SII Afirma que el Ejército Pudo Detectar Fácilmente el MilicoGate desde el Principio

0
498

En sintonía con la increíble desidia detectada por la Comisión Investigadora de Fraude en el Ejército, el Servicio de Impuestos Internos ratificó que a través de su página web, cualquier contribuyente, de forma gratuita, puede revisar y verificar si una factura es falsa o verdadera. En el caso del MilicoGate, y a pesar de los elevados montos involucrados, el Ejército simplemente no lo hizo.

Vía oficio, el Servicio explicó que el sistema está abierto para que cualquier contribuyente, de manera gratuita, pueda comprobar si una factura es falsa o no. Además, corroboró que el mecanismo está habilitado desde 2004.

«Es un tema que era muy interesante para nosotros aclarar. Se nos señaló por parte del Ejército que no se aplicaban las medidas de control que establece el SII, que es una medida básica, de acceder a su página web y verificar lo que se denomina consulta de documento autorizado. Bastaba que el Ejército, la Tesorería o el Comando de Apoyo a la Fuerza (CAF), hubiera ingresado a la página web del SII para verificar si las facturas que había recibido eran verdaderas o falsas», resaltó el presidente de la instancia, diputado Jaime Pilowsky.

El legislador resaltó que el oficio remarca el carácter gratuito y abierto del sistema, al tiempo que confirmó que está disponible desde el año 2004, contradiciendo declaraciones de militares que apuntaron a que el mecanismo era nuevo.

El diputado evaluó que, si se hubiese usado este sistema para verificar las facturas, se habría detectado aquellas que eran falsas y, por esa vía, haber iniciado una investigación que hubiese permitido detectar también aquellas ideológicamente falsas, es decir, las que corresponden efectivamente a una empresa, pero cuyos servicios nunca se prestaron:

«El Ejército tiene aquí una negligencia por no haber utilizado este servicio».

En otro plano de la investigación, el diputado comunicó que el Superintendente de Casinos, Daniel García, informó que cuando se utiliza en apuestas en efectivo más de 400 UF, aproximadamente 10 mil dólares, esto es reportado a la Superintendencia y a la Unidad de Análisis Financiero (UAF), para verificar y realizar las investigaciones correspondientes.

Pilowsky dijo que les preocupa que no estén los mecanismos adecuados de control para que personas puedan apostar en grandes sumas en el casino, como en este caso lo hizo uno de los inculpados del fraude, y que no haya sistemas de alarma en esta materia.

Al respecto, García señaló que, desde el ámbito de fiscalización que les compete, los sistemas funcionaron y que, gracias a eso, existen registros y se tuvo conocimiento de algunos situaciones del inculpado.

Sin embargo, fue claro en afirmar que no se generaron alertas especiales porque no representaba un comportamiento sospecho respecto de lo que la Superintendencia fiscaliza, ni tampoco en lo relativo a lavado de activos:

«Nos parece que los sistemas que existen, funcionaron, la fiscalización de la Superintendencia también y no había señales que nosotros detectáramos en este caso».

{youtube}WTGu0JTKrYM |600|450|0{/youtube}

DEJA UNA RESPUESTA