Insólito: Remueven a la Alcaide por Robo Armas en Punta Peuco

0
358

La mayor Rosa Alejandra Puentes, que desde marzo era alcaide de Punta Peuco, fuera separada de sus funciones, mientras se investiga una sustracción de armas desde el arsenal del presidio.

{source}
<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>
{/source}

Graves hechos provocados por un grupo de gendarmes motivaron que la mayor Rosa Alejandra Puentes, que desde marzo era alcaide de Punta Peuco, fuera trasladada de sus funciones.

La medida se adoptó luego de que un grupo de gendarmes asignados a la primera línea externa de seguridad del penal fueran investigados por el robo de un fusil y una subametralladora de Famae, además de municiones desde la sala de armas de ese centro penitenciario.

Los hechos ocurrieron el 24 de noviembre y no salieron a la luz pública hasta que el día 30 de ese mes.

La denuncia recibida por El Mercurio señalaba que al anochecer de ese jueves «varios gendarmes estuvieron bebiendo alcohol, entre ellos el suboficial Jara, quien estaba de turno como suboficial. Este hecho por sí solo reviste una situación de extrema gravedad ya que se supone que quienes deben velar por la seguridad del recinto y de los internos de dicho penal se encontraban ebrios. Sin embargo, esta situación es mucho más grave aún pues en circunstancia no esclarecidas fue sustraído armamento de guerra de la sala de guardia».

Solo se percataron de lo ocurrido al día siguiente. Al penal concurrieron el director regional de Gendarmería, un equipo de seguridad y funcionarios de la PDI.

El día 26 -según las fuentes- se recuperó el armamento «que había sido sustraído por funcionarios del penal aprovechando que el encargado de controlarlo estaba ebrio».

{source}
<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>
{/source}

La respuesta

La institución respondió al anochecer del 30 de noviembre a la consulta, con un comunicado público. Este señalaba que la Dirección Regional Metropolitana instruyó la realización de un sumario administrativo interno por el extravío de las armas y municiones, que posteriormente fueron encontradas en el mismo recinto, «en un sector cercano y al que no tiene acceso la población penal».

También se señaló que se denunció lo ocurrido al fiscal jefe del Ministerio Público de la Jurisdicción de Chacabuco.

Del mismo modo, informó que para mejorar las condiciones indagatorias, Gendarmería dispuso la redestinación de la jefatura de la unidad. El director de Gendarmería, Jaime Rojas, ratificó que en los traslados se incluyó a la propia alcaide, quien en marzo había reemplazado a Jonny Avilés.

«En Punta Peuco se han tomado dos medidas: una, instruir sumario administrativo para establecer responsabilidades respecto de la eventual sustracción de armamento y municiones; y por otro lado, se tomaron medidas de separación de algunos oficiales que fueron destinados a otras unidades mientras tanto se esclarecen los hechos con el sumario», dijo.

Respecto de la situación de la alcaide Rosa Puentes, explicó que «la primera medida administrativa que tomé, a través de la Subdirección Operativa, fue pedirle el traslado con el objeto de facilitar la investigación».

En paralelo al sumario interno, avanza una investigación del Ministerio Público, informó el director nacional, Jaime Rojas.

DEJA UNA RESPUESTA