La SIP y la Dictadura Mediática

0
169

El tema de los medios de comunicación tiene que ver con el futuro de nuestras democracias. Hoy en día, la dictadura mediática quiere suplantar a la dictadura militar. Son los grandes grupos económicos que usan a los medios y deciden quién tiene o no la palabra, quién es el protagonista y el antagonista.

<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=”adsbygoogle”
     style=”display:block”
     data-ad-client=”ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=”2173848770″
     data-ad-format=”auto”></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

El que más vocifera contra los cambios, logra más pantalla.

En este sentido la SIP juega un papel fundamental, tratando de engañar y falsear la realidad.

La Sociedad Iberoamericana de Prensa (SIP), no representa los intereses de los periodistas, sino de los directores, de los poderosos y de las grandes empresas comunicacionales. Casi siempre cuando la SIP emite un juicio lo hace desde el punto de vista de los intereses norteamericanos y de sus propios intereses.

La Sociedad Interamericana de Prensa, fue creada en la década de los 40 del siglo pasado, a iniciativa de la Central Estadounidense de Inteligencia (CIA).

Cuando la SIP se fundó en 1943 en La Habana en plena dictadura de Batista por Jules Dubois, Joshua Power y Tom Wallace (agentes de la CIA), surgió como mandato de la CIA para defender los intereses de E.E.U.U., y como un sindicato patronal; nunca para defender los intereses de los periodistas. Por eso ataca a los gobiernos como el de Venezuela, Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador etc., que defienden su soberanía y donde hay una verdadera libertad de expresión.

Recordemos que El Tiempo de Bogotá y otros medios colombianos, pertenecen a la familia Santos, a R.C.N. le llaman en Colombia Radio Casa de Nariño por sus vínculos estrechos con el gobierno y la oligarquía colombiana.

En Venezuela incluye a los diarios de circulación nacional como El Universal, El Nacional, 2001, Meridiano y el Nuevo País, así como los regionales El Carabobeño y Notitarde (Valencia), El Impulso y El Informador (Barquisimeto), Panorama y LA Verdad (Maracaibo).

También las revistas Exceso, Producto, Variedades y otras del bloque de publicaciones de Armas; agrupan a medios visuales como Globovisión, a pesar de algunos cambios realizados últimamente, utilizan el terrorismo mediático contra el gobierno y pueblo de Venezuela asociándose con medios extranjeros como El Tiempo de Bogotá, Radio Caracol de Colombia, CNN Internacional, cientos de medios norteamericanos y europeos.

En Venezuela muchos medios actúan como partidos políticos, como tribunales, como jueces y partes, como legisladores que validan o invalidan constituciones o leyes.

Publicaciones que llaman al golpe de Estado, a la guerra civil, a la discriminación étnica y racial, canales que confiscan lo político, nombran y destituyen a las dirigencias partidistas crean y desaparecen partidos, les redactan estrategias y programas.

Redes mediáticas que pretenden suplantar a todos los poderes y convertirse en el único poder, sin asumir responsabilidad alguna por sus actos.

<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=”adsbygoogle”
     style=”display:block”
     data-ad-client=”ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=”2173848770″
     data-ad-format=”auto”></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

 Fuente: Aporrea

DEJA UNA RESPUESTA