Declaración de Intereses y Patrimonio: El Ultimo Tongo de Piñera

0
281

El Servel publicó la Declaración de Intereses y Patrimonios, DIP, de los precandidatos que competirán en las primarias del próximo domingo 2 de julio. Naturalmente, los que esperaban algún atisbo de luz en la declaración de Piñera, se llevaron un nuevo palmo de narices. Se trató de una de sus usuales estratagemas para invertir el sentido de la verdad, en nombre de la verdad.

Es más, la DIP de Piñera delata su ADN: un tramposo con patente legal; en rigor, otra operación distractiva del experimentado comediante.

Por de pronto, nada de lo que pone allí puede ser rastreado, y mucho menos, probado.

En una apretada síntesis, que no merece mayor investigación, declara una renta bruta mensual de $ 23.109.134; activos financieros por $13.033.952.957, equivalentes a  US$ 165.116.740; participación en 20 sociedades y/o empresas, y cinco propiedades, conforme al siguiente detalle:

–   Acciones nacionales: $4.568.070.000 valor de mercado: 4 posiciones;
–   Fondos Mutuos nacionales e internacionales: $9.330.962.457 valor de mercado:17 posiciones;
–    Inmuebles: $141.022.175 avalúo fiscal;
–    Auto: $21.950.000 avalúo fiscal;
Otros: $116.436.711.514 valor de mercado/corriente. Incluye depósito a plazo y saldo a favor de cuenta corriente mercantil. Esta parte es de presentación voluntaria.

TOTAL: $130.498.716.146

Participación en sociedades:

1. Controladas (en paréntesis % de SP):

–    Inversiones Futuro (85%): $850.000 valor libro
–    Inversiones Esperanza (86%): $860.000 valor libro
–    Inversiones y Asesoría Milenio (17%): $1 valor libro
–    Vox Populi S.A. (33,43%): $1 valor libro
–   Agrícola y Ganadera Los Corrales S.A. (33,43%): $527.797.479 valor libro
–   Inversora San Juan S.A. (33,43%): $1 valor libro
–    Inmobiliaria El Boldo S.A. (43,95%): $2.245.807.004 valor libro
–    Inmobiliaria Arenas Blancas S.A. (66,85%): $488.397.805 valor libro
–    Hotelera Lago Ranco S.A. (66,85%): $1 valor libro
–    Inmobiliaria El Canelo S.A. (66,85%): $4.393.751 valor libro
–    Inmobiliaria El Mañío S.A. (66,85%): $3.552.687 valor libro
–    Diptel S.A. (66,85%): $82.293.096 valor libro
–    Bancard Inversiones Limitada (66,85%): $297.519.846.605 valor libro

2. No Controladas (en paréntesis % de SP):

–    Inversiones Totoralillo S.A. (10%): $427.667.300 valor libro
–    Participaciones Futuro S.A. (33,43%): $505.758.974 valor libro
–    Transportes Ícaro S.A. (33,43%): $1 valor libro

Activos Bancard Inversiones Limitada:

–    Acciones nacionales: $81.883.612.973 (18 posiciones)
–    Acciones internacionales: $6.320.954.010 (33 posiciones)
–    Fondos de inversión nacional: $22.190.297.895 (4 posiciones)
–    Fondos de inversión internacionales: $6.883.784.740 (14 posiciones)
–    Fondos mutuos nacionales: $48.955.477.334 (7 posiciones)
–    Fondos mutuos internacionales: $11.098.839.360 (7 posiciones)
–    Bonos corporativos nacionales: $385.743.983 (1 posición)
–   Bonos corporativos internacionales: $359.124.605 (6 posiciones)
–    Depósitos a plazo: $174.821.695.720; presentación voluntaria
–    Caja en tránsito: $22.533.754.907; presentación voluntaria
Cuentas corrientes mercantiles con otras empresas: $113.599.131.170; presentación voluntaria.

TOTAL: $489.032.464.794

ACTIVOS DE CECILIA MOREL A TÍTULO PERSONAL (DECLARACIÓN VOLUNTARIA)

–    Acciones nacionales: $572.826.983
–    Fondos de inversión nacional: $203.358.724
–    Fondo mutuo nacional: $41.112.637
–   Inmuebles: $959.689.920 avalúo fiscal
–    Auto: $27.140.000 avalúo fiscal
–   Participación en Sociedades: $290.002 valor libro
–    Otros: $104.852.913.183 valor de mercado/corriente. Incluye saldos de precios por venta de activos y utilidades; presentación voluntaria.

TOTAL: $106.657.331.449

En abril de 2010 ingresó a la Contraloría General de la República la Declaración de Intereses y Patrimonios correspondiente a su cargo de Presidente de la República, donde declaró activos por $5.451 millones, dos propiedades, tres vehículos y participación indirecta en 25 sociedades.

Palabras que se las lleva el viento, carambolas a la mar: ¿qué justifica esas diferencias? ¿cuál de las dos es la verdadera? ¿o no lo es ninguna de las dos?

Como de costumbre, antes que se las pidieran, abundó en explicaciones. Desde su comando, aseguró que el patrimonio declarado asciende a US$ 800 millones, cifra que corresponde al patrimonio conjunto con Cecilia Morel.

Luego, sostuvo que “no es el objetivo de la DIP hacer una suma completa del patrimonio de quien declara”, y sorprendentemente, reconoció que la metodología aplicada en el documento “subestima el valor económico” del monto detallado.

También como es usual, se puso el parche antes de la herida:

“Piñera hizo la DIP siguiendo las instrucciones contenidas en la Ley 20.880. Pero además se tomaron una serie de medidas voluntarias para mejorar la calidad y la cantidad de información presentada, dentro de las posibilidades de la Ley y del formulario que debió ser llenado. (…) LA DIP incluyó activos personales que no tenía obligación de declarar por más de $115 mil millones; activos de las sociedades que participa por más de $310 millones; la DIP de Cecilia Morel que contiene activos por más de $105 millones, además incluyó activos por más de $104 millones”, sostiene el comunicado.

Luego, responde indirectamente a Forbes al plantear que “con una metodología que desconocemos, estima el patrimonio del grupo familiar”, para darle a continuación la razón:

“La obligación de presentar la DIP es sólo del candidato o autoridad. Es de conocimiento público que los hijos de Sebastián Piñera E. participan en la propiedad de las empresas (lo que es absolutamente ético, legítimo y legal), y que las DIP normalmente subestiman el valor económico del patrimonio declarado. En el caso de Piñera, la DIP se hizo con estándares más exigentes que los establecidos en la propia ley”.

En esencia ocurrió que, con su astucia característica, Piñera supo leer correctamente que cumplir la letra de la Ley de Transparencia le permitía simultáneamente vulnerar su espíritu, en el sentido de que su DIP no es ni con mucho, siquiera una aproximación a la verdad.

Por tanto, deja el problema liberado a la interpretación, de modo que no tiene derecho a quejarse. Las grandes preguntas permanecen incólumes:

– ¿Cómo es posible que, mientras era Presidente, habiéndose desprendido de sus principales negocios, su patrimonio haya crecido casi en 30%?.

– ¿Alguna vez se sabrá el verdadero volumen de la fortuna de Piñera, y los tortuosos métodos que la prohijaron?

– ¿Cuánto de su fortuna es producto de negocios facilitados por información privilegiada obtenida en el desempeño de sus cargos públicos?

– ¿Por qué, con esa fortuna, entre las principales del planeta, se afana en la contienda política, donde, por sus antecedentes, difícilmente puede ganar?

Los cuestionamientos no se hicieron esperar.

El pre candidato de la Nueva Mayoría, senador Alejandro Guillier, señaló:

“Cuando eres el hombre más poderoso políticamente y además, eres el hombre poderoso económicamente y no tenemos mucha claridad hasta dónde llega ese poder, esa es una competencia desleal con otros empresarios, otros emprendedores, cuando compiten en cualquier concesión o política pública, entonces tienes que hacer un esfuerzo completo para que sea más limpia”.

Guillier defendió la necesidad de la transparencia “por un tema de bien público y no por una animosidad, como, a veces, Piñera parece verlo”:

“Aquí nadie lo está cuestionando en lo personal. Lo que se está diciendo es que las reglas del juego tienen que respetarse y que estamos con otros estándares muy superiores al pasado y que se tienen que cumplir”.

Por su parte, la abanderada de la DC, Carolina Goic expresó:

“Espero que en esto Sebastián Piñera clarifique cuál es el destino de todos sus ingresos, de todo su patrimonio. Yo quiero en esto emplazar a todos los otros candidatos, tal cual como lo he hecho yo: abrí mi declaración de impuestos. Me parece que la gente tiene derecho a saber cuáles son mis ingresos y cuántos impuestos he pagado por ellos. Espero que Sebastián Piñera, en este afán de transparencia con el cual parece comprometerse, que efectivamente lo haga, que no quede en duda frente al país dónde van a estar sus intereses ni en base a qué va a tomar las decisiones”.

Manuela Veloso, vocera del Frente Amplio, dijo:

“La ciudadanía tiene que salir a interpelar a Piñera, porque está distorsionando la información, con el claro propósito de confundir a la opinión pública. Todo el espectro político reconoce que la ley se queda corta ante un patrimonio tan grande como el de Piñera, entonces de nada sirve lo que él está ofreciendo, porque no asegura que efectivamente se desentienda de sus negocios. Su sector debiera condenar su negativa a transparentar la magnitud de su patrimonio, ¿por qué no es capaz de decirle a todas las chilenas y chilenos el valor de sus negocios?”.

Agregó:

“Su fortuna está calculada en 2.700 millones de dólares, y él sólo ha reconocido 800 millones. Y ahora, además, nos hemos enterado que sus hijos manejan parte de su patrimonio, y que los negocios que sus hijos manejan desde el extranjero quedarían fuera del fideicomiso que le está ofreciendo al país. Esto es francamente inaceptable, no olvidemos que Piñera aumentó considerablemente su patrimonio cuando fue Presidente, y que el fideicomiso que en ese entonces realizó resultó ser una farsa. Piñera ya engaño al país en su anterior mandato, y ahora vemos que quiere volver a hacerlo”.

Tras varios días de polémica en torno a la cuantía real del patrimonio del ex Mandatario, el senador Manuel José Ossandón, ironizó sobre la DIP de Piñera:

“El mismo dijo que la cifra es “subestimada por la metodología aplicada” por el Servicio Electoral. Hay que ver si la gente le cree o no le cree a Piñera”.

También aludió ácidamente al reportaje de  Ciper que reveló la existencia de una nueva sociedad de Piñera en Islas Vírgenes y que hasta sus nietos pequeños figuran como accionistas en empresas familiares:

“Mis niños son niños, por lo tanto, no tienen ninguna fortuna; para nada, y mi señora tampoco”.

Y concluyó:

“Una persona que va a ser candidato a la presidencia, que fue presidente, o que aspira a un cargo de responsabilidad política, derechamente no puede tener plata en paraísos fiscales, que son claramente para evadir impuestos. Puede que sea un ejercicio legal, pero es incorrecto”.

DEJA UNA RESPUESTA