La Madre del Cordero: Mariana Aylwin Trabaja en Fundación de Piñera

0
493

La operación política de Mariana Aylwin, con sus declaraciones en el sentido de que el electorado DC votará por Sebastián Piñera, si el candidato de la Nueva Mayoría es Alejandro Guillier, no sólo sacó roncha al interior del partido, al punto que la Junta Provincial de Atacama pidió su expulsión, sino que tampoco es gratis. De hecho aparece en el organigrama de Fundación Futuro, la plataforma personal de Piñera, desde donde se montó dicha operación.

Mariana Aylwin figura en calidad de integrante del Consejo de Redacción del área de Publicaciones para Docentes, así como de la revista Ventanal, que publica mensualmente dicha fundación.

La Fundación Futuro es uno de los emprendimientos no financieros más antiguos de Piñera, en el que participa su familia en los lugares de primera línea.

Con ese toque de pretenciosa siutiquería, típico de Piñera, la página web de la Fundación Futuro la define así:

«Fundación Futuro fue creada en 1993 con el fin de aportar un grano de arena en el desarrollo de un Chile más justo, libre y democrático.

Una milenaria leyenda anónima oriental que cuenta la historia de un anciano, enfermo y pobre que recibe dos monedas como limosna y que con una de ellas compra un pan y con la otra una flor, orientan el quehacer diario de la Fundación. Tras acceder al pan y la flor, el protagonista de la leyenda reflexiona en torno a la precariedad de su existencia y confirma que ese trozo de pan le permite tener con qué vivir que de lo contrario fallece, y esa flor le da la oportunidad de tener un por qué vivir, sin el cual también muere.

Un equipo interdisciplinario de profesionales trabaja día a día para que cada chileno, junto con satisfacer sus necesidades básicas, pueda optar a los requerimientos del espíritu».

Mariana Aylwin integra el área de publicaciones para docentes, donde forma parte del comité editorial junto al arquitecto Cristian Boza, el escritor Roberto Ampuero, el ex ministro concertacionista José Joaquín Brunner y el científico Andrés Couve.

Su producto más conocido es la revista Ventanal, publicación dirigida a los profesores, creada el año 2000, de carácter gratuito y bimensual. Actualmente llega a 30.000 docentes de las regiones Metropolitana, Valparaíso y Libertador Bdo. O’Higgins, y a través de convenios con fundaciones educacionales, a colegios de todo el país. Esta es la definición de la Fundación Futuro sobre la revista Ventanal:

«La revista, tal como dice su nombre, pretender ser una ventana no sólo para el quehacer profesional, entregando datos útiles para aplicar en la sala de clases, sino también una instancia de reflexión y entretención.

Ventanal nos ha permitido construir un puente con el mundo docente, escuchando sus demandas e intereses y, dentro de lo posible, satisfaciendo sus necesidades. Es así como se ha organizado seminarios y talleres sobre educación, ciudad, arte, por nombrar algunos y también concursos y recorridos especialmente pensados para los docentes.

Para que el profesor reciba la revista Ventanal, Fundación Futuro firma convenios con municipalidades y fundaciones educacionales, quienes son los encargados de distribuir a sus colegios las revistas. No existe el sistema de suscripción individual pero todos los números de la revista están disponibles en formato PDF».

Mariana Aylwin tiene larga relación con la educación. Es profesora de Historia y ex ministra de Educación. En la práctica, lucra con ella a través de la Corporación Aprender, de la que es Directora Ejecutiva, la cual regenta el Colegio Técnico Profesional Aprender y el Centro Educacional Sagrado Corazón.

En esta corporación, Mariana Aylwin le devuelve la gentileza a la familia Piñera, toda vez que Pablo Piñera Echenique, hermano de Sebastián, integra el Consejo.

Mariana Aylwin también preside la Fundación Oportunidad, una de las cinco fundaciones de la familia Luksic, que apunta «al mejoramiento de la calidad de la educación a través de la implementación de programas que promueven el apego, el desarrollo socioemocional, el desarrollo del lenguaje oral y escrito, la salud y el involucramiento familiar en niños y niñas» y se percibe a sí misma como “referente en innovación educacional para mejorar los aprendizajes de los niños y las prácticas en las escuelas”.

Mariana Aylwin no tiene un cargo de representación popular desde que renunció al Concejo Regional Metropolitano en noviembre pasado, ni tampoco un puesto de primera línea en la dirigencia de su partido, lo que no es óbice para sus frecuentes opiniones en nombre de la Democracia Cristiana.

Es el caso de sus recientes declaraciones referidas al caso de que Carolina Goic no participe en la primera vuelta presidencial el 19 de noviembre, no gane la primaria del 2 de julio o que el candidato de la Nueva Mayoría sea Alejandro Guillier:

«Yo creo que si la DC no lleva candidato, va a votar por Piñera. La mayoría de nuestro electorado no va a votar por Guillier, va a votar por Piñera».

Para hacer más digerible esta operación de contrabando político, inducción electoral y suplantación ideológica, agregó:

«A mí me costaría mucho votar por la derecha; probablemente votaría en blanco o anularía mi voto, pero conozco muchas personas que son demócratacristianos que dicen que, en ese escenario, votarán por Piñera».

Por cierto, omitió que nada le cuestan sus relaciones con la familia Piñera en la Fundación Futuro y la Corporación Aprender, y con la familia Luksic, en la Fundación Oportunidad.

Lejos de ello, se expresó en duros y desleales términos sobre Alejandro Guillier, pre-candidato del Partido Radical y del PS, y por tanto de su coalición:

«Aquí cualquiera cree que puede ser Presidente, pero los presidentes no se improvisan. Guillier serán un gran periodista, pero de político tiene muy poco».

Mariana Aylwin no desperdicia oportunidad para socavar la unidad de la Nueva Mayoría, y este no podía no ser el caso:

«La DC tiene que pensar más en el largo plazo, hoy la continuidad de la Nueva Mayoría como la conocemos, con partidos muy deteriorados, es una alianza desequilibrada, una alianza de izquierda con un apéndice de centro y la DC tiene que aportarle más al país, y si para eso tiene que perder para fortalecer su identidad y tomar definiciones, creo que vale la pena».

A partir de sus nexos con Piñera, es fácil comprender hacia dónde apuntan declaraciones como estas.

El objetivo de la operación política termina de armarse con las siguientes declaraciones de Piñera:

«Ayer fui a visitar a la familia Aylwin. Yo era muy amigo del ex Presidente, quien hizo un gran aporte para la recuperación democracia, y pude conversar con Mariana Aylwin. Los apoyos de buena voluntad son bienvenidos; por supuesto que aspiro a representar a una gran coalición de centro y centro derecha que una a los chilenos y no los siga dividendo, que implante la cultura del diálogo y no la de la retroexcavadora».

Más claro, echarle agua.

DEJA UNA RESPUESTA