Inspiración de Vargas y Sánchez Clasificó a Chile a Cuartos de Final

0
233

Una noche brillante de Eduardo Vargas y Alexis Sánchez bastó para que Chile asegurara los pasajes a cuartos de final de la Copa América Centenario, al imponerse por 4-2 a Panamá la noche del martes en Filadelfia. El sábado se medirá con México en Santa Clara por un cupo entre los cuatro mejores de la competencia.

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Chile ganó el partido que necesitaba en la Copa América Centenario. Ante Panamá, un rival débil y lleno de bajas, La Roja se impuso por 4-2, se clasificó a los cuartos de final, y dejó un par de buenas noticias de cara a lo que viene.

Por momentos el equipo se pareció al que deslumbró a todos hace un año, y los goles de Eduardo Vargas y Alexis Sánchez confirman el repunte de algunos rendimientos individualidades. Sin embargo, no todo es bueno: el mal momento de Claudio Bravo y el bajo rendimiento defensivo son problemas que Juan Antonio Pizzi deberá mejorar.

Las anotaciones de los delanteros chilenos vinieron a salvar el peor partido de Claudio Bravo en los 103 duelos por la Roja. El capitán fue responsable directo de los dos goles del seleccionado centroamericano.

Si el camino en esta Copa América Centenario había sido tortuoso, se puso cuesta arriba muy temprano, cuando Miguel Camargo le dobló las manos a un errático Bravo tras robarle una pelota tras una mala salida de Gonzalo Jara. Antes de los cinco minutos Chile ya perdía ante Panamá. Y fue la única pelota que le llegó al portero del Barcelona en todo el primer tiempo.

Eduardo Vargas, uno que estaba viviendo una sequía goleadora y cuestionado por su bajo nivel, apareció en el momento preciso. Diez minutos después de la apertura de la cuenta el originario de Renca apareció al borde del área chica para enviar al arco una pelota que había rechazado el buen portero Jaime Penedo. La jugada previa surgió de una notable pared entre Alexis y Vidal que el hombre del Arsenal no pudo definir, pero que el del Hoffemheim corrigió.

Fue el alivio para los hombres de la Roja. Con el empate clasificaban a cuartos de final y, con esa tranquilidad, se ordenaron en ataque. Antes de los 20 minutos sumaban tres opciones más claras de gol, incluídos dos cabezazos de Vidal.

A tres minutos del descanso, Vargas volvió a aparecer. Anticipó a la defensa centroamericana, se suspendió en el aire a lo Zamorano y clavó un cabezazo perfecto al palo contrario de Penedo, tras centro de Beausejour. Chile se iba al descanso en ventaja y con justicia por todo lo que había hecho en los primeros 45 minutos.

Pese a la ventaja, los ánimos no eran los mejores. Alexis y Jara protagonizaron una discusión de grueso calibre, en donde el tocopillano le recriminaba al defensa la pelota perdida en el primer gol. Vidal se encargó de calmar el asunto.

El asunto quedó zanjado a los cuatro minutos del segundo tiempo. Alexis empalmó una volea espectacular tras cesión de Vargas y se fundió en una abrazo con Vidal y Jara. Celebrar uno de los mejores goles que se han anotado en el torneo merecía limar cualquier aspereza. Chile ganaba por 3-1 y por fin comenzaba a parecerse un poco al equipo que obtuvo el título hace un año en Santiago.

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

El equipo de Pizzi jugaba un partido tranquilo y estaba más cerca de marcar el cuarto cuando a Claudio Bravo se le soltó un balón tras un cabezazo de Arroyo y se le coló dentro del arco. Vidal se quedó dándole ánimo al capitán chileno tras su segundo error en una noche negra en el Lincoln Financial Fiel de Filadelfia.

Sobre la hora, Alexis Sánchez se elevó y clavó una cabezazo junto al palo de Penedo para decretar el 4-2 y ponerle la rúbrica al mejor partido de la Roja en el torneo estadounidense.

Chile ya cumplió con la primera parte de la tarea impuesta y está en los cuartos de final de la Copa América Centenario.

El desafío mayor será el sábado, a las 22 horas, cuando enfrente a México en el Levi’s Stadium de Santa Clara, el mismo escenario de la caída contra Argentina pero, esta vez, con una dificultad extra: 70 mil hinchas en contra. La Roja tendrá su primer gran examen como campeón defensor.

DEJA UNA RESPUESTA