Las Tesis Políticas del XXV Congreso del Partido Comunista

0
202

La mañana del 1 de abril se inauguró el XXV Congreso del Partido Comunista de Chile, que extendió sus trabajos los días 2 y 3 de abril. Un eje central de la labores de más de cuatrocientos delegados y delegadas fue la lectura y análisis del Informe al Congreso presentado por Guillermo Teillier, presidente de la colectividad. Informe completo para descarga.

Durante alrededor de dos horas, Teillier leyó el texto de 40 páginas, dividido en varios temas, y donde planteó, entre varios puntos, avanzar hacia una nueva Constitución, la necesidad de encarar reformas en previsión social y salud, elaborar una propuesta de nuevo programa de la Nueva Mayoría, trabajar por un nuevo modelo de desarrollo del país, garantizar el derecho del pueblo a la información, ganar en las elecciones municipales de este año, consolidar a la Nueva Mayoría, potenciar y revitalizar al movimiento social y sindical, afianzar las reformas materializadas y valoró las modificaciones legislativas en materia laboral y tributaria.

El informe fue escuchado por cientos de militantes de la organización comunista representando a todas las regiones del país y a una amplia gama de sectores sociales. También estuvieron presentes dirigentes y militantes de las Juventudes Comunistas, personeros de colectividades de la Nueva Mayoría y organizaciones sociales y sindicales, funcionarios de Gobierno y de varios municipios.

Proceso inédito

Al hablar sobre el último periodo, en que el PC formó parte del Gobierno de Michelle Bachelet y la Nueva Mayoría (NM), Guillermo Teillier hizo ver que “es la primera vez que realizamos un Congreso siendo partícipes de un gobierno y es indudable que ello caracteriza el momento político que vive el Partido”.

Valoró “la aprobación de una gran parte de las leyes comprometidas con el pueblo” y sostuvo que “ha sido un proceso inédito de reformas democráticas y progresistas en los últimos 40 años, incluidos los 17 de la dictadura de profundo retroceso en todos los planos”. Expresó que “es preciso tener presente todo lo avanzado, de lo contrario no podríamos situar de manera correcta el significado del paso histórico de comprometernos con el proceso de reformas”.

El dirigente comunista indicó que “como se puede observar lo conseguido hasta hoy es contundente y se ha contado para ello con la voluntad política de la Presidenta y la acción mancomunada de los partidos y parlamentarios de la Nueva Mayoría y han tenido un alto grado de incidencia los actores sociales”.

Planteó asimismo que “queremos resaltar el hecho que en la última reunión de la Presidenta con los presidentes de los partidos de la Nueva Mayoría y los jefes de bancadas parlamentarias, La Presidenta reafirmó su voluntad de consolidar lo logrado hasta hoy, mantener el rumbo respecto de las reformas que faltan y hacer una gestión más exigente para dar cuenta de demandas de la ciudadanía”.

Dando cuenta de elementos de la realidad nacional, Teillier indicó que “también debemos considerar que esta base objetiva favorable a los cambios se ha visto debilitada. La crisis de representatividad y de confianza, el grave atropello a la fe pública, ha hecho a muchos perder de vista el proceso de cambios que se está llevando a cabo y esto pudiera resultar grave a la hora de plantearse la continuidad, en otro periodo gubernamental, del programa de reformas”.

Al referirse a la oposición, el presidente del PC expresó: “Debemos tener muy presente que la derecha está muy lejos de ser un adversario derrotado, incluso se siente con capacidad para disputar expresiones de descontento social y de masas, aun cuando su desprestigio aumenta día a día, y que como más de alguno de sus filas lo ha insinuado, está por los suelos”.

El dirigente resaltó iniciativas aprobadas como el fin del sistema electoral binominal, la nueva ley de partidos políticos, la autonomía del Servicio Electoral, los proyectos de probidad y transparencia, la eliminación del lucro en educación, la aprobación de la ley de carrera docente, la gratuidad para decenas de miles de estudiantes, la creación del Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género y de la Subsecretaría de Derechos Humanos, la cuota de género en las candidaturas, la ley de trabajadoras de casa particular, el fortalecimiento del Sernac, la aprobación de la reforma tributaria, los avances con la reforma laboral, entre otras reformas y medidas promovidas por el Gobierno y la NM.

La lucha de masas y el factor social

Guillermo Teillier se refirió a lo que llamó “factor político-social” y enfatizó: “No se habrían podido llevar adelante las reformas aprobadas hasta hoy y las que vienen, sin mediar este factor objetivo, que ha sido construido por la acción persistente de nuestro partido y otras fuerzas políticas, como parte de la confrontación política con la derecha, que defiende, con todo, el injusto sistema antidemocrático y de distribución de la riqueza implantado por la dictadura”.

Añadió: “Pero hay que decirlo claro, es una condición que en lo fundamental ha sido producto de la lucha de masas, de los sectores organizados de trabajadores, estudiantes, pobladores y otras organizaciones sociales, que han generado por momentos una alta convergencia, con manifestaciones multitudinarias y unitarias, que permitieron generar condiciones y abrir paso al acuerdo programático, que se concreta en la Nueva Mayoría y la consiguiente conquista del gobierno por estas fuerzas políticas”.

Respecto a las luchas sociales y sindicales por el impulso de cambios, el presidente del PC destacó “el papel central y protagónico que juegan los trabajadores y su principal organización sindical, la CUT”.

En esa perspectiva, señaló que “el partido debe redefinir como un quehacer principal su presencia en el seno del pueblo y en relación con otras fuerzas políticas”.

Direccionar esfuerzos

En el informe, el presidente de la colectividad comunista indicó que la Nueva Mayoría debe seguir unida y trabajando por más reformas. Sostuvo que “para los próximos dos años de gobierno es urgente y necesario, tal como lo señala nuestra convocatoria de Congreso: ‘Consolidar los cambios para seguir avanzando’; esto nos llama a direccionar nuestros esfuerzos e impulso transformador, con precisión y oportunidad, a la materialización de políticas públicas y legislaciones que promuevan credibilidad ciudadana respecto de la acción del Estado, se orienten al fortalecimiento de los derechos sociales y a limitar los abusos”.

Teillier planteó como objetivos avanzar -legislativamente y en reformas- en materia de pensiones y seguridad social; protección integral de los adultos mayores; salud pública de calidad; Reforma a la ley de municipios; una ley que regule la situación de los trabajadores del Estado descentralizado, en especial lo referido a honorarios; Ley de Comunicaciones; Nueva estrategia de desarrollo con valor agregado; una Nueva Constitución.

En ese punto, el dirigente se refirió a la Nueva Mayoría. “Nuestro Congreso -dijo- debe poner énfasis en su política de alianzas, establecer a firme la unidad y conformar un ambiente constructivo para la consolidación y desarrollo de la NM. Todos y cada uno de los partidos contribuye al proceso de reformas y nosotros debemos contribuir para que ello sea cada vez más efectivo”.

Expresó que “sabemos lo dolorosas que fueron las consecuencias por desavenencias en el pasado y hoy, de prevalecer estas, podríamos llegar a un fracaso o un retroceso impredecible en su profundidad. Junto con el fortalecimiento del movimiento social y en especial el sindical, la consolidación de la Nueva Mayoría es un factor esencial, la que pudiera verse incrementada con el acuerdo programático con otras fuerzas”.

En ese marco, planteó que se deberá “asumir la importancia de la elección municipal que tendrá una significativa incidencia en las próximas contiendas electorales para elegir parlamentarios y sobre todo la candidatura presidencial que son claves para la continuidad del proceso”.

Particularmente, Guillermo Teillier manifestó que “lo que viene significa importantes desafíos, ya que nos proponemos firmemente elevar el número de representantes del Partido Comunista en el Parlamento lo que tendrá un efecto determinante en las futuras correlaciones políticas para el cumplimiento de los fines programáticos que se determine para un futuro gobierno”.

Agregó que “desde ya se tendrán que tomar todas las medidas tendientes al fin de elevar nuestra votación en las parlamentarias, elegir senadores y elevar nuestra cantidad de diputados”.

En otro ámbito, el dirigente sostuvo la necesidad de revertir el desequilibrio en las comunicaciones y enfrentar la labor de confusión que genera la prensa conservadora, que tiene caso el 100% de la propiedad de medios. De allí, sostuvo la necesidad de encarar “una reforma estructural del sistema de medios, trabajando una ley que permita garantizar la existencia del pluralismo”.

Otro modelo de desarrollo

El presidente del PC, en el Informe, planteó “la imperiosa necesidad de un nuevo modelo de desarrollo” para el país que deje atrás el modelo neoliberal, en el marco de una economía “afectada por la volatilidad de su crecimiento, dependencia económica de la exportación de productos primarios con escaso valor agregado y por la alta concentración de las riquezas: el 30% más pobre de los chilenos percibe como promedio 125 mil pesos mensuales” de salario.

Sostuvo que en Chile hay que incentivar “el desarrollo productivo” y dejar de lado “el principio de que la propiedad privada tiene la primacía por encima de valores superiores como la responsabilidad social y la solidaridad colectiva”.

Teillier manifestó que “somos partidarios de nacionalizar los derechos de agua” y garantizar el rol del Estado en la explotación del litio, así como recuperar los beneficios para el pueblo de la explotación del cobre.

También indicó que para los comunistas es un desafío la reforma, recuperación y defensa de la salud pública.

La gran tarea del periodo

El presidente del Partido Comunista destacó que “el camino hacia la nueva Constitución política para Chile ha comenzado” y enfatizó: “Es la gran tarea del período histórico que vivimos. Es la oportunidad para darle al estado chileno un nuevo carácter político-constitucional. Es el desafío de superar la herencia dictatorial más estratégica”.

Teillier recordó que “es la primera vez, en su historia republicana, que el pueblo de Chile tiene la posibilidad de participar en el proceso hacia una nueva Constitución”.

En ese contexto, afirmó que “confiamos en que en un debate abierto y franco, las ideas justas, transformadoras y democráticas se abrirán paso, debate que debiera culminar en una Asamblea Constituyente, que es lo que el pueblo demande mayoritariamente”.

El dirigente comunista expresó que “queremos recalcar la importancia estratégica de esta tarea, que hemos definido como la “madre de las batallas”.

Añadió: “Valoramos el significativo llamado y el camino que la Presidenta Bachelet y el gobierno de la Nueva Mayoría han diseñado. Estamos precisamente en los meses en que se requiere convocar, organizar y promover la mayor cantidad de cabildos ciudadanos. Las exigencias para realizar estos debates son mínimas, y por tanto hay que tomar la iniciativa con intensidad y premura”.

La deuda histórica de la sociedad chilena

En el Informe al XXV Congreso, se indicó que “nuestra sociedad tiene una deuda histórica con los Pueblos Indígenas, lo que implica avanzar en reconocimiento y redistribución”.

El presidente del PC planteó que “queremos construir un país pluricultural como paso necesario para una plurinacionalidad”, que apunte a reconocer a Chile como país multicultural, preservar la diversidad étnico cultural, consagrar representación de pueblos originarios, modelos inclusivos de desarrollo y “establecer un mecanismo constitucional especial de expropiación de tierras que serían parte de tierras ancestrales de comunidades indígenas”.

Desafíos de los comunistas

Ya al final de su informe, Guillermo Teillier habló de los desafíos del Partido Comunista de Chile y refirió, en primer lugar, que “nos proponemos elegir un nuevo Comité Central que responda a los desafíos del presente y el futuro inmediato con una gran capacidad de dirección, de mayor incidencia en la vida política nacional, de relación permanente con el conjunto del partido, alentando la unidad y la lucha del pueblo y los trabajadores”.

Agregó que se debe tratar de un “Comité Central convencido de llevar adelante nuestra política que hoy claramente es la de dar continuidad al proceso de reformas iniciado bajo este gobierno, sin olvidar por un instante que nuestro partido es un instrumento al servicio de los trabajadores y del pueblo de Chile”.

Sincerando situaciones, Teillier dijo que “necesitamos mejorar y superar prácticas partidarias que nos frenan; nos tienden a encapsular y nos impiden una mejor relación e inserción de masas”.

Precisó que “las nuevas autoridades partidarias tendrán que establecer las formas de adecuación, sin trastocar nuestra cultura, a la nueva ley de partidos políticos”.

Sostuvo que “es un paso adelante, de la mayor importancia e incidencia que nos propongamos en este Congreso elevar la participación de nuestras compañeras en el Comité Central de un 20 a un 40%”.

Guillermo Teillier habló de las Juventudes Comunistas y planteó que “es para el Partido de gran significado resaltar el papel jugado por nuestras Juventudes Comunistas cuyo fortalecimiento forma parte de nuestro desarrollo. El paso de muchos de sus cuadros, formados en sus filas, tanto en la acción práctica de lucha como en la preparación ideológica, es una notable contribución al mejoramiento de nuestro trabajo”. Expresó que “nuestras Juventudes Comunistas, juegan un rol destacado a nivel nacional y han sido importantes protagonistas en los procesos de transformación”.

El dirigente sostuvo:

“El Partido Comunista continúa adelante con el proceso de revolución democrática, para avanzar con la fuerza de las ideas, para cambiar el injusto sistema neoliberal por uno de democracia plena, igualdad y justicia social”.

Expresó que “luchamos por el socialismo en que la democracia participativa, la igualdad y la libertad, que procuran la realización plena del ser humano y sus derechos está por sobre otros valores, sin dejar de tener en cuenta los procesos revolucionarios que nos dejan experiencias y lecciones históricas y los esfuerzos que se hacen en diversas latitudes por defender las ideas socialistas y avanzar en la práctica frente a las circunstancias actuales”.

Teillier concluyó afirmando que “somos sobre todo consecuentes con nuestra propia historia y con la del pueblo de Chile”.

Descargue el informe completo

Fuente: ICAL

DEJA UNA RESPUESTA