesados, lo que los obliga, como al resto de los habitantes de la región, a pagar una segunda cuenta de agua embotellada para consumo humano.

El aislamiento, en términos de ausencia de transporte público les dificulta el acceso a la salud y a la educación de sus hijos, y encarece el traslado a Tierra Amarilla o Copiapó, pues deben pagar hasta tres mil pesos por viaje en taxis colectivos.

Luego de escucharlos, Mario Rivas se comprometió a acompañarlos en sus gestiones, hasta lograr una solución.

DEJA UNA RESPUESTA