Colombia: Acuerdo Histórico por la Paz

0
191

A caba de darse  un paso fundamental, que resultará definitorio, para consagrar la paz en Colombia luego de más de medio siglo de confrontación armada entre sucesivos gobiernos y las FARC.

Se trata de la firma por ambas partes de un acuerdo sobre las víctimas del conflicto (un punto esencial en la agenda de los diálogos de paz que se realizan en La Habana), acuerdo refrendado por los representantes de los países garantes y con la participación de una calificada delegación de las víctimas del conflicto.

Todo ello en el marco de un proceso que contó con la coordinación de las Naciones Unidas y la participación de la Conferencia Episcopal. Dotado de todos estos sólidos apoyos, sin duda el proceso culminará felizmente y Colombia podrá vivir en una paz estable y duradera. Será un logro de extraordinario significado, de proyección latinoamericana y universal, que además reviste algunas características inéditas.

El acuerdo sobre víctimas se suscribió el martes 15 de diciembre en el Salón de Protocolo de El Laguito, un lugar reservado para recepciones del gobierno cubano. La sesión fue presidida por las diez víctimas del conflicto que habían sido seleccionadas previamente, y contó con la presencia de los embajadores de los países garantes del acuerdo, Cuba y Noruega,  del canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla, de delegados  de la oficina de la ONU en Colombia, de la Conferencia Episcopal colombiana, de delegados de la Universidad Nacional de Colombia y del Comité Internacional de la Cruz Roja, además de los embajadores de los países acompañantes, Chile y Venezuela, y desde luego las delegaciones del gobierno colombiano y de las FARC.

Los embajadores de los países garantes, Cuba y Noruega, dieron lectura al acuerdo sobre las víctimas del conflicto, que incluye  el Sistema integral de verdad, justicia, reparación y no repetición, la Jurisdicción especial para la paz y el Compromiso sobre DDHH.

El Sistema Integral está compuesto por 5 mecanismos y medidas: Comisión para el esclarecimiento de la verdad, la convivencia y la no repetición; una unidad especial para la búsqueda de personas dadas por desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto armado; una jurisdicción especial para la paz; medidas de reparación integral para la construcción de la paz; garantías de no repetición.

Luego tomaron la palabra los representantes de las víctimas, quienes se declararon “veedores atentos del estricto cumplimiento de los acuerdos”. Le siguió el delegado del gobierno, Humberto de la Calle, quien  compartió esta responsabilidad con Sergio Jaramillo y señaló:

“Hoy desde La Habana  los colombianos tenemos una muy buena noticia para el mundo. No es retórica decir que el anuncio del acuerdo  sobre el reconocimiento de los derechos de las víctimas pronostica  el posible fin del conflicto  y el advenimiento de una paz firme. Queremos una paz duradera, lo cual solo se consigue situando a las víctimas en el centro”.

Culminó la sesión Iván Márquez, quien  en nombre de las FARC y acompañado por Timoleón Jiménez, manifestó: “Explorando el dilatado territorio  de lo que han sido los acuerdos de paz en el mundo, encontramos que el actual proceso que se adelanta en La Habana  es el único en el que se ha acordado un  sistema integral que reúne y relaciona todos los elementos que el derecho internacional señala  como derechos inalienables de las víctimas: el derecho a la verdad, a la justicia, a la reparación y a la no repetición”.

Un destacado participante en este proceso el profesor Alejo  Vargas Velásquez, catedrático de la Universidad Nacional colombiana, nos ha legado una viva descripción del sentimiento que embargaba a todos los asistentes, sin excepción: “de emoción, alegría, esperanza y seguridad de que hoy día los colombianos estábamos dando un paso definitivo en la solución del conflicto interno armado”. Su compartible convicción, que extiende a los miembros de las dos delegaciones y a los invitados, es que “la firma del acuerdo final está muy cerca y el 2016 será el año de terminación del conflicto armado. Esto nos permite vivir y compartir un fin de año, sin violencia asociada al conflicto armado y con la certeza que estamos cerca de doblar definitivamente esta página de nuestra historia”.

Todos los participantes destacaron la solicitud y el empeño expuestos en todos los planos por el gobierno cubano para facilitar la culminación de estos acuerdos. Ello incluyó además la invitación a todos los participantes un concierto de piano a cargo de un renombrado ejecutante cubano en  la iglesia San Francisco de La Habana Vieja en la víspera del encuentro; y el encuentro mismo fue abierto por la ejecución del “Ave María” a cargo de un joven virtuoso violinista cubano.

Fuente: La República

DEJA UNA RESPUESTA