Las AFP Deben Morir para que los Jubilados Puedan Vivir

0
291

El promedio de las jubilaciones en nuestro país es de 197 mil 726 pesos, cifra, que incluye el Aporte Previsional Solidario (APS) que asigna el estado. Sin dicho aporte fiscal, el monto promedio de las jubilaciones seria de tan solo 184.259 pesos, pero la realidad es que el 90,7% de los jubilados reciben pensiones menores a 146.000 pesos y dentro de ellos hay 400.000 jubilados que reciben apenas 86 mil pesos mensuales y no son considerados pobres.

Las administradoras de fondo de pensiones, AFP se quedan con 2 de cada 3 pesos recaudados. Como ejemplo, solo el tercer trimestre del año pasado las AFP presentaron ganancias de más del 30% mientras las rentabilidades de los fondos lo hicieron apenas al 4%.

Es bueno recordar cómo funcionaba el antiguo sistema de reparto y como llegamos a este actual sistema de AFP que solo gana el sector financiero a costa de miserables jubilaciones.

Chile fue el primer país de América Latina que creó un sistema de Seguridad Social, a comienzos del siglo XX y a lo largo de los años se fueron creando diversos regímenes de pensiones que se diferenciaban por el tipo de actividad pero todos ellos bajo la mirada social las que operaban bajo el esquema de reparto.

Esto significaba que los aportes de los afiliados activos financiaban las pensiones de los pasivos.

El sistema de reparto funcionaba para el caso de los afiliados a la caja SSS; en el caso de los hombres el requisito era haber cotizado 800 semanas 65 años de edad y en el caso de las mujeres el requisito era tan solo de 520 semanas y 60 años de edad. Claramente existía una mirada diferente.

Para los empleados particulares se exigía 35 años de servicio 65 años de edad y en el caso de las mujeres 30 años de servicio y 60 años de edad de los cuales 25 años debían ser efectivos ya que se le agregaba un año adicional por cada hijo con ellos rebajaban a 25 años de servicio y 55 años de edad, solo por recordar algunos ya que existían varias modalidades más que iban de acuerdo al tipo de actividad de los trabajadores y trabajadoras.

En el caso de los artistas no tenían derecho a pensionarse es por ellos que en el año 1964 y una manera de hacer justicia porque nadie puede no reconocer que son trabajadores es que se le permitió que puedan ingresar al sistema de empleados particulares y construyan su propio fondo de reparto y era financiado con el 15% de sus ingresos, a lo cual se le agregaba un 10% de los derechos de ejecución pública de todas las trasmisiones en los medios y también un pequeño aporte de los restaurantes y así formaban su fondo.

Las antiguas cajas claramente tenían netamente sentido social e invertían para bienestar de los que se jubilaban es así como por ejemplo se construían viviendas construyendo grandes poblaciones y de calidad con esto podían llegar a su jubilación con casa propia y no estar de allegados o pagando arriendo.

Llegan las AFP

Las administradoras de fondos de pensiones, AFP, son instituciones financieras privadas encargadas de administrar los fondos y ahorros de pensiones. Fueron creadas en Chile en noviembre de 1980, durante la dictadura militar, mediante el decreto ley 3500 que reformó el sistema previsional transformándolo en un sistema de capitalización individual de las pensiones de vejez, invalidez y supervivencia.

Solo se mantuvo y hasta la actualidad el antiguo sistema para las Fuerzas Armadas y Carabineros. Si era tan bueno el sistema de AFP ¿porque no lo modificaron también para ellos?.

Hoy el actual sistema de AFP es un fracaso y un duro castigo a quienes deben jubilarse. La diferencia más evidente entre un sistema de AFP y un sistema de reparto, es que el segundo ha sido ideado para dar pensiones, mientras que el primero fue ideado paracapitalizar la actividad financiera.

Esto ha significado que las AFP jueguen un rol preponderante en las finanzas empresariales, no por las pensiones que otorgan sino por el dinero que inyectan a empresas y bancos.

Cabe señalar que este sistema es totalmente discriminatorio donde la mujer es duramente castigada, primero por ser mujer, segundo por ser madre y criar a sus hijos, no es posible que se le otorga menores pensiones que los hombres, las mujeres son el único grupo que se le discrimina por ser sus expectativas de vida distinta, si fuera eso, las pensiones de los sectores de altos ingresos deberían ser menores, porque su expectativa de vida es mucho mayor que las que tiene las mujeres en relación a los hombres.

En nuestro país la mayor cantidad de adultos mayores son precisamente mujeres sobre 970.000 mientras que los hombres alcanza aproximadamente a 770.000. Algo similar ocurre en nuestra región de Magallanes donde también la cantidad de mujeres adulto mayor es superior que los hombres.

Hoy en el mundo hay 23 países que privatizaron sus sistemas de pensiones, pero siete de ellos ya revirtieron su decisión, como Polonia, Hungría, Argentina, Bolivia entre otros.  Hoy urgentemente debe ser Chile, y no estar pensando en alargar la edad de jubilación eso sería una nueva burla, quien podría pensar que alargando la edad de jubilar mejoraría la jubilación.

Eso solo haría las larga la agonía. Lo que necesitamos es mejores pensiones para todos los trabajadores y trabajadoras, no más discriminación e incluir a quienes hoy este sistema ni siquiera los considera como por ejemplo los artistas y que decir de los inmigrantes que se les obliga a cotizar y nunca van a poder jubilar porque el fondo no les alcanzara, o vuelven a sus países de origen, ¿donde queda esa plata?

Hoy pedimos que se escuche nuestro clamor, todos los fondos son nuestros y más encima les pagamos para que los administren y cuando es mal administrado perdemos nosotros y ellos siguen ganando, que se deje de seguir escuchando a los dueños de las AFP que se han enriquecido con nuestra plata, hoy no entendemos como teniendov mayoría el gobierno en el parlamento no sean capaces de defender nuestros dineros, recientemente en Perú el congreso aprobó que los jubilados puedan retirar el 95,5% de sus fondos, esperamos que en nuestro parlamento vean los intereses de la ciudadanía no de los grandes empresarios.

DEJA UNA RESPUESTA