Triatlón: el Dramático Final de los Hermanos Brownlee y el Título ‘In Extremis’ de Mario Mola

0
236

El español Mario Mola se proclamó este lunes campeón del mundo de triatlón al entrar en quinto lugar en la prueba de Cozumel, México, después de que el británico Jonathan Brownlee sufriera un golpe de calor que le impidió cruzar la meta en primer lugar y, con ello, llevarse el título mundial.

<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=”adsbygoogle”
     style=”display:block”
     data-ad-client=”ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=”2173848770″
     data-ad-format=”auto”></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

El medallista olímpico sudafricano Henri Schoeman ganó la prueba de este domingo con un tiempo de 1h 46:50, seguido de Jonathan Browlee (1h 47:08), su hermano Alistair Bronwlee (1h 47:08), el sudafricano Richard Murray (1h 47:35) y Mario Mola (1h 47:36).

    <script type=”text/javascript”>

    = || [];

    _ttf.push({

    pid : 55048

    ,lang : “es”

    ,slot : ‘[itemprop=”articleBody”] > p’

    ,format : “inread”

    ,minSlot : 3

    ,components : { mute: {delay :0}, skip: {delay :0} }

    ,css : “margin: 0px 0px 12px;”

    });

    (function (d) {

    var js, s = d.getElementsByTagName(‘script’)[0];

    js = d.createElement(‘script’);

    js.async = true;

    js.src = ‘//cdn.teads.tv/media/format.js’;

    s.parentNode.insertBefore(js, s);

    })(window.document);

    </script>

   

 

Mola ganó el título del campeonato mundial con 4.819 puntos después de nueve jornadas. Tras él quedaron Jonathan Brownlee, con 4.815, y el español Fernando Alarza, noveno hoy en Cozumel, con 4.087. La imagen de la jornada es, sin duda, la entrada de los hermanos Brownlee en meta. Alistair, el mayor, el campeón, lleva agarrado a su hermano, con la mirada perdida y sufriendo temblores.

El triatlón de Cozumel se disputó con un fuerte calor y humedad, lo que condicionó el desarrollo de la prueba. Mola, quien llegó a México con ventaja en el ‘ranking’ del campeonato mundial, terminó la prueba de natación con 22 segundos de desventaja respecto a Jonathan Brownlee, el único que podía arrebatarle el título de la temporada. La situación se complicó para el español en la prueba de ciclismo, en la que el campeón olímpico Alistair Browlee trabajó para su hermano junto con otros seis competidores.

En la primera parte, los siete cobijaron a Jonathan, no lo pusieron a rotar adelante y lo llevaron en volandas hacia el final de la prueba para distanciarse del español, que se bajó de la bicicleta con una desventaja de un minuto y 33 segundos. Al poco de comenzar la carrera a pie, Jonathan impuso un fuerte ritmo que le llevó a distanciarse de Schoeman y marchar hacia lo que parecía una clara victoria por su parte, pese a los más de 30 grados de temperatura y 90% de humedad reinante en la zona.

Por detrás, con posibilidades casi nulas de ganar el campeonato, dado que Jonathan parecía tener el triunfo al alcance de la mano, Mola se limitó a hacer su trabajo, pasando del duodécimo puesto al quinto y enfilando en ese puesto hacia la línea de llegada.

Cuando estaba a punto de ver la meta y título mundial, Jonathan comenzó a perder la armonía de su paso, miró hacia atrás y quedó claro que pasaba por un fuerte bajón físico, algo confirmado segundos después cuando se tambaleó por lo que parecía un golpe de calor.

Alistair se apresuró a ayudar a su hermano y lo abrazó para tratar de llegar con él a la meta, lo cual facilitó la victoria de Schoeman. Tras él cruzó la línea de llegada Jonathan Brownlee, quien a un metro de la meta fue empujado por Alistair para pasar la meta y caer al suelo con una deshidratación severa. Alistair, campeón olímpico en Río de Janeiro, se colocó tercero, Murray, cuarto, y Mario Mola acabó quinto, suficiente para ganar el título mundial, luego de haber sido subcampeón en 2014 y 2015 y de haber ganado en Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos), Gold Coast (Australia), Yokohama (Japón) y Hamburgo (Alemania).

Los hermanos Brownlee, a pesar de la derrota, volvieron a demostrar que solo Javi Gómez Noya les hace sombra en el triatlón mundial. Consiguieron el oro y la plata en Río y Jonathan ha sido segundo en el mundial, a pesar de que no planeó específicamente esta temporada, pues el objetivo de todos los triatletas era la cita olímpica. Los dos demostraron allí su calidad y su coraje, algo que fue resaltado por el propio Mola tras la prueba de Brasil y que se volvió a ver de forma elocuente en la última prueba del campeonato del mundo.

Fuente: El Confidencial

<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=”adsbygoogle”
     style=”display:block”
     data-ad-client=”ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=”2173848770″
     data-ad-format=”auto”></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

youtube}liCRrheKIOI |600|450|0{/youtube}

Cuando la deportividad se entiende mal y el reglamento se aplica peor

Raimundo Ortega

Es imposible practicar este deporte sin admirar a los atletas profesionales. Son verdaderos fenómenos de la naturaleza. Los que hemos participado en condiciones similares a las que se dieron en la Gran Final de Cozumel sabemos que solo los elegidos, solo aquellos que están dotados para desafiar las leyes de la kinesiología, pueden bajar de los 17 minutos en el tramo de natación con la temperatura del agua rozando los 30º o hacer la carrera a pie a un ritmo por debajo de los 3:13 con una temperatura de 34º y humedad por encima del 90%.

Jonathan Brownlee claramente no estaba preparado para correr como lo hizo bajo esas condiciones. El problema es que parece que los jueces decidieron encubrir dicha limitación con una mala interpretación de las normas, y gran parte de la prensa y afición, bajo una combinación incomprensible de deportividad y heroicidad. Flaco favor al deporte.

El domingo, Mario Mola y Jonathan Brownlee se jugaban el campeonato del mundo de triatlón. El español dependía de sí mismo para ser campeón, pero si no terminaba delante del inglés, le bastaba con ser tercero si Jonathan ganaba o quinto si este quedaba segundo.

Las cosas no le iban bien al español o mejor dicho, poco podía hacer cuando Jonathan y su hermano Alistair ejecutaron la estrategia perfecta. Apoyados en su magnífica natación y en un grupo compacto y colaborador de grandes ciclistas, llegaron al inicio de la carrera a pie con más de un minuto y 30 segundos de diferencia con Mola.

Mola corre y mucho (tiene el récord del mundo en carrera a pie en distancia esprint), pero incluso para él era una diferencia imposible de recortar a la vista del ritmo que marcaban por delante los hermanos Brownlee y el sudafricano Schoeman.

Jonathan, sabedor de que su hermano Alistair es de esos abusones que aunque no tengan hambre te quitan el bocadillo si te descuidas —aunque no tenía opción alguna de hacerse con el título, ganar la gran final después del oro de Río era un broche perfecto para la temporada—, se la quiso jugar al esprint y se escapó en los dos últimos kilómetros.

    <script type=”text/javascript”>

    = || [];

    _ttf.push({

    pid : 55048

    ,lang : “es”

    ,slot : ‘[itemprop=”articleBody”] > p’

    ,format : “inread”

    ,minSlot : 3

    ,components : { mute: {delay :0}, skip: {delay :0} }

    ,css : “margin: 0px 0px 12px;”

    });

    (function (d) {

    var js, s = d.getElementsByTagName(‘script’)[0];

    js = d.createElement(‘script’);

    js.async = true;

    js.src = ‘//cdn.teads.tv/media/format.js’;

    s.parentNode.insertBefore(js, s);

    })(window.document);

    </script>

   

La imagen de los corredores arrojándose agua helada sobre el cuerpo para intentar bajar algún grado su temperatura corporal lo decía todo. A falta de 700 metros para la meta, Jonathan colapsa. Los ojos miran al infinito y sus piernas, totalmente descoordinadas, no responden, se tambalea hasta que un miembro de la organización le sostiene y avanza unos pasos con él. Le pasa Schoeman, que se dirige imparable hacia a la meta y por detrás llega su hermano Alistair que se lo echa a sus hombros para recorrer juntos los últimos metros.

Jonathan, desfallecido y semiinconsciente, parece un peluche en manos de su hermano, que mira hacia atrás para ver cómo de lejos estaba Mola. Schoeman es primero y cuando los hermanos están a menos de un metro de la meta, Alistair suelta a Jonathan y literalmente le empuja sobre la línea de meta para que pueda ser segundo. Jonathan, tumbado sobre la moqueta azul, apenas tiene fuerzas para abrir un ojo y perder el conocimiento. Alistair la cruza en tercer lugar.

A escasos segundos se ve llegar a otro sudafricano, Murray. Este, sin opciones de llevarse el título mundial y compañero de entrenamiento de Mola, se queda a escasos centímetros de la meta. No la cruza. Está esperando a comprobar la posición en la que llega Mola.

Suponemos que si hubiera llegado en sexta posición, y para permitir a aquél ser quinto, la hubiera cruzado después de Mola. Pero no hace falta, Mola, con un ritmo de otro mundo (por debajo de 3:08), aparece en el horizonte sin nadie delante y pasa la meta en quinto lugar. Es campeón del mundo.

Los comentaristas del evento no daban crédito a lo que acababan de presenciar. En éxtasis, repiten constantemente la actitud deportiva y heroica de Alistair, quien posteriormente reconoció que hubiera hecho lo mismo con cualquier otro atleta.

Los que conocemos la enorme competitividad de Alistair no tenemos muy claro que su comportamiento hubiera sido similar si fuera él, y no Mola, el que se jugaba el título, o si el desfallecido, en vez de su hermano, hubiera sido el propio Mola. Pero da lo mismo, porque uno no debería excusarse por ser tan buen atleta y querer ganar siempre.

Estoy seguro de que el señor y la señora Brownlee estarán orgullosos del hijo mayor que han criado —yo lo estaría—, pero el deporte de competición debe regirse, sobre todo, por el reglamento. Y este es claro.

Se trata de una competición individual, no por parejas o equipos. Bastante discutible es la estrategia que suelen tener los hermanos Brownlee con Varga. Igual de mal hubiera estado que Murray se hubiera dejado ganar.

De hecho, el Reglamento ITU no alberga dudas: el objetivo es penalizar a aquellos atletas que obtienen una ventaja ‘unfair’ (artículo 1.2.a. iv) y qué puede serlo más que no sean tus piernas, sino las de tu hermano, las que te permitan llegar a la meta. De hecho, el artículo 2.1.a.viii prohíbe competir recibiendo ayuda externa, limitando la asistencia a la prestada tanto por miembros de la organización como por otros atletas en circunstancias muy concretas (i.e. compartir alimentación e hidratación o incluso cámaras para las ruedas).

Es más, si se prohíbe por el artículo 6.1.a.vii que ningún participante sea acompañado durante la carrera a pie por, entre otros, un ‘pacemaker’, o correr a gatas —que es lo máximo a lo que hubiera podido aspirar Jonathan—, parece imposible pensar que por el contrario sí esté permitido llevarle en brazos.

Aunque todas estas infracciones deberían entenderse como merecedoras de una descalificación por ser antideportivas (artículo 3.5.a.i), e incluso se reserva la potestad a los jueces de penalizar a los atletas aunque la infracción no estuviera listada si se ha obtenido una ventaja indebida (artículo 3.1.e), Jonathan ni fue penalizado ni descalificado, y eso que se interpuso una reclamación.

Parece ser que el jurado interpretó que el apartado 7 del apéndice K del reglamento, que regula las sanciones, habilita a un atleta a ayudar a otro, pero es evidente que ello es siempre dentro de los límites que se establecen en el cuerpo del reglamento, que debe primar en la interpretación sobre el apéndice.

Flaco favor se hace al deporte si se aplica mal el reglamento. Pero es que incluso aunque este permitiese lo ocurrido en México, no creo que el valor que deba transmitir este deporte sea el visto el domingo.

En primer lugar, porque es evidente que sin la ayuda de su hermano, Jonathan nunca hubiera cruzado la meta —tengo la duda de si, estando consciente, Jonathan hubiera aceptado la asistencia de su hermano— y, como decimos, esta es una modalidad individual.

En segundo lugar, porque precisamente la gente puede acercarse a este deporte atraída por la gesta del domingo, con la imagen de un atleta al borde del colapso a resultas de un sobreesfuerzo recorriendo las televisiones del mundo entero y rentabilizándose al máximo por las marcas que ‘esponsorizan’ a los deportistas, haciendo olvidar que es una disciplina tremendamente exigente en que los participantes mueren con una frecuencia mayor a la deseada.

Me quedo con el comentario de Mola: “No es la forma en la que hubiera querido ganar, pero el triatlón es así”. A veces uno gana porque los demás pagan el sobresfuerzo y terminan perdiendo.

Reconocerlo es propio de alguien tremendamente deportivo pero, sobre todo, competitivo. Enhorabuena.   

Fuente: El Confidencial

DEJA UNA RESPUESTA