En Julio: Más del 60% de los Afilados por las AFP se Cambió al Fondo E

0
92

Según un informe de la Corporación de Investigación, Estudio y Desarrollo de la Seguridad Social, Ciedess, en julio, el 63% de quienes realizaron un traspaso —dentro de la misma administradora o cambiando de AFP— decidió irse al fondo E, un total de 145.941, para un universo de 5,2 millones de cotizantes.

<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=”adsbygoogle”
     style=”display:block”
     data-ad-client=”ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=”2173848770″
     data-ad-format=”auto”></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Pero esa no es la única mala noticia para el sistema de AFP.

 A la crónica del New York Times, titulada Con Pensiones de Alrededor de 300 Dólares al Mes los Chilenos se Preguntan Cómo Podrán Jubilar”, se sumó una nota de hoy del Finantial Times, el diario de negocios más prestigioso de Europa, la cual afirma que “el Banco Mundial está aterrorizado de que falle el sistema de pensiones chileno”.

Uno de los expertos citados en la crónica del Finantual Times, David Blake, fue entrevistado por el diario La Segunda. En dicha entrevista afirma cuestiones candentes como estas:  

“Las AFP dicen que si pagas más te pueden entregar mejores retornos y eso no es verdad”, o “los costos de administración del sistema siguen siendo muy altos”.

Desde su instauración en 1980, más de 30 países en América Latina, Asia y Europa del Este han copiado el sistema de AFP que creó José Piñera durante la dictadura, cuando Chile era el laboratorio de las políticas capitalistas. Y si bien durante tres décadas el Banco Mundial promovió el sistema chileno como un modelo a seguir, ahora sigue de cerca las protestas que desde fines de agosto se han tomado las calles de varias ciudades de Chile: lo que pase aquí puede determinar lo que pase en otros lugares del mundo.

“Al Banco Mundial le aterra que el modelo chileno fracase”, dice David Blake, experto en sistemas de pensiones de un banco inglés, al Financial Times.

    <script type=”text/javascript”>

    = || [];

    _ttf.push({

    pid : 55048

    ,lang : “es”

    ,slot : ‘[itemprop=”articleBody”] > p’

    ,format : “inread”

    ,minSlot : 3

    ,components : { mute: {delay :0}, skip: {delay :0} }

    ,css : “margin: 0px 0px 12px;”

    });

    (function (d) {

    var js, s = d.getElementsByTagName(‘script’)[0];

    js = d.createElement(‘script’);

    js.async = true;

    js.src = ‘//cdn.teads.tv/media/format.js’;

    s.parentNode.insertBefore(js, s);

    })(window.document);

    </script>

   

El prestigioso diario inglés –que en un artículo afirma que el sistema de AFP perdió legitimidad– se sumó a la serie de medios internacionales que se han puesto a analizar el complejo momento que vive el sistema previsional chileno. El fin de semana pasado lo hizo el New York Times y antes The Economist había escrito al respecto.

En todos los casos el foco es el mismo. A pesar de que el dinero invertido en la AFP fue un impulso para el mercado de capitales chileno, promoviendo la inversión y permitiendo que Chile se convirtiera en uno de los países de la región –en total, las seis AFP administran más de $ 170.000 millones de dólares, un 70% del total producto interno bruto del país–, que el resultado sean pensiones que están por debajo del sueldo mínimo es un problema insostenible en el tiempo, por lo que urgen reformas.

“Inicialmente, el modelo chileno parecía muy exitoso, pero el aguijón en la cola parece ser que las comisiones extraídas por la industria han causado que las pensiones sean mucho más bajas”, agrega Blake en el Financial Times.

Experto en pensiones citado en el Financial Times: “Hay que exigir que bajen los costos” de las comisiones de las AFP

Francisca Garrido P.
    
Aunque se declara como un observador outsider de lo que está ocurriendo con el debate previsional en Chile, el experto en la materia y director del Instituto de Pensiones del Cass Business School de Londres, David Blake, está al día sobre el funcionamiento del modelo local y tiene una mirada crítica de la fallida promesa que se hizo cuando se creó el sistema en los 80, porque lo considera caro y entrega pensiones inferiores a las prometidas.

Por lo mismo, su opinión fue recogida ayer por el diario de negocios más prestigioso de Europa, Financial Times, al cual le dijo que “el Banco Mundial está aterrorizado de que falle el sistema de pensiones chileno”.

—¿Por qué dice que el Banco Mundial está aterrorizado?

—Diez años después de que se adoptó este modelo en Chile, el Banco Mundial lo apoyó y promovió por la buena contribución que hizo al crear el tercer pilar (de capitalización individual). Éste permitía capitalizar a los mercados y que los recursos se invirtieran en compañías dentro y fuera del país. Esto apoyó a la economía chilena, con retornos que fueron altos. Pero también ocurre que las AFP extraen altas comisiones y las pensiones no están al nivel que se dijo que estarían. A ello se suma que, a la hora de pagar las pensiones, el Banco Mundial está preocupado de que las compañías de seguro chilenas no estén lo suficientemente capitalizadas para lidiar con el riesgo de longevidad de las rentas vitalicias. El Banco Mundial ha ido dos veces a Chile, a pedido del Gobierno, a proponer la estructuración de bonos de longevidad para que sean comprados por las compañías de seguros, con el fin de cubrir este riesgo de longevidad.

—¿Y no queda ese riesgo cubierto al invertir en bonos de largo plazo?

—No, eso cubre el riesgo de tasas, pero no el de longevidad. El gobierno quería que las compañías de seguro compraran bonos de longevidad para cubrir el riesgo y llamó dos veces al Banco Mundial para que diseñaran los bonos y las compañías de seguro no quisieron. Por eso es que el Banco Mundial está preocupado.

<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=”adsbygoogle”
     style=”display:block”
     data-ad-client=”ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=”2173848770″
     data-ad-format=”auto”></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Subir el ahorro y bajar los costos

—¿De qué forma cree usted que el sistema previsional chileno puede entregar mejores pensiones?

—El verdadero problema con su sistema de pensiones es que la contribución total es de apenas 10% del sueldo. Sabemos que la contribución debe ser alrededor de 15% durante 40 años para tener una buena pensión. En ese caso, si los trabajadores aportan el 10% y se suma 5% de los empleadores, está bien, pero se deben bajar los costos del sistema.

—¿Cree que las comisiones del sistema son muy altas?

—Siguen siendo muy altas. Ustedes no quieren pagar altos costos por la administración de los fondos y necesitan precios menores. Entonces, mientras todos dicen que es obvio que los costos deben ser más bajos, vienen luego las AFP y dicen que si pagas más te pueden entregar mejores retornos y eso no es verdad. Hay que exigir que bajen los costos.

—Pero la industria de AFP argumenta que el nivel de las pensiones responde al bajo nivel de ahorro, a las bajas tasas de interés en el mundo y que las comisiones no tienen nada que ver.

—Es una combinación de ambas cosas. Debe haber una mayor contribución y menores comisiones.

—Otro argumento a favor del sistema chileno de pensiones es que es más barato para el Estado, ya que son las personas las que contribuyen con su pensión. ¿Cómo ve esto?

—El modelo de pensiones del Banco Mundial es diversificado y el de ustedes se basa sólo en el tercer pilar (capitalización individual). El sistema de pensiones chileno no es usual. La mayoría de los países tradicionales del mundo, en Europa, Estados Unidos, tienen un pilar que es el de reparto, un segundo pilar que es de una compañía de pensiones y el tercero que es uno voluntario. Ustedes se fueron directamente al tercer pilar. Están modificando el modelo y eso será difícil. Y si van a tener un sistema de pensiones, necesitan más contribución y menos cargos. Y un sistema de rentas vitalicias que funcione, sustentado en bonos de retiro para hacerlo solvente.

    <script type=”text/javascript”>

    = || [];

    _ttf.push({

    pid : 55048

    ,lang : “es”

    ,slot : ‘[itemprop=”articleBody”] > p’

    ,format : “inread”

    ,minSlot : 3

    ,components : { mute: {delay :0}, skip: {delay :0} }

    ,css : “margin: 0px 0px 12px;”

    });

    (function (d) {

    var js, s = d.getElementsByTagName(‘script’)[0];

    js = d.createElement(‘script’);

    js.async = true;

    js.src = ‘//cdn.teads.tv/media/format.js’;

    s.parentNode.insertBefore(js, s);

    })(window.document);

    </script>

   

—¿Es insolvente hoy el sistema de pensiones chileno?

—No. Las compañías de seguro chilenas dicen que es solvente y no puedo decir que sea insolvente, pero sí que el Gobierno y el Banco Mundial están preocupados.

—¿Qué le parece la otra modalidad de pensiones que hay en Chile, el retiro programado, que consiste en que los recursos se quedan en la AFP y éstas pagan la jubilación?

—Ahí hay un riesgo porque permite sacar un porcentaje del fondo a la hora del retiro y el problema ahí es que luego los fondos bajan muy rápidamente, y además es el afiliado el que asume el riesgo de longevidad; entonces, hay una chance de que muchos se queden sin plata. En Australia pasó eso, mucha gente se quedó sin plata incluso antes de cumplir los 75 años.

Fuente: La Segunda

DEJA UNA RESPUESTA