Municipales: El Deseo Mayoritario

0
107

Los medios de comunicación del país, en manos de la Derecha criolla, han instalado que el resultado de las recientes elecciones municipales no sólo favorece ampliamente a su sector político, sino que ya está prácticamente sellada su victoria en las elecciones parlamentarias y presidenciales que se realizarán en algo más de un año.

{source}
<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=”adsbygoogle”
     style=”display:block”
     data-ad-client=”ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=”2173848770″
     data-ad-format=”auto”></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>
{/source}

Sin embargo, un análisis un poco más acabado de los números señala que en las elecciones a Alcaldes, la Derecha sólo eligió tres más que la Nueva Mayoría -144 contra 141 respectivamente- independientemente de sus bulladas victorias en algunas comunas emblemáticas como Santiago, Providencia, Ñuñoa y Maipú. En términos porcentuales: 37.85% de la NM contra 38.45% de la Derecha.

{source}

    <script type=”text/javascript”>

    window._ttf = window._ttf || [];

    _ttf.push({

    pid : 55048

    ,lang : “es”

    ,slot : ‘[itemprop=”articleBody”] > p’

    ,format : “inread”

    ,minSlot : 3

    ,components : { mute: {delay :0}, skip: {delay :0} }

    ,css : “margin: 0px 0px 12px;”

    });

    (function (d) {

    var js, s = d.getElementsByTagName(‘script’)[0];

    js = d.createElement(‘script’);

    js.async = true;

    js.src = ‘//cdn.teads.tv/media/format.js’;

    s.parentNode.insertBefore(js, s);

    })(window.document);

    </script>

    {/source}

Paralelamente, en las elecciones a Concejales, la Nueva Mayoría superó por un margen muy superior a la Derecha obteniendo 1208 Concejales contra 916, lo que representa un 47.11% de la NM contra un 39.5% de la Derecha.

En consecuencia, si se analiza el cuadro general de los resultados a nivel nacional, resulta bastante poco objetivo difundir la idea de una arrolladora victoria o de un “terremoto electoral”, como titulaba El Mercurio su edición del día siguiente de las elecciones.

Con este señalamiento no pretendo menoscabar el hecho de que la votación de la Derecha creció en comparación con los resultados del 2012 y mucho menos ignorar el claro llamado de atención que la ciudadanía hace al gobierno de la Nueva Mayoría.

Y es precisamente en este último aspecto que me quiero detener.

Nuestro país ha cambiado significativamente en estos últimos años. Un gran número de ciudadanos y ciudadanas se abstuvieron de ir a votar el domingo pasado, principalmente los que apoyaron a la Nueva Mayoría en el pasado. Pero al mismo tiempo, un número creciente de esos mismos hombres y mujeres están dispuestos a salir a la calle a manifestarse por causas como la educación gratuita y de calidad o por el cambio del sistema de pensiones.

Sin lugar a dudas hay un deseo mayoritario de avanzar hacia un país más justo y solidario, de mejorar nuestra democracia y recuperar derechos básicos, sin que ellos se transformen en negocios de puro lucro particular, tales como el derecho a la salud, educación, vivienda, trabajo digno, equidad de género y un largo etcétera.

Por ende, es innegable que dejando de lado a un número importante de personas que abultan los porcentajes de abstencionismo por múltiples razones complejas de analizar -y que constituyen, además, un fenómeno presente en mayor o menor medida en todos los continentes- hay una masa muy importante de chilenos y chilenas para quienes la abstención el domingo fue una clara manifestación de desafección ya no con los cambios y reformas que impulsa este gobierno, sino con la efectividad, eficiencia, profundidad y ritmo de dicho proceso.

Estamos ante una ciudadanía que espera y exige el fiel cumplimiento de lo que se le prometió y por lo que votó en las últimas elecciones presidenciales. Indudablemente, muchos electores han expresado su rechazo a las cosas mal hechas y ya no están dispuestos a seguir permitiéndolo.

Como conclusión de este análisis muy preliminar, se puede señalar que este llamado de atención tiene que ser escuchado por la Nueva Mayoría. Hay tiempo para corregir de verdad la forma en que se hacen las cosas, para avanzar con mayor firmeza, eficiencia y oportunidad en los cambios que la ciudadanía espera. Desoír ese llamado de atención y frenar este proceso de cambios podría tener consecuencias muy negativas para la NM en las próximas contiendas electorales.

 (*) Director ICAL

{source}
<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=”adsbygoogle”
     style=”display:block”
     data-ad-client=”ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=”2173848770″
     data-ad-format=”auto”></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>
{/source}

Fuente: ICAL

{source}

    <script type=”text/javascript”>

    window._ttf = window._ttf || [];

    _ttf.push({

    pid : 55048

    ,lang : “es”

    ,slot : ‘[itemprop=”articleBody”] > p’

    ,format : “inread”

    ,minSlot : 3

    ,components : { mute: {delay :0}, skip: {delay :0} }

    ,css : “margin: 0px 0px 12px;”

    });

    (function (d) {

    var js, s = d.getElementsByTagName(‘script’)[0];

    js = d.createElement(‘script’);

    js.async = true;

    js.src = ‘//cdn.teads.tv/media/format.js’;

    s.parentNode.insertBefore(js, s);

    })(window.document);

    </script>

    {/source}

DEJA UNA RESPUESTA