El Efecto de los Cabildos Constituyentes

0
264

El abogado Adrián Prieto, director del Área Legislativa del Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz, ICAL, hizo un balance del nivel de participación en las primeras fases del proceso constituyente, los alcances políticos y ciudadanos, y describió el largo camino que queda para poder concretar la nueva Carta Fundamental.  “La participación fue mucho más masiva de lo que se pensaba», lo que constituyó “un espaldarazo”, consideró.

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

¿Cómo evalúa el desarrollo del proceso constituyente en sus fases participativas?

Nosotros saludamos la concurrencia del proceso constituyente en todas sus etapas, en ese sentido, nosotros también hemos sido partícipes de cada una de sus etapas, entregando nuestros insumos, que para nosotros ha sido bastante importante y estamos confiados de lo que pueda resultar de aquí a la culminación de este proceso constituyente que todavía sigue en curso.

La participación fue mucho más masiva de lo que se pensaba teniendo en consideración de que los porcentajes de participación en las elecciones y de lo que se espera participen en las elecciones próximas, no ha sido mayoritario y en ese sentido, es un espaldarazo a esta decisión de poder a volver a formular los cimientos de una nueva democracia, de un nuevo Chile, de un nuevo orden constitucional, cuestión que no ocurría en doscientos años y que vemos que hoy está en boga, además cuenta con una gran participación social.

Según el Gobierno han participado unas 230 mil personas en todo el proceso y unas 10 mil en el último cabildo regional ¿Cómo se leen esas cifras?

Nosotros compartimos esas cifras, nos parece un buen número, pensando en un país que en doscientos años no ha hecho uso de su libre determinación, que hace treinta años tiene una educación cívica nula y que poco confían en la institucionalidad.

Además, nos parecen que los temas que se están tratando son muy profundos, estamos pensado nuestra sociedad por primera vez, estamos cimentando nuevamente las bases de una democracia, de un nuevo país, de una nueva manera de entender cuáles son nuestros derechos sociales, estos que están en manos de la garantía del poder judicial, de la reivindicación del pueblo y  no de un mercado que es hoy día quien satisface esos derechos fundamentales casi correctamente consagrados en la Constitución.

    <script type=»text/javascript»>

    = || [];

    _ttf.push({

    pid : 55048

    ,lang : «es»

    ,slot : ‘[itemprop=»articleBody»] > p’

    ,format : «inread»

    ,minSlot : 3

    ,components : { mute: {delay :0}, skip: {delay :0} }

    ,css : «margin: 0px 0px 12px;»

    });

    (function (d) {

    var js, s = d.getElementsByTagName(‘script’)[0];

    js = d.createElement(‘script’);

    js.async = true;

    js.src = ‘//cdn.teads.tv/media/format.js’;

    s.parentNode.insertBefore(js, s);

    })(window.document);

    </script>

   

¿Se logró dejar de lado aquello que se quiso instalar, sobre el desconocimiento de la gente frente a la Constitución, sobre el desinterés frente a la participación?

Claro, eso es cierto y es un dato muy importante, nosotros como Ical, defendimos desde el primer momento el debate abierto a la ciudadanía y nos opusimos al debate entre expertos, efectivamente, esto nos ha dado la razón toda vez que la institucionalidad que más se repite en los cabildos es la de los plebiscitos, consultas y referéndum.

La gente quiere incidir en lo que está pasando y es un poco como partió este camino, este proceso constituyente no tenemos que tomarlo como una decisión formal de un gobierno, este proceso pertenece a quienes ostentan el poder constituyente que es el pueblo, gran parte de los chilenos vienen pidiendo una nueva Constitución, desde la instauración violenta y autoritaria de la Constitución de 1980, es ahí donde empieza para muchos el proceso constituyente, que se agudiza, sin duda, con los movimientos sociales, con los movimientos ambientalistas, movimientos políticos, etcétera, y que se formaliza en una decisión efectiva de este Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, que hace eco de una solicitud histórica, que es el cambio y renovación de nuestras bases democráticas, cambiando esta Constitución antidemocrática y neoliberal por una hecha por el pueblo.

¿Cuál es el balance cualitativo, por ejemplo, de los contenidos que se han tocado en este proceso?

Hacemos un balance bien positivo, sobretodo, teniendo en cuenta lo que nosotros hemos propuesto en nuestros distintos insumos que hemos entregado, por ejemplo, vemos que en términos de derecho, el derecho a la educación, el derecho a la salud, el derecho a tener un medio ambiente libre de contaminación, son cuestiones fundamentales en las cuales Ical ha hecho su propuesta en cuanto a su reforma, en la manera de tratar su contenido constitucional.

También, vemos, por ejemplo, en instituciones, de nuevo contrastándolo con el nivel de participación que se espera para las elecciones, lo que se está solicitando es que hayan más plebiscitos, más consultas, que haya más democracia directa, o sea, pasar de una democracia representativa a una democracia participativa y también, hacemos hincapié en las menciones que se hicieron en encuentros locales, en cabildos provinciales y regionales de la Asamblea Constituyente como un mecanismo válido para hacer nacer una nueva Constitución.

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

 ¿Cuál es la valoración política de este proceso?

La valoración política es positiva, ya que se está haciendo eco de esta gran solicitud popular de poder ser partícipes de un nuevo Chile, sin embargo esto no acaba acá, el término de las Bases Ciudadanas, la recopilación de los datos recogidos de los encuentros y cabildos es un paso importante en cuanto a una voluntad constituyente, pero no puede representar eso una nueva Constitución, es necesario que estas bases queden en manos de un nuevo mecanismo constituyente, que decidirá el Congreso, frente a ello nosotros, esperamos y queremos que sea una Asamblea Constituyente democráticamente electa y con el único fin de crear una nueva Constitución para Chile.

    <script type=»text/javascript»>

    = || [];

    _ttf.push({

    pid : 55048

    ,lang : «es»

    ,slot : ‘[itemprop=»articleBody»] > p’

    ,format : «inread»

    ,minSlot : 3

    ,components : { mute: {delay :0}, skip: {delay :0} }

    ,css : «margin: 0px 0px 12px;»

    });

    (function (d) {

    var js, s = d.getElementsByTagName(‘script’)[0];

    js = d.createElement(‘script’);

    js.async = true;

    js.src = ‘//cdn.teads.tv/media/format.js’;

    s.parentNode.insertBefore(js, s);

    })(window.document);

    </script>

   

¿Qué sigue en este camino para la nueva Carta Magna?

Ahora se viene la redacción de las Bases Ciudadanas que va a estar a cargo del (Poder) Ejecutivo, nosotros tenemos buena expectativas en cuanto a que ese documento va a ser una representación de lo que se ha dicho, y lo que se ha demostrado en cuanto a diferencias en materias económicas, políticas e institucionales.

Pero también, creemos que es necesario apurar, incluso, la discusión sobre cuál será el mecanismo que va a tomar estas Bases Ciudadanas y las hará carne en una nueva Constitución. Esto queda en manos del Congreso, ahí se decidirá respecto a los cuatro mecanismos que existen como opciones: un panel de expertos, comisión mixta, plebiscito o una asamblea constituyente.

Nosotros apostamos a que sea una Asamblea Constituyente y que esto sea una decisión que a todas luces pueda salir de mara fácil del Congreso, porque aquí se debe reflejar lo que la ciudadanía ha expresado y eso se ha visto expresado en las discusiones, ya que el mecanismo debe reflejar más participación, más incidencia en los asuntos importantes del devenir del país y a todas luces el único mecanismo que cumple esas características es la Asamblea Constituyente.

¿Todavía no se sabe la inclinación que podría tener el Congreso?

La bancada por una Asamblea Constituyente no reúne los suficientes votos para poder consolidar el mecanismo en el Congreso y nosotros en ese sentido, sabemos que aquella problemática existe, pero también el pueblo como ha sido responsable en opinar y en participar en las distintas etapas del proceso, tiene que ser capaz de incidir esta vez, a través, de sus representantes.

En las próximas elecciones creemos que se elegirán representantes, alcaldes y concejales, que tiene que estar en pos de una nueva Constitución y eso también, políticamente va a fundamentar un apoyo mayoritario dentro del Congreso y de la institucionalidad como se ha propuesto para una Asamblea Constituyente.

Fuente: El Siglo

DEJA UNA RESPUESTA