Partido Comunista Responde a Fuego “Amigo”

0
220

Juan Andrés Lagos, integrante de la Comisión Política del Partido Comunista respondió a innecesarias y extemporáneas críticas vertidas por el diputado Pepe Auth del PPD, y Patricio Walker, de la DC, de contumaz militancia anticomunista. Lagos indicó que la afirmación de Auth no tiene asidero en la realidad, y que pese a la postura del senador DC, en ese partido otros “apuntan a fortalecer la unidad de la Nueva Mayoría”.

En las últimas semanas dos parlamentarios de la Nueva Mayoría hicieron declaraciones cuestionadoras respecto al Partido Comunista. Patricio Walker, senador de la Democracia Cristiana, aseveró que no es partidario de estar en una misma coalición con los comunistas, y el diputado del Partido por la Democracia, Pepe Auth, expresó que “la influencia del PC en el Gobierno es mayor que el aporte real que hace” y que se la da una “importancia desproporcionada” a esa colectividad.

Juan  Andrés Lagos, integrante de la Comisión Política del PC, se refirió a esos dichos, estableciendo que lo de Auth no tiene “asidero en la realidad” y que esa “falacia había sido patrimonio casi exclusivo de la UDI y los medios de derecha”.

Sobre lo expresado por Walker, el dirigente indicó que “me quedo con las formuladas por otros dirigentes y militantes de la DC, recientemente, que apuntan a fortalecer la unidad de la NM, a empujar el carro del programa”.

-¿Cómo caracteriza las declaraciones de Pepe Auth sobre  la actitud que tendría el Gobierno respecto al PC?

-Sin asidero en la realidad. Simplemente no es así. Hasta ahora, esta falacia había sido “patrimonio” casi exclusivo de la UDI y los medios de derecha, que desde que comenzó el actual gobierno han tratado de polarizar, extremar, aislar, dividir, usando la falsa idea de que el Partido Comunista es muy influyente en la Nueva Mayoría y en La Moneda.

También, de alguna manera, este pretexto ha sido usado por quienes, desde la NM, tienen y mantienen diferencias con la realización del programa. Diferencias que no son sólo con la coalición y su gobierno, esas discrepancias también las sostienen al interior de sus partidos, y este parece ser el caso. Se trata de expresiones minoritarias, pero muy tenaces, que tienen bastante espacio en los medios de derecha.

En aspectos sustantivos, el gobierno y la NM han tomado definiciones y rumbos que el PC no ha compartido en plenitud. Sin embargo, ha primado la unidad y la realización esencial del programa. Nadie podría decir que el gobierno y la NM han hecho todo lo que el PC considera que debe hacerse.

-Él habló de que “la influencia del PC en el Gobierno es mayor que el aporte real que hace”; dijo que se la da una “importancia desproporcionada” a las opiniones del PC. ¿Es así?

-No es así. Lo que ocurre es que el PC, en primer lugar, en el ámbito social y territorial, de los movimientos sociales, en el Poder Ejecutivo y en el Poder Legislativo, y también en los reducidos espacios mediáticos en el cual se expresa, ha sostenido un énfasis y una direccionalidad clara respecto de la realización del programa de gobierno.

En ese camino hemos concordado, en primer lugar, con la Presidenta Michelle Bachelet, con los énfasis que ella ha puesto a su gestión presidencial; hemos concordado con su gobierno y con la mayoría de los partidos de la NM.

Fíjese que tenemos una Ministra, Claudia Pascual, (la mejor evaluada del gabinete según reiteradas encuestas); un Ministro, Marcos Barraza, que entra tras el cambio de gabinete; una subsecretaria, Julia Urquieta; varios directores de servicios y algunos gobernadores y funcionarios de responsabilidades intermedias.

No tenemos presencia en el Comité Político de Ministros. Tenemos una Bancada de siete parlamentarios, si consideramos al estimado compañero de la Izquierda Ciudadana, Sergio Aguiló. Algunos alcaldes y unas decenas de concejales y algunos consejeros regionales. Eso es todo, ni más, ni menos. El tema es otro, derechamente.

Nosotros consideramos que la interacción entre el gobierno y los movimientos sociales, por ejemplo, en educación, laboral, derechos humanos, respecto de las reformas, con todas las tensiones que eso ha tenido, ha sido extremadamente positiva. Eso va cambiando el carácter de la democracia en los hechos. No sólo han mejorado los proyectos, también genera dinámicas positivas de participación y representación que esta democracia elitista, floja y acostumbrada a los acuerdos por arriba, no tenía.

Del mismo modo, la interacción del gobierno con los partidos de la NM, que también tiene tensiones, que los propios partidos han demandado mayores espacios de diálogo e intercambio, no sólo para la agenda legislativa, esencialmente para el rumbo político del proceso.

Este proceso, por cierto, descoloca a algunos parlamentarios que estaban acostumbrados a otra cosa. Y creo que ellos deben observar las razones de fondo por las cuales la gran mayoría ciudadana no los quiere ver ni en pintura. Es muy lamentable que el Parlamento esté tan desprestigiado, pero hay que escuchar y mirar algunas razones por las cuáles eso ocurre.

-Esas declaraciones llegan después que Patricio Walker afirmó que no le parece estar en la misma coalición con el PC.

-Bueno, me quedo con las formuladas por otros dirigentes y militantes de la DC, recientemente, que apuntan a fortalecer la unidad de la NM, a empujar el carro del programa y a prepararnos para derrotar al adversario que tiene mucho poder todavía: la derecha y los grandes clanes financieros y mediáticos. La derecha sabe que si la NM se divide, el  camino a La Moneda se le hace mucho más fácil. Y perdemos todos.

-¿A qué atribuye esta especie de bombardeo o cuestionamiento respecto al PC, desde filas de la Nueva Mayoría?

-Creo que hay expresiones dentro de la NM que tienen un diagnóstico que no comparto y considero errado. Expresiones que creen que “todo tiempo pasado fue mejor”, un tanto “noventeros”. Que no quieren asumir a cabalidad que las desigualdades en Chile llegaron muy profundo; que las protestas y movilizaciones previas al 2011 y las multitudinarias ese mismo año, son una especie de capricho episódico. Que estiman que el gradualismo e incluso no hacer algunas reformas planteadas en el programa, es el mejor camino político.

Esas expresiones, habitualmente, recurren al argumento del “buen gobierno, del hacer bien las cosas”, como si se tratara de un tema procedimental, y no de dirección política. Mi impresión es que ese espejismo es muy peligroso, como diagnóstico y como eventual rumbo político a futuro. El tema es que las cosas van en otro sentido, y a pesar de las resistencias y el boicot permanente de la derecha y su sistema de medios, vamos abriendo un buen camino, que se requiere por cierto mejorar, y bastante para el poco tiempo que queda.

-Contrasta la declaración de la senadora Carolina Goic en cuanto a que le parece que hay más coincidencias que diferencias entre la DC y el PC.

-Comparto las declaraciones de Carolina Goic. Creo que con la DC tenemos un camino común respecto del programa, del sentido de la democracia. Es la primera vez en la historia política contemporánea de Chile que la DC y el PC están en un gobierno común, con un programa compartido. Un programa de reformas, que incluye una nueva Constitución política. Hay un discurso de Guillermo Teillier en el Parlamento, en un homenaje al Presidente Frei Montalva y su gobierno, que es importante considerar.

La historia de Chile, por momentos extremadamente trágica y dolorosa, nos interpela. Esta relación, por cierto, le provoca mucha ira a la derecha. Pero hay otros que tienen una especie de celo por este diálogo político. Poco antes de iniciar el actual gobierno, militantes PC y DC suscribimos un documento ideológico, uno de sus inspiradores fue Eugenio Ortega.

Creo que hay que rescatar ese esfuerzo y seguir construyendo. A veces es necesario elevar la mirada y la reflexión. Por cierto que tenemos grandes diferencias, doctrinarias, políticas, ideológicas, pero asuntos bastantes relevantes nos han puesto en un camino común, que es el bienestar de Chile, el término definitivo de la transición y desterrar del país toda herencia dictatorial que se mantienen como una pesada carga hacia el futuro. También compartimos  el papel que podemos jugar como país pequeño en la igualdad, la integración, la paz en el continente. Creo que hay mucho más humanismo en Recabarren, Marx, Hurtado y Maritain, que en todos los escritos neoliberales y pos modernos de las últimas décadas del siglo pasado y del actual.

-¿Se está deteriorando el vínculo con sectores de la NM?

-No creo. El espacio mediático derechista hace su trabajo. Agiganta dichos y hechos. Pero lo que ellos no ven, o no quieren percibir, es que la NM se construye en todo el país por millones de rostros invisibles, anónimos, pero extremadamente valiosos. Son, por ejemplo, los que repletaron el Caupolicán, el año pasado, cuando se vio la necesidad de expresar el apoyo a nuestra Presidenta. Ahí estaba la NM, la profunda.

Fuente: El Siglo

DEJA UNA RESPUESTA