Presidente del Partido Comunista Dispara de Frente a la Coyuntura

0
206

En entrevistas al diario Pulso y la revista Caras, el presidente del Partido Comunista, diputado Guillermo Teillier, habló de frente ante la contingencia política. Sobre el futuro del Comité Político de La Moneda sostuvo que “se va a medir con el resultado de la elección municipal” y no cerró la puerta a que haya otros ajustes ministeriales. Aseguró que la Nueva Mayoría va a continuar, con ese u otro nombre, y dijo que sectores de izquierda han perdido la brújula.

{source}
<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>
{/source}

Dijo que la ex Ministra Javiera Blanco “se veía débil”, pero precisa que ella recibió situaciones desastrosas. Sobre la salida de Máximo Pacheco como titular de Energía, para irse a equipo de campaña de Ricardo Lagos, Teillier opinó que “ahí funcionó la grúa”.

Frente a las críticas al ministro Nicolás Eyzaguirre, el presidente del PC llamó a “no echarle la culpa al empedrado”, pidió que antes de criticar al funcionario, los senadores y diputados de la Nueva Mayoría se pongan de acuerdo en el trabajo.

El presidente del PC reveló que “no hemos descartado” candidaturas parlamentarias de los ministros de la colectividad, Claudia Pascual (Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género) y Marcos Barraza (Ministro de Desarrollo Social).

Advirtió que “si van candidatos (presidenciales) de la NM por fuera en primera vuelta fortalecemos a Piñera”. Volvió a decir que la Nueva Mayoría “debe seguir”. Y echó una mirada a lo que se denomina “sectores más a la izquierda” del conglomerado oficial.

{source}

    <script type=»text/javascript»>

    window._ttf = window._ttf || [];

    _ttf.push({

    pid : 55048

    ,lang : «es»

    ,slot : ‘[itemprop=»articleBody»] > p’

    ,format : «inread»

    ,minSlot : 3

    ,components : { mute: {delay :0}, skip: {delay :0} }

    ,css : «margin: 0px 0px 12px;»

    });

    (function (d) {

    var js, s = d.getElementsByTagName(‘script’)[0];

    js = d.createElement(‘script’);

    js.async = true;

    js.src = ‘//cdn.teads.tv/media/format.js’;

    s.parentNode.insertBefore(js, s);

    })(window.document);

    </script>

    {/source}

Guillermo Tellier ‘Hay Sectores de Izquierda que han Perdido la Brújula’

Paula Palacios
    
“Una gran experiencia”. Así evalúa el diputado Guillermo Teillier estos tres años que va a cumplir el PC en la administración de Bachelet, considerando las dudas que tenían de ingresar y que las dos veces que han estado en un gobierno, han terminado mal.

Primero fue la denominada Ley Maldita —que declaró la ilegalidad del Partido Comunista— que los dejó fuera del mandato de Gabriel González Videla (1948), y luego el derrocamiento de Salvador Allende en 1973.

Al parecer, la tercera es la vencida; aunque Teillier aclara que con Bachelet también hubo un momento de peligro cuando, tras el primer cambio de gabinete  y la ralentización de la economía, varios anunciaron —incluso dentro de la Nueva Mayoría (NM)— el abandono definitivo de las reformas.

“Nosotros estábamos aquí por ellas, no por otra cosa.

Sin embargo, la Presidenta mostró voluntad política al anunciar el realismo sin renuncia. Por tanto, seguimos adelante”.

Desde entonces, el apoyo de los comunistas a la mandataria pareciera ser incondicional. Al punto que, mientras varios de sus socios de la NM han criticado la improvisación de las reformas y han intentado desprenderse de la imagen de Bachelet por el bajo apoyo, el timonel PC se declara satisfecho y defiende lo realizado, haciendo oídos sordos a quienes pretenden corretearlos.

Descarta el término de la NM y que el PC vaya a emigrar y formar un nuevo pacto:

“Estamos contentos de haber hecho tanto en tan poco tiempo. Las reformas eran necesarias y de alguna manera cambiarán el futuro de Chile”.

—La gente no se ve tan optimista como usted, según muestran las encuestas.

«Hubo una campaña en contra de las reformas y el Ejecutivo tampoco las ha comunicado bien. Aun así, existe la paradoja de que si bien el gobierno y el Parlamento están muy desprestigiados, las reformas tienen un apoyo superior al 40% y otras alcanzan incluso el 60%, por tanto, no es cierto que son las responsables del momento económico y de la desconfianza. Esta última se acrecentó por la relación perversa entre política y negocios que tocó a la Presidenta. Sin embargo, está volviendo la confianza porque aprobamos leyes muy drásticas de transparencia y en la campaña municipal hemos explicado los beneficios».

—Jorge Arrate, ex presidenciable del PC dice que este gobierno fracasó porque no le dio a la ciudadanía la posibilidad de decidir.

«Por primera vez se dan vestigios de participación social como ha ocurrido con la creación de los ministerios de Cultura y de Pueblos Indígenas, con la reforma educacional,  con el cambio a la Constitución… Que Arrate me dé un ejemplo de participación anterior que no sea en el período de Allende. Como ex ministro de Lagos y Frei firmó varias leyes que ahora estamos cambiando».

—¿No reconoce errores?

«Dígame cuáles fueron mal hechas».

—La reforma tributaria presentó problemas técnicos y no logró sustentar la educacional que aún sigue truncada.

«Las leyes no son perfectas. Todo el mundo sabe que la reforma a la educación era un proceso de varios años. No hay improvisación en los proyectos, lo que existe es una disparidad enorme de opiniones en una coalición de tantos partidos».

—Tanta conformidad del PC, mientras movimientos de izquierda creen que se frenó  el impulso reformista del gobierno.

«Nosotros ya hicimos ese camino testimonial, de querer los cambios de inmediato y a fondo. Todos tenemos los mismos objetivos, el problema es cómo llegamos ahí. Si el PC no se hubiera incorporado al gobierno, seguiríamos en el testimonio y no habríamos logrado abrir paso a tantas cosas. Hay sectores de izquierda que han perdido la brújula en ese sentido, y no los critico; pasé por ese camino. Si hubiera estado fuera, también habría tratado de que se cumplan los compromisos, pero participando, no centrándome en ser oposición.

—¿Ellos perdieron la brújula o los comunistas se renovaron?

«Comunistas renovados no hay; no hemos cambiado nuestros principios ni objetivos. Seguimos luchando por ellos, pero de acuerdo a las condiciones del país, de la sociedad y de las correlaciones de fuerzas; si no, no se puede avanzar. Como gobierno, aún tenemos la deuda de una educación superior gratuita y de calidad para todos».

—¿De verdad los comunistas están convencidos de financiar a los más ricos?

«Si los más ricos pagan más impuestos, sí. ¿Sabía usted que casi un 80% de la reforma tributaria la paga el 0.1% de los chilenos con más dinero? Eso refleja la desigualdad y lo necesaria de esta reforma… Soy partidario de hacer más adelante una nueva reforma tributaria. En países europeos con políticas sociales sólidas, la carga tributaria es de 40% y no sólo para los más ricos.

—¿Estamos en condiciones de pagar eso?

«No, aún somos subdesarrollados. Hay que hacer antes cambios más profundos. Están los que creen que todo depende de los privados para que la economía mejore, mientras otros pensamos que además el Estado debe dar facilidades para que la actividad privada se desarrolle con una mirada de país distinta, donde no sólo vengan a invertir, para luego llevarse las materias primas y grandes utilidades. Chile necesita reconvertir y diversificar su economía con nuevas tecnologías y sistemas de servicios. En los países desarrollados, el Estado coloca, por ejemplo, el 40% de infraestructura que permite mayor inversión extranjera (porque se abaratan los costos), más producción local —por tanto, aumento del empleo— y establecer reglas claras que aseguren una retribución al país; ¡no puede ser que nos quedemos sin nada!

“Somos la piedra de tope”, asegura Guillermo Teillier en respuesta a Jorge Burgos y a varios otros DC que acusan una fuerte influencia comunista en La Moneda, la cual —según ellos— no le haría bien a la NM ni al país.

“Decían que estaríamos en la calle, que seríamos los díscolos… Hemos demostrado ser muy responsables, aunque en su momento votamos en contra del salario mínimo propuesto por el gobierno. Y ahora nos vemos en serios aprietos de apoyar o no el reajuste al sector público, por lo que ¡se nos acusa de todo! Pero resulta que no hacen el mismo escándalo cuando senadores oficialistas se opusieron a la elección de gobernadores, metiéndose al bolsillo los acuerdos”.

—Por otro lado, sectores de izquierda los llaman traidores por alinearse con el poder.

«No nos hemos retirado del campo social. Algunos dicen que perdimos en influencia, pero no. Es cierto que no hemos dirigido la Confech en los últimos años, pero no porque bajamos en las votaciones, sino porque otros se asociaron para evitarlo».

—Pero perdieron la CUT…

«Hubo una elección anómala en que dejaron fuera una cantidad de federaciones y sindicatos nuestros con los que ganábamos».

—¿Se sienten el chivo expiatorio?

«Pero si en este país se hizo un golpe de Estado, ¡y culparon a los comunistas! Gabriel González Videla también culpó al PC para reprimir a los trabajadores del carbón y aplastar la movilización social. Y se sigue hasta ahora con esa impronta».

—¿Con qué intención cree usted?

«No sé cuál habrá sido, por ejemplo, la intencionalidad de Burgos, pero el nuevo ministro de Interior tiene otro discurso sobre el PC. El, al tener esa visión de que a  nadie se le puede censurar, ha ganado terreno. Mario Fernández se ha dedicado a gobernar; fue lo que le faltó a Burgos quien se puso en una posición muy ideológica».

—Hay quienes creen que tanto Burgos como Ricardo Lagos exageran una crisis para establecer una agenda conservadora.

«Solo le digo que cuando Lagos señaló que no sabía si este gobierno llegaba a término, le salí al paso y varió su discurso. El cuestiona esta administración para levantarse como presidenciable. Sabrá que si se pone del lado de las reformas, este proceso debe continuar como Nueva Mayoría, para consolidar lo que se ha hecho».

—¿Pretende ponerle fin, entonces?

«No quiero poner intenciones a ningún candidato. Como partido decidimos no participar en la cuestión presidencial hasta después de la municipal. Esta nos dirá cómo viene la mano».

—¿De ese balance dependerá la continuidad de ustedes en la coalición?

«No, ésta debe seguir, llámese como se llame».

—¿Con o sin la DC?

«La gran mayoría está por seguir, aunque dicen que un sector de la DC estaría por saltarse las primarias para avanzar a la segunda vuelta. Si llegan a esa instancia con alguien de derecha, la NM nos veríamos obligados a apoyarlos; ahora, si quedan en competencia frente a un candidato nuestro, ellos asumen que la derecha los respaldaría para cerrarnos el paso a nosotros. Esa sería la táctica, pero no la creo».

—El Frente Amplio de Izquierda los invitó a un nuevo pacto, ¿es opción?

«No le cerramos las puertas, pero como le decía, ya pasamos por ese camino. Estuvimos muchos años, pero nuestras propuestas no fructificaban…  Quizás ahora, con el nuevo sistema electoral y la promesa de cambio constitucional puedan gestar algo más, aunque aún  falta consolidar el proceso de reformas y a ellos no los he visto claros en eso. Demuestran solo disconformidad contra el gobierno. En muchas cosas estaremos de acuerdo, pero eso no implica hacer pactos.

—Debe ser difícil mirar para el lado cuando se está en el poder.

«No estamos por cuotas de poder, sino por las transformaciones. Lo que viene es consolidar las reformas, aun cuando quedaron cosas por hacer, como el proyecto de regionalización, cambio a la Constitución, implementar la nueva ley de Educación Pública y modificar el sistema previsional y de salud.  Es hora de pensar en una nueva estrategia de desarrollo; una mirada distinta  y que no veo en ningún presidenciable».

—¿Usted está disponible?

«Tendría que responder lo mismo que Daniel Jadue: si el partido me lo pide, no me podría negar. Sin embargo, la prioridad será el que nos dé garantía de un programa, de desarrollo, que consolide las reformas y responda a nuestras peticiones».

Fuente: Caras

{source}
<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>
{/source}

«El comité político también se va a medir con el resultado de la elección municipal» 

Frente a las críticas que ha recibido el ajuste ministerial, el presidente del PC, Guillermo Teillier, llama a “no echarle la culpa al empedrado”. El diputado advierte que “es posible que haya un nuevo ajuste ministerial y que haya otros ministros que quieran salir para ser candidatos”, así como “pudiera darse que otro ministro salga para ir a apoyar a otro candidato”.

¿Coincide en que el ajuste ministerial fue muy acotado?

-La Presidenta Bachelet aprovechó para que salieran dos ministros que seguramente le habían solicitado salir, el de Bienes Nacionales (Víctor Osorio), porque va a ser candidato, y (Máximo) Pacheco porque quiere ser o va a ser el jefe de campaña de Ricardo Lagos. Pero a mí me parece que sí estaba en los planes del Gobierno que saliera la ministra Blanco, porque se veía muy débil, y esto fue la gota que rebalsó el vaso. Y no estoy culpando a la ministra, a ella le tocó recibir en su administración una situación desastrosa del Sename, lo de Gendarmería y también toda la situación del Registro Civil. Entonces, aparecen muchas cosas que aunque pueda no ser la responsable directa, es la ministra que tendría que haberse preocupado. Esa salida era inminente, ahora, fue un cambio acotado porque todavía tiene que observarse más, qué va a pasar con las elecciones, tiene que pensarse el resto del Gobierno y sus reformas pendientes, así que es posible que haya un nuevo ajuste ministerial y que haya otros ministros que quieran salir para ser candidatos parlamentarios porque la fecha vence el 20 de noviembre.

¿Qué opina de la salida de Pacheco? Algunos acusaron que el acto de Lagos como eventual candidato perjudicó a la Presidenta.

-Lagos ha dicho claramente que es candidato, no disimula mucho. Ese es el peligro de cuando los jugadores de fútbol son buenos: funcionan las grúas y se los llevan a otros lados. Ahora, el ex ministro de Energía venía demostrando una voluntad clara de que quería trabajar con Lagos, manifestaba que lo quería escuchar y que él era absolutamente ‘laguista’. Entonces, creo que lo ético, lo correcto, era que renunciara, porque si hubiera seguido haciendo campaña desde el gabinete eso no era ético. Recordemos que a la Presidenta le llamó la atención al ministro del Interior y a todos los ministros para que no se inmiscuyeran en las candidaturas presidenciales. Por eso creo que el ex ministro de Energía entendió el mensaje, prefirió dar un paso al lado e irse inmediatamente a trabajar con quién es su candidato, y pudiera darse que otro ministro salga para ir a apoyar a otro candidato también.

¿La salida de Pacheco debilita al Gobierno?

-No tendría por qué debilitarlo. En las reformas que vienen el ex ministro Pacheco poco tiene que ver, él ya hizo su trabajo, en su ministerio está determinada la estrategia y hechas las licitaciones y negociaciones, y el ministro que viene tendrá que seguir la senda trazada. A lo mejor viene un acomodo no sólo de gabinete, sino que de otros funcionarios después de las elecciones, pensando cómo está el ambiente político, pero sobre todo para encarar las reformas que vienen. Queda el proyecto de nueva educación pública -que está empantanado en el Senado-, la reforma de educación superior, que están con ciertos problemas, la reforma del sistema administrativo del país con la elección de intendentes está complejo, y quedan otras cosas que hay que sacar en plazos acotados, como lo de las pensiones, donde veremos si funciona o no el acuerdo nacional y qué medidas tomará el Gobierno.

¿Cómo ve la situación del ministro Eyzaguirre?

-No creo que se deba tomar una actitud casi personal en relación a un ministro. Pero puede tener deficiencias, como todo ser humano, ahora el trabajo de él no es muy fácil porque tiene que lidiar con las incomprensiones, las diferencias, los matices, tiene que poner de acuerdo a todos los sectores. No quisiera estar en sus zapatos.

¿Qué deficiencias le ve a Eyzaguirre?

-No sé, a lo mejor prever más las situaciones. Por ejemplo, en esto de la ley exprés, no sé si en la Segpres sacaron la cuenta de que no estaban todos los diputados de la Nueva Mayoría en Chile para empezar. No sé si la derecha en un comienzo había dicho que estaban dispuestos a hacer una ley para reparar el error, parece que primero dijeron que sí y después rotundamente que no. La derecha se empecinó en una posición anti Gobierno absoluto con la intención de que esto fuera un golpe político hacia La Moneda, no para resolver el problema, siendo que se podría haber resuelto.

Tras el ajuste, varios insistieron en responsabilizar a Eyzaguirre.

-Es como echarle la culpa al empedrado. Todos somos responsables en relación a las reformas, entonces, si viene la crítica desde los senadores, bueno, que primero se pongan de acuerdo, igual que los diputados: pongámonos de acuerdo, y después critiquemos al ministro. Porque esas críticas de que no cuadra (a la Nueva Mayoría), bueno, no puede cuadrar porque no es el presidente de la Cámara, ni es jefe de comités, y no es del poder Legislativo, sino que del Ejecutivo.

Pero podrían haber previsto las condiciones que enfrentó el proyecto de ley corta.

-Eso puede ser la falta de prolijidad de un momento, pero yo he visto al ministro lidiar  con varios proyectos en los que finalmente han conseguido la cantidad de votos necesarios y hasta nosotros a veces hemos votado en contra. Pero así es el trámite legislativo, no le echemos la culpa al empedrado, supongamos que sale Eyzaguirre, ¿va a mejorar el proceso legislativo? ¿Quién tiene la barita mágica para alinear a los senadores, diputados y donde hay tantos matices? Es muy complicado. No es que lo esté defendiendo, pero yo no he visto un error manifiesto de Eyzaguirre,

Antes podían impulsar proyectos en bloque como oficialismo.

-Sí, pero a inicios del Gobierno cuando la Presidenta Bachelet tenía un 60% de la opinión pública favorable, el Gobierno tenía sobre el 50%, y hoy estamos en el 25%. Es distinto, muy distinto. Estamos en vísperas de la elección presidencial, en que mantener la lealtad con un Gobierno es complejo y difícil. Hasta ahora se ha mantenido la lealtad con el Gobierno en la mayoría de la Nueva Mayoría.

Líderes de la NM han pedido ajustes al comité político, ¿está de acuerdo?

-No veo la necesidad tan urgente de intervenir el comité político, realmente. No sé qué ganamos con esto en este momento.

¿Y para después de la elección?

-Es que esperemos el resultado de la elección. En cierto modo el comité político también se va a medir con el resultado de la elección municipal. Por algo es el comité político. Los resultados de la elección serán un índice del éxito que ha tenido ese comité político. La abstención es problema de todos, no del Gobierno o la Nueva Mayoría, pero si la NM mantiene su fuerza es un buen índice, y de que no ha sido tan malo el trabajo del comité.

Dice que otros ministros podrían salir del gabinete para asumir candidaturas parlamentarias o apoyar a otros presidenciables, ¿reevaluarán el futuro de los ministros de su partido, Pascual y Barraza?

-Todo lo presidencial, las candidaturas parlamentarias, lo vamos a definir después, con los resultados de las municipales a la mano. Ahí vamos a ver si conviene o no, porque tienen que decirlo las cifras, no es una cosa de voluntad no más. Tenemos que poner una base en que afirmarnos, y lo vamos a decidir con toda tranquilidad, si hay tiempo hasta el 20 de noviembre.

Entonces, no han descartado candidaturas de lo ministros del PC.

-No, no lo hemos descartado.

¿Como PC quieren integrar el Senado?

-Nos gustaría llegar al Senado, evidentemente.

¿En qué circunscripción tendrían más efectividad? Dicen que en el norte.

-Efectivamente hay posibilidades en el norte, podríamos pensar otras también. Pero, como le digo,  lo estamos pensando.

¿Y los ministros Pascual y Barraza serían materia dispuesta?

-Materia dispuesta, evidentemente.

¿Cómo ve la posición y el escenario de la NM ante Piñera? Más allá de la interna oficialista.

-La presidencial va a ser peleada, no va a ser una disputa fácil. Ahora, pienso que si la Nueva Mayoría se mantiene unida tiene altas posibilidades de ganar una nueva contienda presidencial, pero si empiezan a surgir las candidaturas en primera vuelta, no se va a una primaria ni se discute un programa, lo veo complejo. Aunque la derecha también tiene sus problemas.

Pero la diferencia es que Chile Vamos tiene un candidato con evidentente ventaja sobre los otros de su mismo bloque.

-Claro, ahí tiene la ventaja Piñera. Por eso le digo, si la NM se mantiene unida y vamos todos con un programa aprobado a una primaria creo que eso nos da la fortaleza a nosotros, pero si van candidatos de la NM por fuera en primera vuelta fortalecemos a Piñera, no me cabe duda.

¿Ahí se quiebra la NM?

-Lo más probable es que sí, porque se empieza a pensar en otras cosas.

Sectores DC plantean ir por fuera de la NM en primera vuelta.

-Si un partido se va, ya no hay Nueva Mayoría, eso es evidente.

En sus últimas intervenciones Lagos se ha arrepentido del CAE, pero también defendió las consesiones, ¿le queda clara su posición?, ¿cómo ha leído sus últimas afirmaciones?

-No lo he leído mucho, pero sé que incluso él encontró valioso que los comunistas hubiéramos decidido ingresar al Gobierno con la Nueva Mayoría. Eso habla de la necesidad de continuar juntos para adelante, porque si no seguimos juntos ninguna candidatura se sustenta, eso está claro. La Nueva Mayoría es garantía de todas las candidaturas.

¿Han tenido contacto con otros partidos o candidaturas por el próximo programa de Gobierno?

-Con otros partidos sí, tengo entendido que los institutos y las comisiones programáticas están trabajando, ya han habido contactos bilaterales. Los partidos están empezando a publicar acercamientos a ideas programáticas, lo he visto en los PS, la DC, nosotros, el Partido Radical dice que está trabajando full time para su candidato, lo que me parece muy bien.

Pero en paralelo a esos equipos partidistas, los candidatos también están armando otros, ¿cuándo deberían empezar a coordinarse con ellos también?

-Después de las municipales va a venir un plazo en que tendremos que discutir aceleradamente sobre el programa, en un periodo de dos o tres meses, en serio, muy en serio. Después de las municipales nosotros conversaremos con todos los presidenciables y será sobre el programa, para compartir nuestras ideas.

Fuente: Pulso

{source}

    <script type=»text/javascript»>

    window._ttf = window._ttf || [];

    _ttf.push({

    pid : 55048

    ,lang : «es»

    ,slot : ‘[itemprop=»articleBody»] > p’

    ,format : «inread»

    ,minSlot : 3

    ,components : { mute: {delay :0}, skip: {delay :0} }

    ,css : «margin: 0px 0px 12px;»

    });

    (function (d) {

    var js, s = d.getElementsByTagName(‘script’)[0];

    js = d.createElement(‘script’);

    js.async = true;

    js.src = ‘//cdn.teads.tv/media/format.js’;

    s.parentNode.insertBefore(js, s);

    })(window.document);

    </script>

    {/source}

 

DEJA UNA RESPUESTA