La Monja de Hierro: A los 85 años, Tiene 45 Ironman y 325 Triatlones en el Cuerpo

0
175

No es una película de Almodóvar. Madonna Buder es la persona de mayor edad que ha terminado un Ironman. Lleva 45, y también 325 triatlones. Y no tiene pensado dejar ni los hábitos ni el deporte.

<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=”adsbygoogle”
     style=”display:block”
     data-ad-client=”ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=”2173848770″
     data-ad-format=”auto”></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Ya lo dicen los expertos: correr es cuestión de fe. Y de fe anda precisamente sobrada la hermana Madonna Buder, estadounidense de 85 años que, desde hace casi cuarenta, cuelga varias veces al año los hábitos para enfundarse el mono de triatlón.

Y nadar 3,86 kilómetros, hacer otros 180 en bici y correr una maratón (42 kilómetros) del tirón.

Es de las caras más conocidas del circuito de Ironman. La Monja de Hierro lleva ya 45 de estas pruebas, y suyos son el récord del mundo del grupo de edad entre 75 y 79 años y entre 80 y 84. Va a por el siguiente.

Madonna Buder nació en St Louis, en el estado de Missouri (EEUU), en julio de 1930 y tras una infancia anodina, a los 23 años decidió seguir su verdadera vocación y entrar en un convento. Allí estuvo hasta que, a los 43 años fundó, junto a otras 38 monjas, la Congregación de las Hermanas de la Comunidad Cristiana, dependiente de la Iglesia Católica.

Fue allí precisamente donde, tras una vida casi enclaustrada, descubrió su otra vocación: la deportiva. Fue el padre John quien la convenció, a los 48 años, de que había una forma de “comulgar con su cuerpo, alma y espíritu”, y la hermana Buder se calzó unas zapatillas de correr y empezó a entrenar de continuo.

La carrera trajo entrenamientos más fuertes y a los 52 años probó su primer triatlón: 1500 metros nadando, 40 km en bici y 20 corriendo.

Le gustó. Le gustó tanto que fue aumentando distancias, y a los 55 intentó, y terminó, la prueba reina de la larga distancia: el Ironman. 3,86 km nadando, 180 km en bici y 42 corriendo.

Sin parar.

<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=”adsbygoogle”
     style=”display:block”
     data-ad-client=”ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=”2173848770″
     data-ad-format=”auto”></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Desde entonces, Madonna Buder lleva ya 325 triatlones, y 45 Ironman.

Porque a sus 85 años no está dispuesta a colgar ni los hábitos ni el mono de triatlón.

Fuente: El Español

DEJA UNA RESPUESTA