El Inapelable Arbitraje del Tiempo: La Verdad de la Carrera Docente

1
1915

Para verdades, el tiempo: a días de que entre en vigencia la Carrera Profesional Docente, un sector del Colegio de Profesores, encabezado por el ex presidente del gremio, Jaime Gajardo, reivindicó los beneficios de la misma, que justifican calificarla como un avance histórico, al tiempo que denunció los serios perjuicios que sufrirán los profesore(a)s que no se acogieran a ella, engañados por la actual conducción, que optó por pírricas ventajas electorales, en lugar de mejorar las condiciones de enseñanza del profesorado.

La declaración de este grupo de profesores señala:

Estamos próximos a la fecha en que comience a concretarse el tan anhelado desarrollo profesional docente, por el que luchamos miles de docentes durante 26 años.

Es el momento para agradecer el inmenso respaldo político y social que recibimos de la Central Unitaria de Trabajadores, el Consejo Nacional de Trabajadores de la Educación, CNTE-CUT, los estudiantes, padres y apoderados, académicos, investigadores y Premios Nacionales de Educación.

El país tomó conciencia de la necesidad de revalorar y dignificar la labor docente, el Gobierno, Parlamentarios y el Colegio de Profesores de la época, movilizado nacionalmente, diseñaron el gran acuerdo que hoy, ad portas de comenzar a recibir los beneficios, celebramos como un triunfo histórico.

Hay que recordar que los actuales conductores del Colegio, planteaban el retiro del Proyecto y hoy nadie niega que es un importante avance para la educación.

Queremos reconocer a todos cuantos nos respaldaron en la persona de la Premio Nacional de Educación Beatrice Avalos Davidson.

La Ley establece tres grandes hitos, el primero es la mayor rigurosidad y exigencias para la formación inicial docente.

El segundo es la Formación Continua gratuita del Estado, vital para el desarrollo profesional.

Y el tercero la Carrera Profesional Docente, que entre otros beneficios otorgará un reajuste promedio de 30% para todos los docentes de las escuelas y liceos públicos del país, a partir del 30 de julio y un incremento de 25 a 30% en las horas que se disponen para preparar clases y el desarrollo profesional entre pares, el que se incrementa en un 40% en condiciones de un 80 % de alumnos prioritarios en el establecimiento.

A lo anterior se debe agregar el incremento de remuneraciones según el encasillamiento de los y las docentes y la progresión en la Carrera para quienes fueron evaluados el año pasado y rindieron el instrumento de evaluación actualización curricular y pedagógica.

¡Esta es la verdad irrefutable de la Carrera Profesional, la que además genera mejores condiciones de enseñanza para la Desmunicipalización real a la que aspiramos ahora!

Campaña de mentiras

A días de llevarse a cabo el esperado incremento salarial para un número significativo de profesores y profesoras, queremos advertir algunas consecuencias de las mentiras difundidas por el sector que hoy conduce al Colegio de Profesores, mentiras con las cuales buscaron enlodar los beneficios que trae consigo la ley de carrera docente.

Los dirigentes que entre el año 2015 y 2016 recorrimos el país discutiendo los alcances de la ley 20.903 fuimos testigos de las artimañas de que se valió la llamada “disidencia” para encontrar adhesión al eslogan “esta no es mi carrera”.

Vimos en distintas comunas del país a profesores y profesoras, para los cuales era opcional ingresar a la carrera docente, preguntarnos angustiados si acogerse a la ley significaba perder el bono de incentivo al retiro o si era cierto que podía disminuir su salario porque la asignación de perfeccionamiento se eliminaba o si iban a perder los bienios porque se terminaba con la mitad de la asignación de experiencia.

También vimos profesores y profesoras preocupados porque escucharon de algún inescrupuloso “disidente” que podían ser despedidos en caso de que no subieran hasta el tramo avanzado.

Estas preguntas que oímos de profesores y profesoras en las distintas escuelas que visitamos nos demostraron que más que informar la campaña de la disidencia consistió en mentir y generar pánico.

Sin embargo, lo que más nos llamó la atención fue la promesa que algunos disidentes en campaña hicieron a los y las docentes al señalarles que no ingresar a la carrera les iba a permitir no volver a evaluarse.

El objetivo de esta campaña de desinformación fue desprestigiar la ley para conseguir que los profesores y profesoras optaran por no acogerse a ella, pues así los “disidentes” podrían argumentar: “la carrera es mala, lo dicen los profesores que no ingresaron, no nosotros”.

Lamentablemente, fueron muchos los profesores y profesoras que creyeron en sus mentiras y decidieron no ingresar a la carrera. Pero también son muchísimos, miles, los y las docentes que hoy se arrepienten de haberlo hecho y que están enviando cartas de retractación al CPEIP.

A nosotros mismos muchos docentes nos siguen preguntando qué pueden hacer para echar atrás su decisión e ingresar a la carrera.

Lo más grave de esta situación no es solo que ellos y ellas no recibirán el aumento del Bono de Reconocimiento Profesional (BRP) de $88.149 a $309.410, sino que además se verán expuestos a un incentivo perverso que tendrán los sostenedores a contar de julio de este año.

Este incentivo perverso consiste en que los docentes que no ingresen a la carrera, desde el punto de vista del pago del BRP, serán más caros que aquellos que ingresaron. Esto debido a que de los $309.410 que recibirán los docentes en carrera por el BRP aproximadamente $30.000 saldrá de la subvención, mientras que el monto restante se entregará como un pago directo mediante la ley 20.158.

En cambio, el BRP de los docentes que no ingresaron a la carrera se pagará totalmente con cargo a la subvención, lo que los convierte a ojos del sostenedor en docentes más “caros”.

Esto llevará a los empleadores a preferir a los docentes que se acogieron a la ley en desmedro de los que no, cuestión que se vuelve realmente grave cuando consideramos el número de docentes que aún se encuentra a contrata.

Queremos señalarles a los profesores y profesoras que se ven afectados por esta situación que desde nuestros espacios continuaremos combatiendo la desinformación y exigiremos que el gobierno permita a los docentes retractarse de su decisión de no ingresar a la carrera.

Asimismo, buscaremos que se entreguen garantías a aquellos docentes que no se acogieron a la ley 20.903 para que no se vean expuestos a dejar sus funciones por criterios financieros del sostenedor.

Hoy es el momento de develar los engaños que sufrieron los profesores y profesoras por dirigentes más enfocados en pírricos triunfos electorales que en mejorar las condiciones de enseñanza del profesorado.

Hay que recordar que estos mismos dirigentes, en pleno conflicto por Carrera, levantaron la moción de “Retiro del Proyecto”; al final lo que prosperó fue un rediseño a lo presentado por el Ejecutivo. Mediante indicaciones, movilizaciones y Comisión Tripartita logramos incidir en el proyecto y contar con un texto más cercano a nuestras demandas.

Profesores y Profesoras por nuestra Carrera y en Defensa de la Educación Pública

Jaime Gajardo Orellana
Ligia Gallegos Ríos
Bárbara Figueroa Sandoval
Jorge Abedrapo Docmac
Paulina Cartagena Vidal
Raúl Quezada Valenzuela

Santiago, julio de 2017