Enorme Victoria Ciudadana: Energía Austral Desiste de Proyecto Río Cuervo

0
361

El proyecto Río Cuervo de Energía Austral, considerada como la iniciativa hidroeléctrica más relevante de la región después de HidroAysén, fue definitivamente descartado. “Esto es un logro ciudadano, no un regalo de la empresa ni del Estado”, dicen organizaciones sociales.


Pese a que la central de 640 Megawatts de generación, que lideraban Glencore y Origin, superó sus inconvenientes ambientales y las trabas impuestas por sus detractores, ambas compañías decidieron cancelar el proyecto.

Según fuentes de la empresa, la decisión ya fue informada al Ministerio de Energía, a fines del año pasado.

La razón para no continuar con el proyecto radica en que la línea de transmisión submarina que se analizó no era viable, a lo cual se suma el hecho de que, al no concretarse HidroAysén, tampoco existían los incentivos para desarrollarla.

El gran tema que queda abierto es el destino que tendrán los derechos de agua que estaban en manos de la compañía. Cuando se declare formalmente que el proyecto no se construirá, la empresa debiera devolver esos derechos al Estado, concretamente a la Dirección General de Aguas (DGA), para que puedan volver a licitarse y así también evitar el pago de las patentes.

Cabe recordar que el año 2013, la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región de Aysén aprobó el proyecto y en 2016, la iniciativa contó también con el visto bueno del Comité de Ministros.

Ciudadanos de Aysén celebran fin de represa Cuervo

Su “satisfacción” por la información que apunta al desistimiento definitivo de Energía Austral del proyecto río Cuervo, expresaron los participantes del “Encuentro de Organizaciones y Ciudadanos de la Región de Aysén en la Patagonia”, que se realizó el jueves en Coyhaique.

La actividad congregó a dirigentes de agrupaciones de Puerto Raúl Marín Balmaceda, La Junta, Puyuhuapi, Villa Mañiguales, Coyhaique, Puerto Aysén, Puerto Chacabuco, Chile Chico, Bahía Murta, Puerto Río Tranquilo, Puerto Guadal y Cochrane, y de la cuenca del Baker. En total, una 25 comunidades, organizaciones e instituciones estuvieron representadas.

Para los participantes, “esta es una muy buena noticia, y nos genera alegría y un ánimo de celebración, Ahora, por cierto hay que monitorear porque se basa en trascendidos pero que dan cuenta de la inviabilidad de un proyecto no solo irresponsable socioambientalmente sino además peligroso”.

Por ello, expresaron que “tenemos claro que además de mostrar satisfacción debemos mantener la alerta y los esfuerzos ante la amenaza latente de iniciativas que se sustentan en la misma matriz extractivista, donde los ecosistemas son vistos solo una despensa o un vertedero”.

Agregaron que “esto es un logro ciudadano, no es ni un regalo de la empresa ni del Estado. Aunque digan que es una respuesta a condiciones de mercado o económicas, muchas veces ese mercado reacciona a los aplazamientos, movilizaciones y percepción general que genera el activismo social”.

En este sentido, durante la actividad se generó un diálogo tendiente a mantener el contacto entre todos y todas quienes comparten la mirada de un Aysén Reserva de Vida, que es la matriz que impulsa el activismo socioambiental en la región.

El objetivo de la reunión fue visibilizar los efectos de las actividades productivas del modelo de desarrollo extractivista chileno en los territorios, particularmente de Aysén, para lo cual se contó con exposiciones de la directora del programa Chile Sustentable Sara Larraín, el obispo de Aysén Luis Infanti, además de expositores locales.

La actividad fue coorganizada por la Comisión Justicia y Paz del Vicariato de Aysén, la Agrupación Aysén Reserva de Vida, al Corporación Privada para el Desarrollo de Aysén y Chile Sustentable.

DEJA UNA RESPUESTA