Lo Hizo de Nuevo: La Derecha Pretende Anular la Reforma Laboral en el Tribunal Constitucional

0
131

Hoy se produjo una nueva demostración de lo urgente que es terminar con el Tribunal Constitucional en la próxima Constitución que elaboren los chilenos. Dado el hecho que, aún a pesar de sus pataletas y amenazas, una parte importante de la Reforma Labora, logró ser aprobada en el Congreso, la derecha pretende ganar por secretaría, en el ilegítimo y antidemocrático Tribunal Constitucional, donde tiene actual mayoría.

 
Esta mañana, los senadores Hernán Larraín (UDI) y Andrés Allamand (RN) junto a los diputados Patricio Melero (UDI) y Nicolás Monckeberg (RN) presentaron un requerimiento al Tribunal Constitucional por cuatro normas aprobadas en Reforma Laboral que serían inconstitucionales: Titularidad Sindical, Extensión de Beneficios, Negociación Interempresa y Derecho a la Información para la Negociación Colectiva.

“Formalizamos la presentación de nuestro requerimiento ante el Tribunal constitucional. Creemos que será muy importante desde el punto de vista jurídico y será una gran oportunidad para que la opinión pública y particularmente los trabajadores adviertan de qué forma este proyecto debilita sus derechos, en vez de fortalecerlo. El gobierno quiere que todas las remuneraciones de los trabajadores: el sueldo, los beneficios, etc, queden en manos de los dirigentes de los sindicatos, quienes, además, van a poder hacerlos públicos”, afirmó Allamand.

“Aquí hay un grave perjuicio para la inmensa mayoría de los trabajadores y el Gobierno, con el solo propósito de congraciarse con la CUT ha dado pie a que se instale una norma que contradice no solo nuestra Constitución, sino que también principios esenciales que la Organización Mundial del Trabajo ha establecido en beneficio de todos los trabajadores. Si se aprueban estas normas, estos trabajadores van a estar obligados a sindicalizarse, en forma encubierta y no van a poder ellos discutir los términos de su contrato de trabajo con el empleador”, agregó Larraín.

Al parecer, la derecha no conoce otra herramienta en el debate político que la regla de la negación y la campaña del terror.

Además, ¿qué tienen que andar dos senadores de derecha, opinando acerca de lo que le conviene a los trabajadores? ¿qué clase de Constitución es la que se invoca?

Los argumentos de la derecha.

Titularidad sindical

La reforma laboral establece que el sindicato será siempre el principal actor de la negociación colectiva, terminando con los grupos negociadores en empresas con sindicatos. La derecha considera que se viola el principio de igualdad ante la ley al establecer que cuando no hay sindicatos los grupos pueden negociar, pero sin huelga ni fuero. El derecho a negociar debe ser de los trabajadores y no sólo del sindicato, dicen en el recurso.

Extensión de beneficios

El sindicato tiene la prerrogativa de extender o no los beneficios de la negociación colectiva a los trabajadores no sindicalizados. Para la derecha, esto es un mecanismo encubierto de sindicalización obligatoria, lo cual representaría inconstitucionalidad por partida doble:

(1)    Es inconstitucional que la extensión sea vía afiliación al sindicato, ya que vulnera la garantía constitucional de la libertad sindical, tratándose de una afiliación forzada encubierta.

(2)    Es inconstitucional que el proyecto violente la libertad de contratación garantizada por la Constitución al establecer la práctica antisindical que prohíbe a un trabajador no sindicalizado negociar individualmente sus remuneraciones con el empleador, si ello es igual o mayor a lo obtenido por el sindicato.

Sindicato interempresas

Para los empleadores será obligatorio negociar con los sindicatos interempresas si estas son medianas o grandes. Pero en el caso de las micro y pequeñas empresas, será voluntario. Esto, para la derecha, choca contra el principio de “igualdad ante la ley”, el que supone que el empresario y el trabajador tienen el mismo poder para negociar las condiciones laborales al interior de la empresa, lo cual es sofisma de falsedad absoluta.  

Sin embargo, el recurso de la derecha plantea que la voluntad de la Constitución es que la negociación sea “con” la empresa, prohibiendo todo tipo de negociación ramal. En eso orden de ideas, la negociación interempresas superaría a la empresa bajo dos premisas:

(1)    Cuando se obliga a negociar a más de una empresa

(2)    Cuando en la negociación participan trabajadores que no pertenecen a la empresa con la que se negocia.

Debido a la circunstancial mayoría que tiene la derecha en el Tribunal Constitucional, es probable que logre aprobar estas falacias.

Nadie está en condiciones de anticipar qué ocurrirá entonces, pero, cuanto menos, será como una patada al avispero.

Ministro de Hacienda: defenderemos lo que la democracia votó en el Congreso

Luego que parlamentarios de oposición recurrieran al Tribunal Constitucional para impugnar cuatro puntos del proyecto de reforma laboral, que fue despachado ayer por el Congreso, el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, aseveró que el gobierno está preparado para defender la iniciativa.

“La oposición tiene todo el derecho de ir al tribunal y nosotros sabíamos. Desde hace mucho tiempo habían planteado que iban a ir. Tenemos que estar preparados y hemos estado preparándonos ya para una defensa del proyecto de ley”, dijo Valdés.

El secretario de Estado enfatizó que “la democracia votó y tenemos como gobierno que proteger lo más posible eso. Esta es una discusión que se hará en el tribunal y para la cual estamos preparados”.

Los puntos cuestionados por la oposición son: la titularidad sindical, la extensión de beneficios, la negociación interempresa y el derecho a la información para la negociación colectiva.

En otro tema y consultado sobre la baja en las exportaciones e importaciones en marzo según informó más temprano el Banco Central, el titular de Hacienda indicó que “lo que nos ha pasado en Chile es que el precio del cobre ha bajado muchísimo, como todos saben, en los últimos años. Y eso significa que las exportaciones, el valor de lo que exportamos ha caído y eso es lo que está detrás de esa baja”.

Agregó que Chile tiene cuentas externas muy balanceadas y llamó a “no asustarse para nada” si en los próximos meses se amplía en algo el déficit externo, ya que eso “es natural que eso pase cuando la economía empieza a crecer un poco más, porque la demanda interna sube”.

Recordó que el país durante los dos últimos años avanzó en forma importante en el cierre del déficit externo, en forma más profunda de lo que hicieron los demás países de Sudamérica “y eso nos deja bien preparados para retomar un ciclo de mayor crecimiento”.

En otro tema, Rodrigo Valdés fue requerido por el impacto que podría existir en el empleo debido al retroceso en la construcción. Al respecto, afirmó que ha habido un boom de ventas, “pero también hay que construir esas casas y, por lo tanto, queda todavía bastante espacio de crecimiento en actividad”.

Añadió que lo que está pasando en energía y en concesiones debería contribuir a que exista más construcción en torno a esas áreas, así como también asociada a otros sectores que se están expandiendo. “Hay que preocuparse que la economía en su conjunto vaya creando empleo y vaya creciendo, más que un sector específico”, señaló.

 

DEJA UNA RESPUESTA