Algo Temía: Calcinado de Calama Pasó Escondido sus Ultimos Días

0
265

Freddy Orellana Pérez, el hombre cuyo cuerpo apareció calcinado en una cueva de Calama, sabía que lo andaban buscando. Por eso, pasó los últimos días escondido en diversos lugares. luego de que le dispararan, en el mes de junio. No tuvo suerte, igual lo encontraron. Los últimos antecedentes conocidos, refuerzan la hipotesis de un ajuste de cuentas al estilo del hampa.  

<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=”adsbygoogle”
     style=”display:block”
     data-ad-client=”ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=”2173848770″
     data-ad-format=”auto”></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

La historia del “Negro Freddy”, quien fue encontrado calcinado y con señales de haber sido torturado hace una semana en una cueva del sector Ojo de Opache en Calama, es paradójica según contaron sus vecinos y quienes compartieron con él en más de una ocasión.

Un antiguo conocido de él mencionó que “nunca fue malo con su gente y con quienes eran sus vecinos en la población O’Higgins. Nunca les hizo daño”, reconoció.

Quizás por qué situación, uno de sus amigos reveló que durante “los últimos días, antes de su muerte o que desapareciera, había estado escondido en varias partes. Una de ellas fue la casa de su mamá, donde lo vieron por última vez el jueves 23, antes que lo encontraran calcinado”.

Antecedentes policiales dan cuenta que el pasado 19 de junio una balacera en un sector de la población Independencia registró un herido. Esos proyectiles, según presume esta misma fuente “iban dirigidos al Negro Freddy, porque desde hace días estaba arrancado de alguien”, agregó esta persona, quien lo conoció desde su infancia en la población O´Higgins.

Freddy Orellana Pérez “El Negro Freddy”, nació un 20 de abril de 1977. Un exvecino, quien también optó por ocultar su identidad, lo recuerda “como un joven que no era muy inquieto, de pocas palabras, el segundo de cinco hermanos con los que se llevaba muy bien”.

El relato de este loíno recuerda su adolescencia en la población O’Higgins, donde “robaba y lo hacía con algunos amigos de la población, pero lo hacía fuera de ésta”.

Orellana Pérez tenía, además, un prontuario que da cuenta que en enero quedó libre tras cumplir una condena por violación de morada y una segunda por ‘ajusticiamiento’ por temas relacionados con tráfico de drogas.

Además, y al momento de su muerte, debía cumplir con una medida cautelar por violencia intrafamiliar, situación que lo mantenía alejado de su pareja, con quien tiene dos hijas y un tercero en camino. Hecho que se presume no la alertó sobre la desaparición de Freddy.

Su incursión en la pasta base sería el detonante para que Orellana se transformara en otra persona, que con perfil bajo, era protagonista de delitos que lo llevaron a prisión “donde estuvo algunos años por distintas causas”, agrega el exvecino que dice haber compartido con él “en varias oportunidades tras dejar la población O´Higgins”.

Investigación

<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=”adsbygoogle”
     style=”display:block”
     data-ad-client=”ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=”2173848770″
     data-ad-format=”auto”></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Aun cuando no hay antecedentes sobre las líneas investigativas -las que se guardan con estricto recelo por la Fiscalía de Calama-, se presume que lo ocurrido a Freddy Orellana guarda relación con un ‘ajuste de cuentas’, presunción a la que se le agregan sus vínculos con el tráfico de drogas y algunas rencillas que el hombre arrastraría desde su estadía en prisión.

Ayer por la tarde los restos de Freddy Orellana regresaron a Calama y hoy sería el funeral.

Su caso impactó a toda la ciudad, considerando el sadismo y brutalidad de su muerte. La que según su madre Eva Pérez “esperan vivir en tranquilidad, porque él no hizo algo para merecer algo así”.

DEJA UNA RESPUESTA