Definición del PS: A Propósito de Derrotas y Caídas

0
182

El panorama político se va descifrando de a poco, la reciente votación del Comité Central Socialista en el cual nominan por amplia mayoría a Alejandro Guillier como abanderado de su partido, ha puesto un toque de mayor certeza en ambiente político electoral. Sin embargo esta nominación no ha estado exenta de conflictos dentro y fuera de ese Partido.

Los sectores laguistas al interior del PS han reaccionado con inusitada agresividad y mostrando una actitud que no se condice con una gesta democrática como se supone que es la resolución de un candidato presidencial en un órgano supremo de un partido. Opiniones como que es un “error histórico”, que ahora hay que ponerle contenido a Guillier, que esta opción pone en peligro la continuidad de la Nueva Mayoría, se escucharon de parte de destacados dirigentes socialistas.

Sin embargo el Nuevo Presidente del Partido Socialista, Álvaro Elizalde, puso la cuota de racionalidad al expresar:

“La propuesta del Partido Socialista es una candidatura única a primera vuelta. Consideramos que no es razonable ni es responsable con el país vender, llevar candidaturas diversas a la primera vuelta”, dijo Elizalde tras participar en la reunión del comité político en el Palacio de La Moneda. “Creemos, (dijo Elizalde) que el compromiso unitario se expresa con una candidatura única en primera vuelta… “Nos la vamos a jugar por ello”.

Por su parte Ricardo Lagos el candidato derrotado, en una teatral declaración, dice que “no soy un caudillo. Sé escuchar la voz del pueblo y someterme a su veredicto”, añadiendo la velada intimidación que según él se viene para Chile…

” He puesto todo mi empeño en llevar este mensaje a los chilenos. Pero debo admitir que en mi propio espacio político, la centroizquierda, no se ha producido una convergencia en torno a este proyecto, seguramente porque no todos compartimos el mismo sentido de urgencia ante la amenaza de una dispersión estratégica de las fuerzas progresistas y una ola de restauración mercantilista y conservadora que puede durar muchos años”. Es decir después de mí, el caos….

El Partido por la Democracia, que se queda sin abanderado, obviamente reacciona en un primer momento con vehemencia y pasión, aunque con posterioridad el Alcalde Navarrete, Presidente del PPD, morigeró esas reacciones diciendo que, “No era lo que esperábamos. Nos coloca en un espacio de debate de la centro izquierda”…y reconoce que “Hay un nuevo escenario y tenemos que ser parte de la construcción del futuro. No estamos para pasar cuentas”, agregó. “Teníamos un candidato, pero hoy día nuestro candidato es la mantención de una coalición de centro izquierda”, remarcó Navarrete.

De parte de la democracia Cristiana, la reacción también es compleja. La DC internamente está muy tensionada entre los sectores más progresistas y una derecha cada vez más activa en su seno. Para el conjunto de la DC, la opción de Lagos la veían como más amigable, era su aliado natural y en una confrontación Goic – Lagos, si perdían, no tenían problema en votar por el ex presidente.

Pero las cosas no resultaron como preveían, los socialistas proclaman a Guillier y Lagos se baja. Por eso la actitud DC es muy compleja, por que asoman en su interior los llamados de muchos de sus dirigentes históricos para tomar un camino propio, que revitalice las opciones.

democratacristianas tradicionales, como fueron las palabras del respetado dirigente DC Renán Fuentealba. En correo enviado a Ramón Briones, expresa, “para ello debemos perfilar la candidatura presidencial de Carolina Goic y llevar la misma a la primera vuelta presidencial. Cualquier resultado en ella será mejor que sucumbir a maniobras de partidos o grupos de interés, o desempeñando un papel secundario frente a la mediocridad y deslealtad de alguno de nuestros compañeros de ruta que solapadamente desean arrastrarlo a una venezolanización de la política”.

Por su parte frente a los hechos ya consumados, la Presidenta de la Democracia Cristiana, Senadora y candidata DC Carolina Goic, dice que “Ahora, el que él (Lagos) no esté presente como candidato sin duda significa re barajar el naipe, revisar las decisiones que habíamos adoptado, los caminos que se habían, de alguna manera, ido trazando.

Configura un mapa distinto”, y agregó que “nosotros hemos dicho que vamos a hacer la discusión dentro del partido, vamos a tomar nuestra determinación el 29 de abril en la junta nacional, pero sobre todo desde el punto de vista de cómo representamos a una enorme cantidad de chilenos que se identifican con el centro, que quieren enfrentar la desigualdad, que son un mundo progresista y que no se ven representados en un proyecto que se izquierdiza, y menos todavía en uno se acerca cada vez más a la derecha dura, que es lo que representa Sebastián Piñera”.

Por su parte el Partido Comunista definirá su posición en el Plano del Comité Central el próximo 21 de abril. Pero en recientes declaraciones el Presidente del PC expresó:

“Lo más probable es que tengamos dos candidatos de la Nueva Mayoría en primera vuelta”. Para el PC no hay mucha capacidad de maniobra, ya que se han cerrado las posibilidades y solo quedan tres opciones posibles, o levantar candidato propio, que es lo menos probable, o apoyar a Goic o a Guillier.

Según lo expresado por Teillier, “De los candidatos con los que hemos hablado es Guillier la persona con la cual tenemos más cercanía, (principalmente) por la forma. En los programas (de los abanderados con los que se reunió el PC durante los últimos meses) no hay tanta diferencia: todos los programas eran coincidentes en los puntos principales, lo que diferencia a Guillier es esto de decir que él quiere apelar a la ciudadanía en cualquier instancia. Eso nos acerca bastante”.

Es bastante obvio que en las bases comunistas, la opción más extendida es un apoyo a Alejandro Guillier, y desde allí, promover una unidad de acción para profundizar los cambios y las transformaciones por las cuales el PC se ha jugado durante todo este período de Gobierno, no sin problemas y contradicciones.

Otro factor que es necesario tener en consideración es la irrupción del Frente Amplio, aunque es un conglomerado emergente, sin mucha consistencia política, pero si, con un amplio uso de los espacios mediáticos, que se quiera o no, pueden influir negativamente en una candidatura de la Nueva Mayoría. Más aún cuando desde ese espacio, su discurso reiterado es enfrentar a toda costa y con todas las herramientas, no siempre limpias, a la actual alianza de gobierno.

Como vemos, si bien el panorama se ha desenredado, sigue siendo extremadamente complejo, sobre todo al interior de la Nueva Mayoría. Lo que más tensiona el ambiente, es la posible determinación del PDC de no ir a primarias con Guillier y llevar a Carolina Goic como candidata DC para definir todo en una segunda vuelta.

Esta opción es muy probable, lo cual suscita que para el resto de los partidos de la NM que llevarían a Guillier como candidato, es una obligación el presentar una opción extremadamente unitaria, que concite amplios consensos con un programa claramente de transformaciones de cara a la ciudadanía, sin dejar fuera la necesidad que en una segunda vuelta esta propuesta necesariamente debe incluir a la Democracia Cristiana.

Hoy más que nunca el llamado a construir una mayoría que haga posible derrotar a la derecha, para poder impulsar los cambios y transformaciones que se comenzaron a gestar en el Gobierno de la Presidenta Bachelet. Ese es el principal desafío. Es de esperar que la racionalidad política prevalezca y todos los partidos acepten ir a una elección primaria, que determine democráticamente y de cara a la ciudadanía cual será el candidato único a las próximas elecciones.

Pero si esa alternativa no se diera, es aún más fuerte el compromiso de aportar cada uno con la cuota necesaria de prudencia, un espíritu unitario y colaborativo para hacer triunfar en segunda vuelta al candidato que represente mejor los anhelos de transformaciones que Chile reclama y necesita.

DEJA UNA RESPUESTA