La Historia del Anarquista que le Aforró a Corbalán

0
395

Joaquín García, de 22 años, es el anarquista que, en el interior de la Cárcel de Alta Seguridad, agredió a silletazos, cabezazos, combos y escupos, a Alvaro Corbalán, uno de los sicarios más señalados de la dictadura, donde llegó a desempeñar el cargo de Jefe Operativo de la temida Central Nacional de Informaciones. Hoy, se limita a quejarse de la agresión por la prensa, con la obvia intención de ser devuelto al penal de tres estrellas, Punta Peuco.

El ex Jefe de la CNI, Álvaro Corbalán, denunció a través de su abogado, ante la Fiscalía Metropolitana Centro Norte, y a la opinión pública mediante un manuscrito enviado a medios de prensa, haber sido víctima de una agresión al interior de la Cárcel de Alta Seguridad, CAS, donde cumple varias condenas, dos de ellas a cadena perpetua, por casos de crímenes contra la humanidad perpetrados durante la la dictadura. .

El hecho ocurrió el pasado miércoles 09 de marzo cuando Corbalán salía de hablar con su abogado, fue en ese momento cuando otro reo, identificado como Joaquín García (22), se abalanzó sobre Corbalán propinándole un cabezazo en el rostro y -según testigos- gritándole ASESINO -a lo que se sumaron garabatos y escupos.

Este es el relato de los hechos, en carta manuscrita del propio Corbalán, enviada a medios de prensa

Corbalán fue trasladado a la CAS el pasado 20 de noviembre, luego de que se encontrara, en su celda elementos prohibidos, tales como un telefono y un chip, durante un allanamiento dentro del Penal Punta Peuco. En esa oportunidad la ministra de Justicia, Javiera Blanco justificó la medida por la reiteración de la misma falta al reglamento penitenciario.

Álvaro Corbalán Castilla, ex jefe operativo de la Central Nacional de Informaciones, cumple cadena perpetua desde el año 2003 por crímenes de lesa humanidad cometidos en dictadura, entre los cuales figuran el asesinato de Juan Alegría Mundaca, la Operación Albania, algunos de los casos del Comando Conjunto y el asesinato del periodista José Carrasco Tapia.  

Revise el prontuario de Corbalán realizado por Memoria Viva.

Situación procesal de Joaquín García

Joaquín García se encuentra detenido en la CAS desde el 19 de noviembre pasado, acusado de pertenecer a una cálula anarquista imputada por el atentado frustrado a la 12° Comisaría.

Durante la madrugada, cerca de las 03:30 del 19 de noviembre del 2015, tras la explosión de un artefacto artesanal en la Escuela de Formación Penitenciaria de Gendarmería fue detenido   Kevin Garrido, por parte de la policía civil, mientras se movilizaba en bicicleta an las inmediaciones del lugar de los hechos.

Poco tiempo después la policía detuvo  en su casa a Joaquín Garcia acusándolo de haber participado en otros atentados explosivos.

En la oportunidad, la DIPOLCAR, señaló que ambos estaban bajo vigilancia desde hacía tiempo por su vinculación con Ignacio Muñoz, detenido el 1 de agosto de 2015, acusado de portar un extintor de un kilo de capacidad relleno con pólvora negra y una mecha artesanal, además de panfletos en solidaridad con otros anarquistas detenidos , quién, según la acusación policial, se dirigía a colocar una bomba al Laboratorio de Crimunislística de la PDI, en Lo Prado.

El General Daniel Tapia, director de investigación Criminal de Carabineros señalo que los Garrido y García pertenecían a una “organización que tiene una tendencia anarquista insurreccional», y que por tanto, «estaba siendo monitoreada”.

Joaquin García y Kevin Garrido fueron formalizados en el 11° Juzgado en una audiencia de más de seis horas, en la cual  la fiscalía los acusó de cargos por ley de control de armas.

Garrido  fue formalizado por el atentado explosivo contra Gendarmería donde fue detenido, la tenencia de 629 gramos de pólvora encontrada en su domicilio en San Bernardo y el ataque frustrado a la 12° Comisaria.

A Garcia, en tanto, se le acusó sólo del atentado frustrado a la 12° Comisaria, acción revindicada por Conspiración Internacional por la venganza/Célula deflagrante Gerasimos Tsakalos, el 29 de octubre del 2015. 

La prueba para inculparlo, según la fiscalía, es un celular usado como activador de la carga explosiva en el atentado contra la 12° Comisaria, que habría pertenecido a un familiar de Joaquín García.

El tribunal determinó un plazo de cinco meses de investigación, los que se cumplen en el mes de abril.

Ambos anarquistas cumplen su detención provisional en la Sección de Máxima Seguridad de la Cárcel de Alta Seguridad, donde uno de ellos se topó con Alvaro Corbalán, con el resultado ya conocido. .

DEJA UNA RESPUESTA