Droga lúdica

0
141

Como una epidemia se extiende hoy el último grito entre los artilugios de la tecnología digital para jugar a la captura de dichas criaturas con la nariz pegada a móviles inteligentes, lo que ya le ha reportado crecientes ganancias millonarias a las firmas involucradas, al mismo tiempo que causando trastornos en la vida social e inclusive amenazas a la integridad humana.

<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=”adsbygoogle”
     style=”display:block”
     data-ad-client=”ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=”2173848770″
     data-ad-format=”auto”></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

En distintas ciudades de los países, principalmente desarrollados donde gana terreno el juego se reportan incidentes como la invasión en Estados Unidos de propiedades privadas, o zonas cerradas al público, o decenas de personas que corrían al parque central de Nueva York, abandonando sus vehículos en la carretera y sin mirar atrás.

Autoridades pertinentes en algunas urbes se vieron precisados a tomar medidas en hospitales y museos, porque los febriles fanáticos, no solo adolescentes, transgreden obsesionados tales espacios. Y peor aún cruzan las calles sin precauciones, mientras delincuentes se aprovechan para desvalijarlos, o atacan niños que abandonan casas en la madrugada tras los dictados de Pokemon Go.

También se señala colapsos en los servideros y una zafra colateral de hackers, que invaden cuentas, dada la extrema exposición a que se someten los fascinados por escapar del mundo real.

<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=”adsbygoogle”
     style=”display:block”
     data-ad-client=”ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=”2173848770″
     data-ad-format=”auto”></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Virtual droga lúdica, la aplicación se presenta visiblemente como otro suculento negocio que margina a sus víctimas de las preocupaciones de los agudos y lacerantes problemas de la humanidad, y los pone a viajar por la nube en todos sus sentidos y extensión de la palabra.

Los expertos tienen la palabra.

DEJA UNA RESPUESTA