La Nutrida Agenda de Reuniones entre Longueira y Contesse en la Mira de la Fiscalía

0
212

Además de una larga amistad de más de 20 años y los cuestionados correos electrónicos –que terminaron con el ex ministro acusado de cohecho, y su amigo y ex gerente general de SQM, de soborno–, ambos mantenían periódicos encuentros, agendados por la secretaria de Contesse.

Almuerzos, cenas, una cita en un día clave para la ley del royalty que hoy tiene en el banquillo a Longueira e, incluso, el matrimonio de uno de sus hijos, incluye la lista de citas registradas por el Ministerio Público que van desde 2010 hasta 2014.
 
A las 18:00 horas del sábado 5 de marzo de 2011, la Iglesia María Madre de la Misericordia se vestía de gala para celebrar el matrimonio de José Tomás Longueira Brinkmann, hijo del entonces senador de la UDI, Pablo Longueira.

Longueira padre, junto a su esposa, Cecilia Brinkmann, oficiaron de padrinos de su hijo, que entre sus invitados contó al entonces aún gerente general de SQM: Patricio Contesse.

<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=”adsbygoogle”
     style=”display:block”
     data-ad-client=”ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=”2173848770″
     data-ad-format=”auto”></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

La asistencia de Contesse al matrimonio fue agendada por la secretaria del ejecutivo, Katherine Bischof. Según estos registros, que van desde de mayo de 2010 hasta septiembre de 2014, las reuniones entre Longueira y Contesse eran bastante regulares: almuerzos, cenas o citas en sitios tan diversos como el Ministerio de Economía, Viña del Mar o el restaurante Dolce Vitta, son parte de los encuentros que ha recopilado el fiscal Pablo Gómez en la causa de cohecho contra Longueira.

Esta arista de la investigación –que ahora se lleva por separado– se abrió tras el escándalo generado por los correos electrónicos que ambos intercambiaron mientras Longueira se encontraba en el Congreso. El más complicado, incluye un artículo redactado en SQM y enviado por Contesse a Longueira el 5 de agosto de 2010, que incluía el sistema de invariabilidad tributaria para las empresas nacionales, que terminó formando parte de la ley de royalty minero aprobada ese mismo año y que ha beneficiado directa y exclusivamente a la compañía.

El registro de reuniones entre Longueira y el ingeniero forestal, revela que habrían estado juntos en una mañana clave para la propuesta impulsada por el Gobierno de Sebastián Piñera, el 29 de septiembre a las 9:30 a. m. Ese día, el Senado empezó la discusión que introdujo modificaciones a la Tributación Específica de la Actividad Minera (Ley 20.469), donde se generó una negociación política más dura que la que se había vivido en la Cámara Baja.

En las negociaciones participó el propio Longueira, quien incluso dio un discurso agradeciendo a los que habían intervenido para lograr dicho acuerdo. No fue la primera vez que el entonces senador abogó en el Congreso por incluir a las mineras nacionales en el beneficio de la invariabilidad tributaria, que en la práctica terminó favoreciendo a SQM.

Cuando ese mismo año el Gobierno intentó incluir una suerte de “mini royalty” en la ley de financiamiento de la Reconstrucción, tras el terremoto de 2010, el tema de la invariabilidad tributaria se discutió, pero finalmente fue resistido por parlamentarios de la entonces oposición y quedó fuera de dicha ley.

Longueira ya abogaba por esa idea. Así fue en la sesión ordinaria Nº 29 celebrada el 16 de junio de 2010, donde señaló que “aquí se ha sostenido que un proyecto relativo a la situación originada por el terremoto no es la ocasión para analizar el royalty. Pero nos dicen: ‘Veámoslo en la Mixta’. ¡Inentendible! Y probablemente yo los voy a ver votando en unos días más, en plena coyuntura, acerca de qué forma contribuye la gran minería. No concibo, nadie lo ha escuchado, no sé cómo puede contribuir ese sector, si no extendemos la invariabilidad por un plazo determinado”.

Ese mismo día el senador argumentaba que “lo único claro, señor Presidente, es que las empresas que hoy generan más recursos –afortunadamente para el país– son las de la gran minería, y que está terminando el tratamiento del proyecto y la Concertación les ha impedido colaborar. Deben de sentirse muy felices. Pero, por desgracia, las personas afectadas por el terremoto se enfrentarán a cerca de 800 millones de dólares menos. Es lo único lamentable de la discusión”.
Reuniones y millones

La trama de la aprobación de la ley del royalty y el rol que tuvo Longueira, se ve teñida además por la danza de millones salidos de SQM que rodea a personas y sociedades ligadas al ex parlamentario y que –según un informe del estudio de abogados Shearman & Sterling, encargado por SQM– asciende a más $ 730 millones de pesos pagados por la minera no metálica, entre 2009 y 2014.

Estos dineros salían de la compañía bajo la supervisión y aprobación directa de Contesse, con quien el propio Longueira ha declarado públicamente una gran amistad, que se mantiene desde hace al menos 20 años.

El matrimonio Longueira Brinkmann, así como su hijo José Tomás, figuran en la investigación del Ministerio Público en la arista del cohecho, entre los que emitieron boletas a la compañía vinculada a Julio Ponce Lerou. Los primeros, a través de su empresa “Asesorías LB Spa” –entre enero de 2014 y marzo de 2015– por un total de $75 millones. Pagos que, de acuerdo a lo informado por SQM a la Fiscalía, fueron ordenados por Contesse por el concepto de asesorías, adelantando que rectificará ante el Servicio de Impuestos Internos (SII) todos los gastos vinculados a esa sociedad.

En el caso de José Tomás Longueira, el SII lo incluyó en una denuncia a 172 contribuyentes de abril de 2015 –por boletas y facturas falsas emitidas a SQM– debido a una boleta que emitió el 21 de agosto de 2009 por $4.4 millones y que se enmarca en el caso SQM.
 
No fueron los únicos

En la larga red de boleteros a SQM ligados a Longueira, se encuentra a través de terceros el ex diputado UDI y actual integrante del directorio de TVN, Cristián Leay, que apareció en la investigación luego de que su nuera, Trinidad Subercaseaux, declarara que realizó boletas falsas para SQM, sin haber efectuado trabajos y cuyos pagos derivó a su suegro.

El 19 de marzo de 2012, cuando Longueira ya era ministro de Economía, la secretaria de Contesse agendaba una cena entre ambos y Cristián Leay. Dos años después, un almuerzo con el ahora ex ministro volvía a reunirlos.

La investigación del caso SQM, incluye al menos a 8 personas relacionadas con Leay. Esta semana el SII incluyó en una querella contra 30 contribuyente a su cónyuge, María Alejandra Bórquez, por la emisión de 8 facturas por un total de $40 millones. Bórquez aparece en el informe de Shearman & Sterling entre los proveedores con vinculaciones PEP (Personas Expuestas Políticamente) de “alto riesgo” de estar relacionados con los delitos descritos en la Ley 20.393 (de lavado de dinero, financiamiento del terrorismo y soborno) y con falta de controles.

Leay y Longueira son antiguos amigos y fueron socios del Centro de Estudios de la Nueva Minería, sociedad creada por el primero, que también ha sido envuelta con pagos irregulares por parte de la minera. En total, hasta ahora habría pagos por casi 100 millones de pesos relacionados con el ex diputado UDI y actual miembro del directorio de TVN.

Los pagos que asocian a Longueira a financiamiento ilegal de la política no se remiten solo a SQM y la nueva causa de cohecho. Los boleteros del ex candidato presidencial se reparten entre todas las carpetas investigativas ligadas a estos casos, que incluyen Penta –donde sus dueños, Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín, reconocieron haber pagado aportes para su campaña durante 2013– y Corpesca.

<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script>
<!– Banner Articulos –>
<ins class=”adsbygoogle”
     style=”display:block”
     data-ad-client=”ca-pub-2257646852564604″
     data-ad-slot=”2173848770″
     data-ad-format=”auto”></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Todo en familia

Según el informe de Shearman & Sterling, el 14 de enero de 2014, Katherine Bischof reenvía un correo electrónico del hermano mayor de Pablo, José Luis Longueira, a la vicepresidenta de personas y sustentabilidad de SQM, Paulina De Vits.

José Luis Longueira pone en contacto a la secretaria de Contesse con la directora ejecutiva de la Fundación Amigos de Jesús, Nicole Romo, pidiéndoles que se conecten directamente “para ir adelante con el convenio para el aporte que va a realizar SQM a la Fundación Amigos de Jesús por $1.000.000 mensual, según lo conversado con Patricio Contesse”. Les advierte que requieren un certificado de donación para fines sociales, “que hay que coordinar con el abogado”.

Además, les comenta que está “invitando a don Patricio para que nos arranquemos cualquier día de estos a la hora de almuerzo para tener la oportunidad de conocer la casa de Amigos de Jesús en Cerro Navia”. Y aprovecha de adjuntar el video “que no alcanzamos a ver el día que me reuní con Patricio para que lo pueda ver completo”.

El hermano de Longueira y Contesse se habían reunido anteriormente al menos en dos ocasiones. Así queda registrado en la agenda que llevaba Bischoff, donde se anotan dos encuentros al mediodía. Uno el 11 de diciembre de 2012, inscrito como “tema donación”, y luego el 15 de diciembre de 2013, sin identificar motivos.

Contesse también aprobó dineros para una Fundación ligada a una hija de Longueira. Según el informe de los abogados estadounidenses, fue el propio ex ministro quien el 7 de julio de 2014 le solicitó a su amigo asistencia financiera para “Trabajo País”, una fundación estudiantil cristiana donde María Cecilia Longueira era presidenta.

El próximo 1 de junio está fijada la audiencia de formalización contra el ex candidato presidencial, por cohecho y delitos tributarios, donde además se levantarán cargos por soborno y delitos tributarios contra su gran amigo, Patricio Contesse.

Fuente: El Mostrador

DEJA UNA RESPUESTA