La Pintana Paga $1.471 Millones a Consultora que Ganó Licitación con Datos Falsos

0
184

Dos doctores y cuatro magíster figuran en la nómina de expertos que le permitieron a Miguel Ángel Ortega, dueño de la ATE Audigeduc, ganar la licitación más cara que se ha hecho con fondos SEP en La Pintana: $925 millones. Dos años antes ya había obtenido de ese municipio otros $546 millones por una asesoría similar que se adjudicó gracias al mismo equipo.

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

CIPER descubrió que ninguno de esos docentes con post-grado ha trabajado en La Pintana y que nunca se les informó que figuraban en esa nómina. Lo más grave es que esos fondos están reservados para mejorar la educación de los niños más pobres.

La Pintana es una de las comunas con más población vulnerable. Su Índice de Prioridad Social (IPS) -un ranking del Ministerio de Desarrollo Social para focalizar el combate a la pobreza- grafica el drama de una comuna golpeada por la marginalidad. De los 52 municipios metropolitanos, el IPS ubica a La Pintana en el cuarto lugar de las comunas con mayor necesidad de recursos para enfrentar las carencias que sufren sus habitantes.

El IPS de La Pintana es de 71,54 puntos, tan solo a 83 centésimas de la comuna que ocupa el primer lugar. Pero esos números no reflejan la dureza de las urgentes y múltiples necesidades de sus residentes. La Pintana es una de esas comunas donde cada peso que se invierte mal, duele. Y si se trata de dinero para la educación de los niños más pobres, el dolor se multiplica.

El pasado lunes 25 de abril La Pintana adjudicó un contrato por $925 millones para dar asesoría técnica a los 11 colegios de esa municipalidad, que lleva 23 años encabezada por el mismo alcalde: Jaime Pavez (PPD), quien planea volver a postular este año.

 Los recursos comprometidos en esta licitación provienen de la Subvención Escolar Preferencial (SEP), destinada a mejorar la educación de los estudiantes vulnerables. Este es el contrato más grande que se ha cerrado en esa comuna con fondos reservados exclusivamente para la enseñanza de los niños más pobres.

CIPER comprobó que el proceso de adjudicación de esta millonaria licitación presenta una grave irregularidad que benefició a la empresa que obtuvo el contrato: Auditorías y Gestión Educativa (Audigeduc).
Esta consultora superó a las otras dos firmas que participaron en la licitación -Santillana y Napsis- porque presentó un equipo de trabajo que incluye a dos profesionales que cuentan con doctorado y a cuatro con magister.
Ese, según las bases preparadas por los funcionarios municipales, fue el punto clave que le otorgó el puntaje mayor. Pero estos profesionales confirmaron a CIPER que no sabían que sus nombres figuraban en la oferta que presentó Audigeduc y que no tienen contemplado participar en esta asesoría.

La Agencia Técnica Educativa (ATE) Audigeduc es propiedad de un ex funcionario del Ministerio de Educación que trabajó en esa cartera durante los gobiernos de la Concertación: el contador auditor Miguel Ángel Ortega Aguirre. Su empresa ya prestaba el mismo servicio de asesoría para La Pintana desde 2014, aunque el monto de esa primera licitación fue mucho menor: $390 millones. Ese contrato debía terminar en diciembre de 2015, pero en octubre pasado el Concejo Municipal aprobó ampliarlo hasta abril de este año, con un desembolso adicional de $156 millones. En total, por esa primera asesoría se pagaron $546 millones.

En la práctica, esa extensión fue un “puente” para enlazar el fin de ese primer contrato con la nueva licitación. En el concurso efectuado en 2014 Ortega presentó el mismo equipo profesional que ahora incluyó en la licitación que acaba de adjudicarse. De esta forma, al sumar la licitación de 2014 y la recién cerrada, los recursos SEP de La Pintana destinados a Audigeduc suman $1.471 millones. Eso, aunque en ambas licitaciones los equipos profesionales que presentó no son más que una ficción.

“USO ABUSIVO DE MI NOMBRE”

CIPER se comunicó con cinco de los profesionales con post-grado cuyos títulos y currículos fueron incluidos en la “oferta técnica” de Audigeduc. Todos manifestaron su sorpresa por aparecer en las nóminas que esa empresa presentó en las dos licitaciones de La Pintana.

Según señalaron, nunca trabajaron en la asesoría iniciada en 2014 y no se les informó que sus nombres integraban ese equipo. Tampoco sabían que Ortega los incluyó en su oferta para adjudicarse este segundo contrato por $925 millones.

-Me reservo el derecho de iniciar acciones legales, porque esto es un uso abusivo de mi nombre y mi currículum. Esto es grave. Me expone a quedar amarrado a irregularidades con los recursos para los niños más vulnerables. Pienso ir a una notaría a hacer una declaración legal de que no tuve ni tengo ni tendré relación con estas asesorías. Nunca he trabajado en La Pintana ni me han pedido que lo haga -señaló a CIPER, Ramón Jara Zavala, profesor de religión titulado en la UCV, consultor en materia educacional y magister en Política y Gobierno de la Flacso.

Del mismo tenor fueron las respuestas entregadas a CIPER por Margarita Traverso Carvajal (profesora de Historia y Geografía de la U. de Talca y doctorada en la U. Autónoma de Barcelona); René Donoso Sereño (profesor de Educación Básica de la PUC y doctorado en un programa conjunto de las universidades de Granada y Central); Dina Gutiérrez (profesora de Educación Básica de la U. de Tarapacá y magister en Educación Superior de la U. Andrés Bello) y Carolina Ferrer Artigas (profesora de Educación Media en Matemáticas y Física, licenciada de la PUC).

CIPER también se comunicó con Loreto Navarro Rojas (profesora de Educación Básica de la UTEM con un magister de la U. Academia de Humanismo Cristiano). Ella indicó que con anterioridad participó en una asesoría que Audigeduc hizo en la zona de Rengo, pero que nunca ha prestado servicios relacionados con La Pintana y que no se le había informado que su nombre estaba en la oferta que hizo Audigeduc a ese municipio.

En la misma situación, dijo, se encuentra su novio, Guillermo Meneses Pérez (profesor de Educación Básica de la UTEM con un magister de la U. Mayor), quien figura en la nómina que la empresa de Miguel Ángel Ortega presentó en la segunda licitación de La Pintana.

CIPER intentó comunicarse directamente con Guillermo Meneses, pero no contestó las llamadas y Loreto Navarro no volvió a responder.

La siguiente es la nómina del equipo profesional ofrecido por Audigeduc para las licitaciones de 2014 y 2016, según datos publicados por Mercado Público (en rojo las personas que CIPER confirmó que no tienen relación con La Pintana; en verde los que CIPER pudo comprobar que sí han trabajado en estas asesorías y en negro los casos en que no se obtuvo información):

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=»adsbygoogle»
     style=»display:block»
     data-ad-client=»ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=»2173848770″
     data-ad-format=»auto»></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Personas que trabajan en el área de Educación de La Pintana indicaron que siempre han sabido que el equipo de Audigeduc está “inflado”, porque la asesoría iniciada en 2014 solo fue realizada por tres profesionales, los que no cuentan con post-grado: Felipe Sepúlveda, Álvaro Vallejos y Claudio Alarcón. Son ellos los que planificaban el trabajo y visitaban los colegios. En ese grupo inicialmente también figuraba Hugo Quintana, quien este año dejó de asistir a los establecimientos de La Pintana, porque ya no presta servicios para Audigeduc.

Las mismas fuentes indicaron que el dueño de Audigeduc, Miguel Ángel Ortega, visitaba semanalmente el despacho del jefe técnico del Departamento de Educación de la comuna: Simón Bolívar Seguel. Se entendía que estas citas se debían a que Bolívar era la contraparte técnica de la asesoría que Audigeduc prestó desde 2014. Pero, por transparencia, estos encuentros tendrían que haberse suspendido en el periodo en que el Departamento de Educación preparaba las bases de la nueva licitación, debido a que Ortega era uno de los principales interesados.

Personas que conocen en detalle el proceso de la reciente licitación, señalan que Bolívar incluso visitó a Ortega en las oficinas de Audigeduc cuando se preparaban las bases.

CIPER pidió entrevistas con el director de Salud y Educación de la Municipalidad de La Pintana, Luis Olmedo Veguer; con el jefe del Departamento de Educación, José Sotelo, y con Simón Bolívar. A los tres se le dejaron mensajes con sus asistentes, pero no respondieron. Además de la responsabilidad de sus cargos, los tres han participado en las comisiones evaluadoras de las licitaciones otorgadas a Audigeduc que no repararon en estos tres años en que la nómina de profesionales ofrecida por la consultora era irreal: Olmedo integró las comisiones de 2014 y 2016, mientras que Bolívar lo hizo en 2014 y Sotelo en 2016.

Y EL GANADOR ES…

De acuerdo con las bases técnicas elaboradas para la licitación que recién fue adjudicada a la empresa de Miguel Ángel Ortega, si los oferentes presentaban uno o más profesionales con grado de doctor, recibían 10 puntos. Y si contaban con dos o más especialistas con grado de magister, obtenían otros 10 puntos.

La comisión evaluadora asignó a la oferta de Audigeduc un puntaje ponderado total de 95,1. Le siguió Napsis con 90,52 y cerró el cuadro Santillana, con 80,54. CIPER hizo nuevamente el cálculo, pero considerando que en la realidad Audigeduc no cuenta con un  doctor ni con dos magister. La nueva puntuación deja a la empresa de Ortega con 85,54 puntos. De esta forma, la empresa que efectivamente alcanzó el mayor puntaje es Napsis.

En la sesión del Concejo Municipal del pasado 12 de abril, cuando se aprobó la adjudicación del nuevo contrato con Audigeduc por $925 millones, la concejala Claudia Pizarro preguntó qué aspecto de la evaluación había inclinado la balanza a favor de esta empresa. La respuesta de Simón Bolívar, encargado de presentar este tema ante los concejales, no dejó dudas respecto de que la oferta de doctorados y magister fue crucial:

“En cada informe para ustedes (alcalde y concejales) va la pauta de evaluación, donde pueden identificar cuáles fueron los documentos que tanto Napsis como Santillana no ofrecieron  en su propuesta (…). Cuando le pedimos un doctor, no un magister, para que trabaje en las escuelas, si las empresas no nos presentan el doctor no les puedo asignar el mismo puntaje que a la que sí presentó el doctor, porque entro en una pugna de interpretación de las bases (de licitación), para lo cual nosotros no estamos, porque la evaluación tiene que ser de acuerdo a los criterios que estábamos pidiendo. Efectivamente, Napsis y Santillana no presentan doctor”.

Un detalle de la oferta de Audigeduc que debió despertar las sospechas de Simón Bolívar y de los integrantes de la Comisión Evaluadora, es que los currículos de la mayoría de los profesionales presentados por la consultora solo estaban actualizados hasta 2011, 2012 o 2013 y son exactamente los mismos que Miguel Ángel Ortega presentó en la licitación de 2014. Ninguno de los currículos menciona la asesoría que supuestamente habían desarrollado entre 2014 y 2016 en La Pintana, un antecedente particularmente valioso para demostrar experiencia en esa comuna.

No obstante, la comisión evaluadora no reparó en esta anomalía ni se aseguró de que los profesionales efectivamente formaran parte del equipo que prestaría la asesoría.

PRONTUARIO SEP EN LA PINTANA

No es esta la primera vez que los dineros SEP de La Pintana hacen noticia, y no precisamente por el mejoramiento de la educación de sus alumnos. En enero, El Mostrador publicó una nota en la que el director del colegio municipal Juan de Dios Aldea, Pedro Esparza, denunció el uso indebido de dineros SEP para financiar al equipo Deportes La Pintana, que compite en la Segunda División Profesional.

El club surgió del antiguo Municipal La Pintana, que se financiaba con recursos comunales, y es propiedad de una sociedad anónima deportiva constituida por altos funcionarios de la municipalidad de la confianza del alcalde Jaime Pávez y por empresarios que también son amigos del jefe comunal.

“Muchos jugadores eran contratados con recursos SEP, y los hacían figurar en cargos que nunca ejercieron, como asistentes de aula o asistentes de patio. Así financiaban parte de la planilla”, dijo Esparza a El Mostrador. El programa Contacto de Canal 13 también cubrió este tema y entrevistó a los jugadores que eran pagados con fondos SEP.

La Contraloría realizó un informe de auditoría en 2015, verificando el uso de recursos públicos en el club Municipal La Pintana que luego fueron capitalizados por la sociedad que privatizó el equipo. El organismo fiscalizador instruyó la restitución de algunos de estos dineros y también un procedimiento disciplinario para determinar responsabilidades administrativas.

Deportes La Pintana está a un paso de subir a la Primera B del fútbol profesional (va segundo en la tabla y solo le resta un partido contra el puntero). De ascender, sus accionistas tendrán acceso a los dineros que reparte el Canal del Fútbol (CDF) y otros recursos que distribuye la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP).

El año pasado, cada equipo de Primera B recibió cerca de $670 millones provenientes del CDF, por lo que Deportes La Pintana está a punto de convertirse en un buen negocio para los subalternos y amigos del alcalde Pávez.

La concejala Claudia Pizarro, quien ha denunciado el uso de recursos SEP para financiar al equipo de los amigos del alcalde, destaca que la comisión técnica que evaluó las ofertas en la reciente licitación que ganó Audigeduc está compuesta por personas relacionadas con la sociedad propietaria de Deportes La Pintana.

La comisión fue integrada por Luis Olmedo Veguer, Oscar Astudillo Vilches, Germán Chandía Olea y José Sotelo Toro. Los dos primeros (Olmedo y Astudillo) integran la nómina de socios que en 2013 constituyeron Santiago Sur, la sociedad dueña de Deportes La Pintana. Y Simón Bolívar, que formó parte de la comisión evaluadora que adjudicó la licitación de 2014, es hermano de otro socio constituyente de Santiago Sur: Lautaro Bolívar Seguel (vea la constitución en el Diario Oficial).

NEXOS ANTERIORES

Algunos de los profesionales que fueron incorporados sin su conocimiento en la oferta presentada a las licitaciones por Miguel Ángel Ortega, indican que el dueño de Audigeduc tenía sus certificados de estudios y currículos porque con anterioridad ellos habían prestado servicios para esa consultora.

Es el caso de René Donoso, Ramón Jara y Margarita Traverso. Los tres trabajaron en el Ministerio de Educación, donde conocieron a Ortega. Y en 2011, cuando ya habían dejado esa secretaría de Estado, hicieron algunos trabajos para él. Pero los tres insisten en que Ortega nunca les informó que los incluiría en la nómina que presentó en la licitación de 2014 y también en la de 2016.

En el caso de Ramón Jara la sorpresa fue mayor, ya que él mantenía una relación de confianza con Ortega. En agosto de 2010 ambos se asociaron y constituyeron Asesorías y Soluciones Educativas Solo Dos. En julio de 2014, Jara se retiró de la sociedad y su parte fue adquirida por la esposa de Ortega: Irene Lizana Toro, quien también es socia de Audigeduc.

Dina Gutiérrez y Carolina Ferrer sostienen que no han hecho trabajos para Miguel Ángel Ortega en La Pintana. Carolina Ferrer cree que él pudo tener acceso a copias de sus certificados y currículo porque ella trabaja en una asesoría para la Corporación Educacional Emprender y sus boletas de honorarios las tramita una de las sociedades de Ortega: Soluciones Educativas Solo Dos.

Dina Gutiérrez y Margarita Traverso manifestaron a CIPER sus temores de que otras consultoras ATE estén haciendo lo mismo, ya que se quedan con copia de los certificados y currículos de los profesionales que alguna vez les prestaron servicios. Ambas concordaron en que deben buscarse mecanismos para certificar que los profesionales que se ofrecen en las licitaciones de asesorías educativas efectivamente participan en esos equipos.

Contactado por CIPER, Miguel Ángel Ortega admitió que nunca comunicó a estos profesionales que los había incluido en el equipo de trabajo que presentó a las dos licitaciones de La Pintana. Según dijo, estas personas forman parte de su “base de datos” porque han prestado servicios anteriores para él, y por eso se toma la libertad de inscribirlos, y después, según las necesidades que surjan durante la asesoría, les pide que se sumen:

-Estos son profesionales con los que yo trabajo en distintos proyectos. Entonces, yo los coloco porque después, dependiendo del proyecto, los asigno. Justamente, en este proyecto de ahora algunos profesionales no sabían, pero hay otros que tienen más permanencia y que sí están informados. Yo estaba esperando tener la adjudicación para tener las reuniones pertinentes con ellos.

-¿Usted me está diciendo que en la licitación que se acaba de adjudicar y en la que se ganó en 2014 puso a algunas personas sin avisarles?

-No, ellos trabajan conmigo en distintas otras cosas. Estas personas forman parte de distintos proyectos que hemos trabajado y por eso están en mi base de datos. Y, ahora, cuando me adjudicaron, recién a algunas de esas personas las iba a confirmar.

-Para entender bien: usted me dice que estas personas han cumplido algún tipo de tarea para su consultora, pero no necesariamente en La Pintana, y que, como forman parte de un pool de profesionales que han trabajado para su empresa, usted los puso en el equipo.

-Por eso después tengo que coordinar con ellos para ver su disponibilidad de tiempo. Pero, eso es.

-Y en la licitación que usted ganó en 2014 con estas mismas personas, ¿qué tipo de labor cumplieron ellos durante esos dos años?

-Eeeeh… algunos probablemente no han podido participar, porque depende de la estrategia que se adoptó. El año pasado tuvimos que cambiar la estrategia producto de un diagnóstico técnico a los profesores y fue necesario definir otras estrategias ahí, directamente. Entonces, alguno puede que finalmente no haya estado con nosotros.

-¿René Donoso, a quien usted incluyó en el equipo para La Pintana, en qué trabaja habitualmente para usted?

-René lamentablemente no pudo trabajar conmigo, porque asumió una función con el nuevo gobierno. Entonces, él iba a trabajar conmigo temas de convivencia y no pudo.

-¿Y Ramón Jara, en qué trabaja habitualmente con usted?

-Tampoco pudo acompañarme en La Pintana, porque está cumpliendo una jornada más extensa en otro lado.

-¿Y Dina Gutiérrez qué servicios presta para usted?

-Dina cumple otro tipo de actividades, pero no conmigo acá en La Pintana.

-¿Qué actividades hace ella para usted?

-Otro proyecto.

-¿Y podría decirme cuál es?

-Sí, es asesora de otro establecimiento.

-¿En dónde?

-¿Estamos hablando de La Pintana?

-Me ha dicho que estas personas trabajan habitualmente con usted y le estoy consultando qué servicios le prestan y en qué comuna lo hacen.

-Tendría que explicarle cómo hago todo mi trabajo y no creo que sea pertinente. Usted me está consultando por La Pintana y le estoy respondiendo sobre eso.

-Le estoy preguntando por profesionales que usted ofreció en La Pintana y que no han trabajado ahí, pero con los cuales usted dice que opera de manera habitual. Le vuelvo a preguntar, ¿en qué trabaja habitualmente Dina Gutiérrez con usted?

-¿Usted le preguntó a ella?

-Le estoy preguntando a usted: ¿ella trabaja con usted en otra comuna?

-Sí.

-¿Y Loreto Navarro?

-No, en La Pintana tampoco.

-¿Y Guillermo Meneses?

-Tampoco trabajó para La Pintana.

-Entonces, usted dice que del equipo que presentó en La Pintana, ni Ramón Jara ni René Donoso ni Dina Gutiérrez ni Loreto Navarro ni Guillermo Meneses trabajaron en la asesoría que se ganó en 2014. Y, en segundo término, me dice que tampoco tiene certeza de que puedan trabajar en la nueva licitación que ahora se adjudicó.

-Los presenté porque sé que podré disponer con ellos de los tiempos necesarios, pero planificando sus tiempos.

CLASE A CLASE

El Índice de Vulnerabilidad Escolar (IVE) mide el porcentaje de alumnos vulnerables de cada establecimiento y es calculado por la Junaeb. El IVE de los 11 establecimientos que administra la Municipalidad de La Pintana oscila entre 81,6% y 93,0%.

La necesidad de generar mejoras en la educación municipal de la comuna es evidente, pero eso no ha ocurrido. No ha habido incrementos significativos en las pruebas estandarizadas, como el Simce y la PSU. Y los profesores no asignan valor a la asesoría prestada por Audigeduc.

La Municipalidad de La Pintana ha hecho noticia en materia educacional por el escándalo de los jugadores de fútbol pagados con recursos SEP o porque el alcalde Jaime Pavez votó en el Concejo Municipal a favor de cerrar escuelas municipales, a pesar de que era propietario de colegios particulares subvencionados que podían beneficiarse con la matrícula de los alumnos que quedarían sin escuela.

La Pintana es una de las comunas donde más ha caído la matrícula municipal, según un informe de la Fundación Sol con datos del Mineduc: en 1992 el 51,4% de su matrícula era municipal, lo que en 2010 había bajado a 19,2%.

Durante años Pavez negó sus intereses en el Colegio Iberoamericano y la Escuela de Lenguaje Planeta de los Niños, señalando que los manejaba su esposa, Sonia Zapata Diez, quien aparecía como sostenedora. Pero sus explicaciones se vinieron abajo cuando El Mostrador informó que la pareja se enfrentó en un juicio de divorcio, donde el alcalde Pavez exigió el pago de $1.675 millones, los que incluían la parte que le correspondía por los colegios.

CIPER conversó con docentes que se desempeñan en colegios municipales de La Pintana, pero prefieren la reserva de sus nombres por temor a represalias. Según cuentan, la principal fortaleza de la asesoría que ha prestado Audigeduc es la planificación clase a clase que se hace a comienzos de año. Los asesores se aseguran de que todos los profesores planifiquen íntegramente el año escolar, pero luego no tienen herramientas para comprobar si se cumple la planificación.

La dirigenta del Colegio de Profesores de la comuna, Jeanette Ortiz, asegura:

“El trabajo de esa ATE es nulo. Vienen tres personas en verano. Ahí te hacen organizar el año clase a clase, sin preocuparse de las contingencias o la realidad de los niños. Entonces, durante el año vienen cada cierto tiempo y revisan los libros para contrastarlo con la planificación. Al final, los profesores ponen que pasan las materias planificadas, pero en la realidad muchos van atrasados, porque no puedes avanzar si un grupo de estudiantes no entendió la materia”.

José Verdugo, ex director del Colegio Pablo de Rokha, fue uno de los denunciantes del uso de recursos SEP para financiar a Deportes La Pintana. En enero puso fin a su relación laboral con La Pintana, por lo que habla sin temores:

-Siempre me opuse a esta ATE. Eran tres personas, incluido el dueño, que venían y hablaban con los profesores para organizar el año y con la inspectora general para temas de comportamiento. Eran conversaciones cortas y presentaciones powerpoint. El resto del trabajo lo hacían los mismos profesores: organizar clase a clase, algo que no mide la realidad o las contingencias que existen en colegios con alumnos de alta vulnerabilidad. Los profesores siguen y seguirán haciendo sus clases como antes.

Fuente: CIPER Chile

DEJA UNA RESPUESTA