El precio internacional del petróleo ha marcado nuevos mínimos durante esta jornada, con fuertes caídas sobre un siete por ciento, que lo dejan en 26 dólares el barril. Un derrumbe que ha empujado al suelo a todos los mercado de valores del mundo. En Wall Street , el Dow Jones, el principal indicador, perdió este miércoles más de 500 puntos, o casi un cuatro por ciento del valor.

Los mercados de valores continúan cayendo en picada arrastrados por el hundimiento de los precios de las materias primas, en especial el petróleo, que este miércoles ha seguido cuesta abajo hasta los 26 dólares por barril. En esta misma dirección corren todos los grandes mercado globales de valores, con fuertes caídas superiores al tres por ciento. China, Japón, Europa, Estados Unidos  lideran los enormes recortes.

Tras este trance, pérdidas millonarias y el germen de impredecibles consecuencias, desde la quiebra de grandes empresas petroleras y mineras a masivo desempleo y colapso de las arcas fiscales en países productores y exportadores de materias primas.

Los commodities o materias primas muestran sus números negativos. El petróleo WTI de Estados Unidos caía esta mañana un 7,5 por ciento, en tanto el Brent del Mar del Norte -5,4 por ciento. El primero se ubicaba en 26 dólares el barril y el Brent en 27 dólares. El impacto de este proceso en los países productores como Venezuela o México será brutal.

En los mercados de valores el panorama no es distinto. En Asia, los mercados que abren primero por el desfase horario, las bolsas cayeron otra vez con fuerza. El índice Nikkei de Japón volvía a bajar -3,71 por ciento, el chino Hang Seng -3,8 y el TOPIX -3,7 por ciento.

En Europa, el británico FTSE caía sobre un tres por ciento, el índice DAX de Alemania -2,6, el francés CAC 40 -3,25 y el hispano IBEX -2,78 por ciento.  En Estados Unidos, esta tarde  los principales indicadores, como el S&P y el Dow Jones caían con fuerza y por sobre  el tres por ciento, tendencia que se reproducía en las bolsas de México y Brasil. En Chile,  el IPSA cayó 1,6 por ciento.

La oscura jornada mercantil de hoy coincidió con  la primera sesión del foro empresarial que se celebra  cada enero en Davos, Suiza.  En este cónclave, al que asiste la elite empresarial y gubernamental neoliberal mundial, el ambiente, según comentaba Bloomberg esta mañana, era lúgubre.  

Para esos millonarios y oficiantes del mercado  el 2016 es desde ya un año perdido, que sólo traerá malas noticias económicas. Comentario de consenso, han escrito los corresponsales, ha sido el petróleo, que continuará cayendo y se mantendrá “muy bajo” por un “largo tiempo” en un “escenario petrolero de pesadilla”.

El problema a la fuerte caída es muy simple: hay más oferta que demanda. Si este es un proceso que ha llevado años, la pérdida del apetito petrolero en China por su pronunciada desaceleración económica (las últimas estadísticas señalan una expansión del producto de 6,8 por ciento en circunstancias que su tasa promedio durante largos años era de diez o más por ciento) más la sobre producción ha creado el actual desbalance.

Si a ello le sumamos el fin de las sanciones a Irán y su ingreso masivo a los mercado, el petróleo abundará  durante por lo menos este año provocando los desequilibrios observables.

Fuente: El Ciudadano

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here