Prontuario Policial del Calcinado de Calama Apunta al Ajuste de Cuentas

0
23

El nutrido prontuario policial que detentaba Freddy Orellana Pérez, de 39 años, el hombre cuyo cuerpo fue hallado calcinado, maniatado y con evidentes señales de tortura  en el fondo de una cueva, deja como hipotesis más probable del móvil del horrendo crimen que tiene conmocionada a la población de Calama, el ajuste de cuentas.

<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=”adsbygoogle”
     style=”display:block”
     data-ad-client=”ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=”2173848770″
     data-ad-format=”auto”></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Freddy Orellana tenía 39 años y vivía junto a su madre en la población O’Higgins de esa ciudad. Tenía dos hijas y contaba con nutridos antecedentes policiales.

Según consigna Soychile.cl, Orellana residió en ese lugar junto a su madre en calle Latorre. Era padre de dos niñas y en febrero quedó en libertad luego de su última condena. Contaba con un amplio prontuario policial.

En su última publicación de Facebook, en diciembre del 2015, escribió:

“Muchas penas, alegrías y errores también. Este año que viene venga llena de bendiciones para todos y no volver a cometer más errores. Aprender que la vida está llena de ellos, solo hay que aprender y superarse como persona”.

Los análisis forenses a los que fue sometido el cuerpo encontrado al interior de una cueva en el sector de Ojo Opache dieron con su identidad. Su cuerpo fue encontrado esposado, encadenado, calcinado y anclado con estacas al suelo.

Además tenía multiples fracturas en todo su cuerpo, lo que sugiere que fue víctima de torturas.

Clave para identificar el cadáver fue la denuncia por presunta desgracia que realizó su pareja el pasado domingo ante Carabineros, ya que gracias a ello, el cruce de información condujo a establecer la identidad de la víctima.

Al respecto, el jefe de Labocar de Antofagasta, comandante Sergio Cornejo explicó:

“Esta identificación comienza con una extracción de células epidemiales del cuerpo y además la vía de obtención de partes de huellas digitales. Con eso se obtiene una primera información y posteriormente se corrobora su identidad con el perfil genético tanto de la madre como del padre”.

Cornejo agregó:

“El hecho de que el cuerpo esté carbonizado nos ha complicado obtener la causa de muerte y algún tipo de evidencia que nos permita más información. Igual se pudo rescatar parte del pulpejo de ambas manos y con eso se pudo obtener una primera identidad”.

En este momento las policías se encuentran analizando cada uno de sus pasos de los días previos a su desaparición, para así intentar con él o los responsables del homicidio. Sobre las causas de muerte, aún no existe total claridad.

“Dado la forma en que se cometió el delito ha sido bastante complejo determinar la causa real y exacta de la muerta. Esperamos en los próximos días tener el informe del Labocar y del Médico Legal”, agregó el fiscal en jefe, Cristián Aliaga. “No tengo recuerdo de una forma tan brutal de causar la muerte a una persona”, agregó.

“Estamos trabajando en algunas líneas de investigación sobre los posibles autores”, explicó Aliaga;

“Con la autopsia finalmente se determinarán las causas de muerte, si murió por las lesiones que poseía, que son múltiples golpes y fracturas en todo el cuerpo, si lo quemaron antes o después de morir, entre otras cosas. Por el momento se barajan algunas teorías y una de ellas, es que la víctima ingresó viva a la cueva. ¿Por qué lo hizo, estaba intimidado, lo llevaron engañado? Eso es materia de investigación”, concluyó.  

<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=”adsbygoogle”
     style=”display:block”
     data-ad-client=”ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=”2173848770″
     data-ad-format=”auto”></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Prontuario

En febrero pasado Freddy Orellana Pérez había terminado de cumplir su última condena por el delito de robo en lugar habitado, antes de ser brutalmente asesinado. Pero su prontuario muestra que ese ilícito no fue el único en el que incurrió.

Desde 1996 a la fecha mantiene 12 detenciones por parte de Carabineros. Lesiones, hurto, uso malicioso de instrumento privado mercantil, maltrato de obra a Carabineros violencia intrafamiliar y porte de drogas son parte de los delitos que cometió en vida.

Muchos conocidos no han querido identificarse, por miedo a represalias o simplemente por no involucrarse. Pero lo recuerdan con mucho cariño e incluso están atentos a darle el último adiós. De hecho ya piden que su velatorio o responso sea en la capilla de la población.

Redes Sociales

Gran repercusión ha tenido este caso en las redes sociales. En cuanto se conoció su identidad, amigos y conocidos no dudaron en expresarse.

“El negro Freddy… conocido en la población O’Higgins”, mencionó Ulises Huidobro. Por su parte Roxana Sánchez agregó:

“Pero cómo el negro Freddy por Dios, se ensañaron con él. Era un muy buen amiguito, Dios tanta maldad”.

Por su parte Nicolets Alcayaga escribió:

“Descansa en paz negro Freddy fuiste amigo de mis hermanos. Pena saber que eras tú, pero debes estar en un lugar mejor. Pero tiene que hacerse justicia”.

Carol Hervas compartió:

“Que pena y ojala encuentren a las bestias que le hicieron eso, que pena un amigo de la infancia”.

Y finalizó, Gloria Muñoz: “Por lo que sea el motivo no tenían derecho de quitarle la vida de esa manera”.

Leave a Reply