Deportes Temuco Regresa a Primera División

0
52

En un partido vibrante, plagado de goles y disputado con 17.500 espectadores controlados en las tribunas del Estadio  “Germán Becker”, Deportes Temuco conquistó el ascenso a Primera División tras doblegar a Deportes Copiapó por 4-2, a falta de una fecha del término del Torneo de Clausura de Primera B. Antes, debieron pasar once años.

La ansiedad podía sentirse desde temprano en las inmediaciones del Germán Becker. Deportes Temuco tenía una nueva oportunidad para sellar su ascenso a la Primera División y  ni los jugadores, ni el cuerpo técnico, ni ninguno de los más de 18 mil fanáticos que llegaron al estadio, estaban dispuesto a que se les volviera a escapar. Los jugadores entendieron la responsabilidad y se hiceron cargo de la ilusión de una ciudad entera.

<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=”adsbygoogle”
     style=”display:block”
     data-ad-client=”ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=”2173848770″
     data-ad-format=”auto”></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

El inicio fue con dudas. Con excesivo nerviosismo. Había confianza, pero la trascendencia del premio en juego generaba dudas, sobre todo en el  mediocampo albiverde que, pese a tener la pelota, equivocaba el camino reiteradamente en los minutos iniciales.

Pero sólo transcurrió un cuarto de hora antes de que llegara el desahogo. Porque el gol de Cris Martínez para abrir el marcador fue eso, una liberación de tensiones y emociones para la gente y para un equipo que, desde ahí, dejó sus ataduras y comenzó a administrar las acciones.

El empate de Guarino no alcanzó a hacer tambalear las convicciones temuquenses porque otra vez el paraguayo Martínez haría notar su presencia para adelantar a su equipo. El 2-1 borró de la cancha a Deportes Copiapó. Aunque, en el segundo tiempo, acorraló y complicó a los dueños de casa, que volvía a evidenciar su ansiedad.

Pese a todo, a medida que avanzaba el reloj la balanza seguía equilibrándose. Las diferencias cualitativas entre ambos equipos comenzaron a notarse.El talento terminó siendo evidente.

No extrañó, entonces, que el marcador se hiciera aún más expresivo. A los 70’ y 73’, Francisco Piña fue el encargado de anotar dos goles más y sentenciar un triunfo contundente, pero también justo con lo que realmente pasó en la cancha.

Temuco jugó como un equipo de Primera porque de antemano ya se sentía como tal. Porque lo demostró durante todo el torneo que, con el triunfo sobre los copiapinos, lo confirma como campeón. Porque, además, tuvo jugadores con rendimiento superlativo. Martínez, Arturo Sanhueza, Cristian Canío, Cristián González, Sebastián Díaz, Miguel Aceval.

Todos jugadores de primera. Grandes artífices de una campaña histórica. De un esperado retorno al fútbol de Primera División, donde el cuadro de la Novena Región había dejado de participar en 2005, hace largos once años.

El lucido descuento del juvenil copiapino Gabriel Williams para estructurar el 4-2 definitivo no sirvió para amilanar el ánimo de nadie. Temuco estaba instalado en la máxima categoría del fútbol chileno y no importaba nada más. A esas alturas, seguro, en la mente de todos estaba el tránsito de los últimos once años. La estadía en la Primera B.

El pitazo final del juez Nicolás Muñoz dió rienda suelta a los festejos, con los jugadores llorando, abrazándose con el cuerpo técnico y saltando, como un hincha más esta conquista.

Con la meta consumada, vino la entrega de la copa al capitán Arturo Sanhueza, una postal eterna para los hinchas albiverdes, que hoy tuvieron su revancha, gritaron cada gol con si fuera el último y festejaron este ascenso, merecido, que deja atrás 11 años de postergaciones.

El paso por la Tercera División, incluso. Un sinsabor tras otro antes de concretar el esperado retorno. Un sueño amasado durante años, finalmente concretado de la mano de Luis Landeros, técnico y gran responsable de la hazaña.

La fiesta blanca y verde fue completa. Comenzó en el Germán Becker, pero se extendió en cada rincón de la ciudad.

El futuro es auspicioso para la institución que preside Marcelo Salas, que celebró entre lágrimas el ascenso. Temuco está de vuelta.

<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=”adsbygoogle”
     style=”display:block”
     data-ad-client=”ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=”2173848770″
     data-ad-format=”auto”></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Para la historia

Deportes Temuco (4): José Luis Gamonal; Mario Pardo, Cristian González, Cristóbal Vergara, Miguel Aceval, Sebastián Díaz, Arturo Sanhueza, Cristián Canío; Francisco Piña (75′ Sebastián Domínguez), Cris Martínez (89′ Javier Bustos) y Sergio Comba (71′ Mauricio Gómez). DT: Luis Landeros.

Deportes Copiapó (2): Ignacio González; Marco Hidalgo, Diego Muñoz, José Portillo, Juan Carvajal; Fredy Munizaga, Wilson Piñones (75′ Nicolás Suárez), Luis Martín Bevacqua; Matías Grandis (62′ Gabriel Williams), Javier Guarino y Christian Pavez (75′ Sebastián Villegas). DT: Rubén Sánchez.

Goles: 1-0: 14′ Martínez (TEM); 1-1: 19′ Guarino (COP); 2-1: 29′ Martínez (TEM); 3-1: 69′ Piña (TEM) y 4-1: 73′ Piña (TEM); 4-2: 82′ Williams (COP).

Tarjetas amarillas: Vergara y Domínguez (TEM); Carvajal (COP).

Expulsados: No hubo.

Arbitro: Nicolás Muñoz.

Estadio: Bicentenario “Germán Becker”, Temuco.

DEJA UNA RESPUESTA