Aguas Andinas lo Hizo de Nuevo: La Eficiencia Privada Convirtió Santiago en la Atlántida, la Ciudad Sumergida

0
192

Durante el temporal del 17 de abril pasado, obras de Aguas Andinas en el lecho del río Mapocho causaron su desborde y la consiguiente inundación de la principal vía de Saqntiago. Hoy fue la rotura de una matriz, cerca de plaza Italia, la que consigió el mismo resultado. Otro milagro de la “eficiencia” y “modernidad” del sector privado, que sólo opera a la hora de cobrar por el servicio, que el Estado les entregó en bandeja monopólica.

<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=”adsbygoogle”
     style=”display:block”
     data-ad-client=”ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=”2173848770″
     data-ad-format=”auto”></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

A esta altura, que Aguas Andina declare que lo “siente” y que trabaja para resolver la emergencia, aparte de no representar ninguna novedad, no sirve de nada. Más aún cuando la alcaldesa de Providencia, advirtió de la posibilidad de la rotura con más de dos meses de antelación.

A las 4:15 horas del jueves comenzó a generarse la emergencia que mantiene a la ciudad de Santiago funcionando con el principal eje de la ciudad cortado en un tramo y la Línea 1 del Metro de Santiago suspendida entre Tobalaba y Los Héroes.

Esto porque a la altura del #255 de Avenida Providencia, justo en la intersección de Obispo Donoso, una matriz de Aguas Andinas comenzó a filtrarse hasta que la presión del agua hizo que la estructura no resistiera más y reventara.

El Metro de Santiago que inicia sus operaciones a las 5:45 horas de la mañana, alcanzó a circular con un poco de agua entre sus vías, pero ya cerca de las 7:00 horas se dieron cuenta que se trataba de una inundación, por lo que se debió proceder a la evacuación de los pasajeros -previa entrega de boletos de emergencia- y a la suspensión del servicio entre Tobalaba y Los Héroes, generando el caos entre los ciudadanos que en plena hora peak se trasladaban por el tren subterráneo.

Pero ¿cómo fue que el agua ingresó hasta las vías? ¿Cuál es el nivel de inundación? ¿Cuáles son los riesgos y cómo van a sacar del agua?

Según explicó el gerente de Metro, Rodrigo Terrazas, la filtración ingresó entre las estaciones Salvador y Baquedano (a la altura de calle Seminario). 1.200.0000 personas transitan por toda la Línea 1 de Metro
“Nosotros nos enteramos porque empezamos a ver el agua (…). Lo que ocurre es que en el Museo de los Tajamares se formó una piscina y toda esa agua tiene que salir y empezó a buscar por dónde hacerlo y lo hizo por la tierra, el agua encuentra su camino”, señaló.

Terrazas añadió que “la matriz está un poquito más arriba de nuestras líneas, por lo tanto por gravedad, el agua tiende a caer y busca su espacio y lo encontró por los respiradores, por los ductos y por la tierra”.

 Así es que el agua permanece ingresando desde Seminario y circulando desde la estación Salvador y baja hasta Universidad de Chile, donde la empresa de transporte subterráneo instaló seis bombas que evitan que el agua siga avanzando hacia el poniente, y luego serán éstas mismas máquinas las encargadas de secar totalmente los túneles de Metro.

47 mil personas traslada Metro en cada hora punta por el tramo afectado, y la mitad de esa cifra en hora normal “Una vez que detengamos el ingreso de agua, necesitamos aproximadamente dos horas para poder retirar estas aguas a través de las bombas y posterior a eso se hace una evaluación técnica para evitar cualquier riesgo de seguridad- que tarda otras dos horas más- y posterior a eso estaríamos ya en condiciones de habilitar nuevamente el servicio”, indicó el gerente de Metro.

Según explicó los trenes no pueden transitar con este nivel de agua por precaución de seguridad “y Además todos los sistemas eléctricos que tiene el sistema ferroviario no pueden operar, ni tampoco nuestro sistema de control y comando y por eso es necesario evacuar el agua previo a la operación”.

Así y según se ha informado hasta ahora, el servicio permanecerá suspendido al menos durante la hora punta de esta tarde, para mañana retomar su normalidad, eso siempre y cuando el agua no haya generado problemas mayores. “Hoy estamos preocupados de restablecer el servicio, después evaluaremos cualquier tipo de acción y haremos los estudios”, dijo Rodrigo Terrazas al ser consultado sobre una posible solicitud de compensación a Aguas Andinas, empresa que hasta hoy figura como la única responsable de la emergencia, según han señalado las autoridades de Gobierno.

Metro no funcionó durante el día

<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=”adsbygoogle”
     style=”display:block”
     data-ad-client=”ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=”2173848770″
     data-ad-format=”auto”></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

La Línea 1 del Metro de Santiago no operó en todo el día, incluso en la hora punta de la tarde, reconocieron autoridades metropolitanas de Transportes y el propio tren urbano, a raíz del agua que sigue corriendo por las vías, tras la rotura de una matriz en Providencia.

Rodrigo Terrazas, gerente de Operaciones de Metro, dijo que a las 11:30 horas aún seguía ingresando agua a la red, principalmente por las estaciones Salvador y Baquedano.

“No podemos operar con este nivel de agua que tenemos en las vías”, enfatizó.

Terrazas detalló que mientras siga cayendo agua a las vías no se puede reanudar ningún servicio, y cuando se detenga el escurrimiento se estiman 2 horas de trabajos de extracción.

Luego de que se saque el agua deberá realizarse una inspección técnica de las líneas, para evitar accidentes cuando se reponga el tránsito de trenes.

En la estación Universidad de Chile se concentra el trabajo para sacar el agua, el que incluso es apoyado por Bomberos de Santiago.

 

Avenida Providencia tendrá “cuello de botella” hasta por dos semanas

El ministro de Transportes, Andrés Gómez-Lobo, dijo a Cooperativa que hasta por dos semanas podría registrarse un “cuello de botella” en la Avenida Providencia; una de las principales vías de la ciudad de Santiago.

La rotura de la matriz de Aguas Andinas ocurrida esta madrugada provocó “un socavón en la calzada norte de Providencia” que, para la autoridad, es incluso “más compleja” que la suspensión parcial del servicio en la Línea 1 del Metro.

“Nosotros esperamos que el Metro hoy día pueda restablecer su servicio, pero ese socavón va a requerir una arreglo que puede durar entre una semana o dos semanas, posiblemente”, dijo Gómez-Lobo a Una Nueva Mañana.

El secretario de Estado explicó que “una vez que pare el (flujo de) agua hay que evaluar cuál es el daño por debajo del pavimento y estamos en este momento viendo el plan de contingencia para ese cuello de botella que vamos a tener en ese tramo”, ubicado “más o menos entre Salvador y Seminario”, pero “confinado entre Condell y Seminario, en la calzada norte”.

“Tenemos que esperar a que se hagan los estudios y el Serviu Metropolitano determine la extensión del daño y los arreglos que hay que hacer. Eso no va a ser de una solución de un día” y “el plan de contingencia podría involucrar que ese tramo sea exclusivo para el transporte público y darle bidireccionalidad a la calzada sur”, adelantó Gómez-Lobo.

Josefa Errázuriz envió dos oficios a la empresa al conocer los hechos

La alcaldesa de Providencia, Josefa Errázuriz, aseguró que Aguas Andinas ya conocía sobre la posibilidad de una rotura de matriz, ratificando las declaraciones de la ONG Pedaleable.

Errázuriz explicó que “tuvimos conocimiento después del episodio del 17 de abril, hablamos con Aguas Andinas y se empezó a trabajar en la búsqueda de qué era esto”.

De esta manera, la autoridad se sumó a las palabras del director de la ONG Pedaleable, Pablo Lara, quien sostuvo que “en marzo, días antes de que las máquinas pudieran entrar al río, apareció una filtración de agua y eso hizo que nosotros hiciéramos un llamado de atención a la Municipalidad de Providencia, que dirige nuestro aviso a Aguas Andinas”.

“Se hacen presente el día 17 de marzo, hacen llegar un correo donde dice que sus instalaciones están bien”, precisó.

El intendente metropolitano (s), David Morales, dijo que “la alcaldesa Josefa Errázuriz hace un rato atrás me comunicó que ella había mandado oficios el 28 de abril y el 8 de mayo a Aguas Andinas advirtiendo esta situación y nos está mandando copias de estos oficios”.

“Es de absoluta gravedad lo que la alcaldesa nos está señalando porque eso se suma a las palabras que hemos planteado durante todo el día. De hecho, nosotros hemos condenado desde un primer momento la irresponsabilidad de Aguas Andinas”, añadió.

Al ser consultado sobre este tema, el jefe de comunicaciones de Aguas Andinas, Christian Esquivel, recalcó que “no tengo conocimiento de filtración, puede haber sido algún otro tipo de cosa. No tengo antecedentes puntuales respecto a eso, tenemos personal nuestro que está catastrando los daños y como compañía nos hacemos responsable de la reposición”.

DEJA UNA RESPUESTA