Los Idus de Septiembre: Vientos de Sedición

0
278

Usualmente, los vientos de septiembre agudizan la profunda fractura que el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 provocó en el ethos nacional. Mientras los golpistas reivindican la «gesta», las víctimas de la demencial violencia de la dictadura exigen verdad, juicio y castigo, indispensable para el nunca más. A 44 años de la tragedia, las posiciones están tan lejanas como siempre, o tal vez más.


De esa guisa, 16 ex comandantes en jefe de las FF.AA, a pretexto de supuestas discriminaciones de que serían objeto los criminales de la dictadura, publicaron en El Mercurio -donde más- una carta denominada “Septiembre, Fuerzas Armadas y Carabineros”, en la que de manera apenas encubierta, formulan una insolente amenaza contra la democracia:

«Es muy importante frente a esto hacer un llamado a la responsabilidad de nuestras acciones, sobre todo aquellas personas que tiene un rol público, que es ser cuidadosos con nuestros actos, porque podemos lesionar nuestra democracia, tenemos un llamado que hacer y que llevar en lo concreto que es cuidar nuestra democracia y seguir avanzando en justicia, en verdad y en reparación», dicen los ex uniformados, que de estar en actividad, deberían ser expulsados de filas enseguida, y juzgados por sedición.

«Para las FFAA y Carabineros, especialmente para su personal en retiro, se han generado brechas que van separándolas de una sociedad de la cual forman parte. En el último tiempo, ha habido una transgresión a las formas como la política y la justicia enfrentaban el ayer, respecto de las responsabilidades que les pudieran caber a las instituciones y su personal en los hechos del pasado», indica la carta.

«La apertura de nuevos procesos, ya no solo vinculados con muertes o desapariciones, sino con denuncias de todo tipo -muy difíciles de probar-; la falta de debido proceso que sufren cientos de militares y carabineros; penas cada día más altas a condenados muchas veces solo por presunciones; el ensañamiento para mantener presos a personas ancianas -que incluso han perdido la noción de lo que sucede-; el anunciado cierre del penal Punta Peuco, que en democracia y por acuerdo político, se construyó para el cumplimiento de penas privativas de libertad; la aplicación unilateral del sistema procesal penal antiguo y de normas con efecto retroactivo, marcan, entre otros aspectos, un importante retroceso de la forma como se actuaba para que este sector de chilenos asumiera sus responsabilidades en un marco de justicia y dignidad propias de una transición», añade el texto.

Por ello, en la carta los ex militares realizaron un llamado a las autoridades para buscar consensos que aseguren una justicia «sin discriminación».

«Hacemos un llamado a las autoridades de hoy y de mañana a reflexionar sobre esta situación, así como a buscar los consensos que aseguren un actuar político y judicial con visión de futuro, con una justicia sin discriminación, con las garantías procesales a que tienen derecho todos los chilenos y donde se aplique la máxima de ‘dar a cada cual lo suyo, sin más’. No pongamos en riesgo los logros con tanto esfuerzo alcanzados, manteniendo artificiosamente las divisiones del pasado. Fortalezcamos en vez de debilitar a instituciones fundamentales de la República», prosigue el texto.

“En el mes de la Patria, donde la ciudadanía como siempre mira la historia de Chile y rinde tributo a sus instituciones militares, nos parece legítimo que, después de 44 años, aspiremos a vivir en un Chile reconciliado, que con tanta decisión y valor las FF.AA. y Carabineros han ayudado a construir”, concluye la carta, que podrá representar cualquier cosa, menos una contribución a la reconciliación.

La carta está firmada por los ex comandantes en jefe del Ejército Óscar Izurieta, Juan Miguel Fuente-Alba; los ex comandantes de la Armada Jorge Arancibia, Miguel Vergara, Rodolfo Codina, Edmundo González, Enrique Larrañaga; los ex comandantes de la FACh Fernando Rojas, Patricio Ríos, Osvaldo Sarabia, Ricardo Ortega y Jorge Rojas y los ex generales directores de Carabineros Fernando Cordero, Manuel Ugarte, Eduardo Gordon y Gustavo González.

La sedición, actividad política impropia y amenaza contra la democracia, está configurada en dos párrafos de la carta. En aquel que llama a «ser cuidadosos con nuestros actos, porque podemos lesionar nuestra democracia», y en el que advierte: «no pongamos en riesgo los logros con tanto esfuerzo alcanzados, manteniendo artificiosamente las divisiones del pasado».

Como si esto fuera poco, en nombre de la «reconciliación», el candidato de ultraderecha, José Antonio Kast, propuso retirar la estatua del ex Presidente Salvador Allende desde la Plaza de la Constitución, así como la ampliación de Punta Peuco.

El diputado ex UDI formuló esta propuesta acompañado por parte de la llamada familia militar, en plena Plaza de la Constitución, al lado de la estatua de Allende:

«Una de mis propuestas es que esta estatua se retire del lugar de donde está. Salvador Allende es una persona que genera conflicto, que genera división, que llevó a este país a una situación extrema, una situación donde él mismo fue derrocado por el pueblo».

Añadió:

«En Chile se produjo una rebelión civil que terminó con el gobierno de Salvador Allende que se puso fuera del marco legal y de la Constitución. En reemplazo de esta estatua mi propuesta es que instalemos una de Patricio Aylwin».

No contento con ello, anunció que en caso de ser electo, eliminará «todos los homenajes, cuadros y recordatorios existentes al interior de La Moneda y en otros edificios públicos, como un acto que busca reconciliar al país y no seguir escribiendo la historia sólo con la mano izquierda».

En rigor, más que post verdad, surrealismo puro y estupidez en grado extremo. Antes que Kast sea Presidente, las ranas criarán pelo. Por tanto, ni siquiera valdría la pena citarlo, de no mediar que representara una posición peligrosa, minoritaria pero irreductible, odiosa y recalcitrante.

Reacción del gobierno

La ministra Secretaria General de Gobierno,  Paula Narváez , respondió:

«Es muy importante frente a esto hacer un llamado a la responsabilidad de nuestras acciones, sobre todo aquellas personas que tiene un rol público, que es ser cuidadosos con nuestros actos, porque podemos lesionar nuestra democracia, tenemos un llamado que hacer y que llevar en lo concreto que es cuidar nuestra democracia y seguir avanzando en justicia, en verdad y en reparación».

«Muchas personas fueron perseguidas, muchas de ellas desaparecidas y muchas de ellas no se conoce su destino. Durante todos estos años, lo que ha habido es un esfuerzo por más verdad, por justicia y reparación, ese es el único camino posible: Verdad, justicia y reparación», agregó.

«Eso es lo que necesita nuestra democracia. Afortunadamente la democracia no se lesiona ni las instituciones de la República tampoco cuando actúa la justicia, la justicia sin apellidos. Poner eso en entredicho es quitarle legitimidad a nuestra institucionalidad», concluyó.

El ministro de Defensa, José Antonio Gómez, comentó que «me alegro de vivir en un país como Chile, en que tenemos libertad de expresión, en que tenemos un país democrático».

«Si en el Gobierno Militar, en la dictadura, 13 ó 16 comandantes en jefe hubieran hecho una declaración de esta naturaleza, le aseguro que estarían presos o estarían desaparecidos. Existe justicia independiente, existen tribunales, existen procedimientos que hoy son posibles de tener gracias a un sistema democrático».

Con su habitual desparpajo, el Comandante en Jefe del Ejército, general Humberto Oviedo, comandante en jefe del Ejército, apuntó:

«Yo no lo tomaría como una presión indebida, dado que ellos son personas que tienen derecho a expresar ideas y que creo que es importante que se conozcan, pero no son una institución».

Guillier: Pido a los Excomandantes que cumplan con el mínimo estético y ético de decir de una vez por todas la verdad”

A días de un nuevo aniversario del Golpe Militar de 1973, el precandidato presidencial Alejandro Guillier realizó un emotivo homenaje ante la tumba del expresidente Salvador Allende y en el Memorial que recuerda a los detenidos desaparecidos por la dictadura en el Cementerio General.

En compañía de la senadora e hija del ex mandatario, Isabel Allende, además del Presidente del PPD Gonzalo Navarrete y el diputado Tucapel Jiménez, Guillier reforzó el llamado a la unidad y la verdad en la víspera de este 11.

“A 44 años del golpe de estado es una obligación para toda la gente que cree en la democracia en la libertad y en los derechos humanos, honrar a quienes murieron y quedaron en el camino, en esta lucha por hacer de Chile un país más justo, más libre y más democrático”, afirmó.

El presidenciable se refirió también a la carta que un grupo de excomandantes en jefe de las Fuerzas Armadas y generales en retiro enviaron a los medios de comunicación, y en la que reclaman trato desigual en la administración de justicia en los casos donde están involucrados exuniformados por crímenes de lesa humanidad.

Al respecto Guillier señaló:

«Cada uno debe asumir su rol en esta historia y hay algunos ofensores que no han cumplido con su tarea. Le pido a los propios excomandantes que hagan otra carta, pero que la dirijan a sus propios camaradas para que cumplan con el mínimo estético y ético de decir de una vez por todas la verdad de lo que ocurrió, que permitan encontrar los restos de los Detenidos Desaparecidos o saber con certeza cuál fue su final y entonces hablemos de verdad, de patriotismo, de unidad nacional y de compromiso por un Chile mejor”.

“Es necesario romper los círculos de silencio que mantienen a las víctimas todavía con cada vez más desesperación. Creo que los jueces en Chile, fueron lentamente con mucha dificultad al comienzo, pero cada vez con más fuerza, actuando con mucha independencia y con rigor, pero si no hemos avanzado más no es necesariamente por los jueces, sino fundamentalmente porque no ha habido una voluntad de trascender del reconocimiento institucional de que se violaron los Derechos Humanos”, precisó.

El candidato aseguró que una tarea pendiente de nuestra democracia es transmitir a las nuevas generaciones que los avances que Chile ha conquistado en libertad, mejores condiciones de vida y justicia “fue posible porque muchos quedaron en el camino y por esa misma razón hay que decirles que hay mucho dolor detrás de los avances que el país tiene y que hay que honrar a aquellos que dieron su mejor esfuerzo y dieron incluso su vida porque hoy tengamos lo que nuestras juventudes pueden disfrutar”.

“Los Derechos Humanos en Chile son aún tarea pendiente. Traer justicia a los pueblos originarios, traer justicia a las personas que sufren de alguna discapacidad y se sienten marginados, traer justicia a la mujer que se siente discriminada frente al hombre, permitir que donde haya amor, haya la posibilidad de formar familia, que las personas más humildes sepan que las puertas se les abren, que sus hijos podrán estudiar, que la salud va a estar al acceso de todos. Eso es también Derechos Humanos para esta nueva generación, no es solo la sobrevivencia frente a la muerte, es también calidad de vida, respeto a la dignidad a la diversidad de Chile y esa es la invitación que nosotros hacemos, no basta pedir la paz y la unidad nacional, es necesario construirla”, finalizó.

Respuesta del PC a carta de ex comandantes

Conocida una carta de ex comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas y ex Generales Directores de Carabineros donde cuestionaron procesos judiciales en contra de violadores de derechos humanos y pidieron reconciliación respecto al periodo dictatorial, el Partido Comunista de Chile emitió una declaración pública, cuyo texto íntegro es el siguiente:

“El Partido Comunista de Chile recuerda en este día y expresa su profundo reconocimiento al Presidente Salvador Allende Gossens y a todas las víctimas de la represión pinochetista  y manifiesta su saludo fraterno a los familiares, a los partidos políticos y a las organizaciones sociales, que fueron tan trágicamente afectadas, por las políticas de tortura, de exterminio y desaparición de personas, entre ellas también, miembros activos de las diversas ramas de las Fuerzas Armadas, Carabineros, Investigaciones y Gendarmería que se opusieron al golpe y defendieron el orden constitucional.

Fueron víctimas de la tiranía artistas e intelectuales, periodistas, dirigentes sindicales y dirigentes de los partidos de izquierda, ex generales, ex ministros, dirigentes estudiantiles, representantes de pueblos indígenas, con tratos degradantes especialmente a las mujeres.

Están en proceso de investigación las muertes del ex Presidente Eduardo Frei Montalva y Pablo Neruda.

Conocimos de prácticas tan aberrantes, como la Caravana de la Muerte, la Operación Cóndor, el degollamiento de personas, la desintegración de restos humanos para entorpecer su identificación, el lanzamiento de cuerpos al mar, los centros de tortura, los campos de concentración, la expulsión del país.

No se sabe nada aún de más de mil personas detenidas desaparecidas.

No es posible olvidar esta etapa trágica por hechos que no tienen justificación alguna, ni política ni moral. Quien pretenda justificarla solo pretende justificar su propia responsabilidad directa o indirecta y no está claro cuál sería su conducta en el devenir futuro de nuestra historia.

Los comunistas sólo exigimos verdad y justicia, no nos mueve ni el odio ni la venganza. No queremos tratos especiales para quienes están condenados por crímenes de lesa humanidad, pero tampoco buscamos tratos degradantes de la persona.

Como la gran mayoría del país no queremos volver a la confrontación fratricida a que nos obligó la dictadura, queremos el reencuentro que es necesario para seguir consolidando y perfeccionando nuestro sistema democrático. Para ello hace mucha falta la colaboración de uniformados que tuvieron distintos grados de responsabilidad en el mando y de los civiles con responsabilidad de Estado, para conocer,  sobre todo, el paradero de las personas detenidas desaparecidas.

Nuestro llamado hoy es al reencuentro, sobre la base de la verdad y la justicia, sin odio y con la vista puesta en el futuro de nuestro país y de las futuras generaciones, para que nunca más viva esta tragedia”.

Presidenta de la AFDD

La presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Lorena Pizarro, rechazó tajantemente la carta publicada en El Mercurio titulada «Septiembre, Fuerzas Armadas y Carabineros» en la que ex comandantes en jefe de las FFAA y ex generales directores de Carabineros cuestionaron la apertura de procesos y el eventual cierre de Punta Peuco.

Durante la inauguración de la calle Verdad y Justicia en el Cementerio General, en homenaje a las víctimas de la dictadura, la dirigenta manifestó:

«En pocas palabras es una amenaza soterrada a la democracia, porque ante la cobardía, la felonía y la sedición les gritamos en su cara verdad y justicia. Por eso es tan grave y peligroso lo que hoy día ha hecho esa tropa de cobardes sediciosos en esa carta en su pasquín de difusión que es el diario El Mercurio, por eso es tan peligroso y esperamos, exigimos y demandamos un pronunciamiento de las autoridades del país», resaltó.

La presidenta de la AFDD además consideró que la publicación es una apología al terrorismo, por lo que espera la reacción del Gobierno:

«Las palabras enviadas ayer por los ex comandantes en jefe son una vergonzosa actitud sediciosa que repudiamos de manera profunda. Jamás aceptaremos que se legitime nuevamente en Chile acciones de las Fuerzas Armadas y de Orden que estén al margen de la democracia y que finalmente pongan en el tapete la posibilidad de que aquí las cosas, si a ellos no les parece como son, estarían dispuestos a dar un golpe de Estado»,

Respecto a la desorbitada propuesta de Kast, la presidenta de la AFDD, recordó que su familia está vinculada al terrorismo de Estado:

«Lo que a mí me provoca -quiero ser bien clara-, a mí no me extraña, a nosotros no nos extraña; solo con decir Kast, la familia Kast está vinculada a violaciones a los derechos humanos, particularmente en la zona rural de Paine, donde por número de población es donde más victimas de la dictadura hubo, fundamentalmente a inicios de esta».

«A mí no me extraña, lo que ocurre es que me preocupa que tengan la posibilidad de hacer esta apología al terrorismo, que en la práctica es lo que hacen. Lo que hace particularmente José Antonio Kast es una provocación, es una provocación propia de quien tiene una ideología partícipe de terrorismo de Estado y genocidio. Que hable Kast así es lo mismo que hable Augusto Pinochet o Manuel Contreras; no son distintos, son lo mismo. La familia de José Antonio Kast es una familia vinculada al terrorismo de Estado»

Sobre los dichos de Sebastián Piñera, quien dijo que «una cosa es la justicia y otra es la venganza», Lorena Pizarro señaló:

«Piñera se está sacando la careta. Piñera hoy día está flanqueado por la extrema derecha, por esa UDI, por esos que son participes del genocidio, que aquellos que les gustaba el exterminio, que lo sentían necesario; por lo tanto, los dichos de Piñera de ayer es mostrar lo que él realmente es, nunca ha sido otra cosa».

«Eso del odio, ‘la justicia es buena pero el odio no’, yo quisiera saber en dónde ha habido odio cuando se condena un violador de derechos humanos, más bien lo que ha habido es una acción de impunidad disfrazada que por crímenes asesinatos, son muy pocos los que tienen condenas a cadena perpetua, no están en cárcel común».

«Lo que tenemos que buscar son una sociedad consciente y sobre todo autoridades y quienes ostentan distintos cargos de representación, que no puede relativizarse el terrorismo de Estado. Si en Chile decimos que «aquí hay responsabilidades compartidas», que «cuando se hace justicia es venganza», lo que dice Kast, -como dice él- «el gobierno militar hizo harto por los derechos humanos», cuando sabemos lo que fue la dictadura en relación a la cantidad de victimas que tuvo, me parece que el riesgo para la construcción de un Chile democrático que no este centrado en el derecho de las personas en que la vida de las personas no va a valer nada, es inmenso», agregó.

Y concluyó:

«Cuando hace pocos días veíamos que en Alemania una mujer -de más de años de 80 ó 90 años- señaló que el campo de concentración de Auschwitz había sido un lugar de trabajo, un campo de trabajo, negando el holocausto nazi, fue condenada a prisión, no creo que sea por ánimo revanchista. Los países que sufrimos el exilio, terrorismo de Estado, los que vivieron el holocausto, lo que tenemos que asegurar es que no exista esa conciencia, independientemente del lugar político en que tú te ubiques respecto a lo ocurrido en los países en los años de terrorismo y de exterminio. Esto que ocurre hoy día es muy grave para el futuro de Chile, porque significa si tu eres pobre, como pasó con José Huenante; si eres mapuche, como pasa en la zona mapuche, lo que va a ocurrir es que vas a ser perseguido, te van a militarizar; aquí en Santiago si salimos a marchar puedes desaparecer, porque la dignidad, el derecho a expresarse, vale nada».

Respecto de la propuesta de Kast, la ministra Narváez señaló:

«Como Gobierno, el llamado que hacemos frente a este próximo 11 de septiembre es a cuidar nuestra democracia que tanto costó recuperarla. Y en eso todas las personas, todas las organizaciones, todas las autoridades políticas, todos quienes tienen un rol público, pero también todas las organizaciones sociales tenemos un llamado que hacer y llevar en lo concreto, que es cuidar nuestra democracia y seguir avanzando en justicia, en verdad y en reparación».

Agregó:

«Es muy importante frente a esto hacer un llamado a la responsabilidad en nuestras acciones, sobre todo aquellas personas que tienen un rol público que es ser cuidadosos con nuestros actores, porque podemos lesionar nuestra democracia. Al mismo tiempo, decir que la figura del Presidente Allende es una figura no solo reconocida en nuestro país, es una figura reconocida a nivel internacional. Un Presidente electo democráticamente, un presidente constitucional, y por lo tanto no vamos a hacernos cargo de este tipo de provocaciones».

DEJA UNA RESPUESTA