Comandante en Jefe del Ejército Evade Responsabilidades en Millonario Fraude a Ley Reservada del Cobre

0
136

El Comandante en Jefe del Ejército, general Humberto Oviedo, desperdició una estupenda oportunidad para diferenciarse de la política de evadir responsabilidades y endosárselas a los subordinados, propia de la elite cívico-militar, la cual que viene desde el tiempo de la dictadura -cuando había crímenes pero nunca culpables- partiendo por Pinochet, cada vez que es sorprendida con las manos en la masa o los dedos en el cajón.

Peor aún, ni siquiera recurrió a la estratagema en boga, de pedir disculpas públicas, como si eso la purgara del pecado.

En esencia, en entrevista al diario La Tercera, dijo dos cosas: que las responsabilidades del millonario fraude a la Ley Reservada del Cobre son personales, de unos cuantos traidores; y que se debe tener cuidado de no poner en peligro la capacidad militar del país para su defensa.

En lo demás, se escudó en vagas generalidades como las fórmulas de compromiso en el sentido de que “hay que cooperar con el ministro Omar Astudillo y con la fiscal Ximena Chong”; o que  
“el sumario administrativo interno tendrá que detectar las responsabilidades de dónde se produjo esa laxitud del control”.

General Humberto Oviedo Arriagada: “No me corresponde defender a la Ley del Cobre, pero debemos mantener la capacidad militar”

– Sin duda que en el ojo de la opinión pública, en estos últimos meses, resalta el tema del fraude.

Lo que nos ha sucedido con este fraude, del que fue objeto el Ejército, no es algo positivo. Es un tema doloroso, complejo. Me da frustración ver como algunos integrantes de la institución fueron capaces de perder sus principios, su objetividad  y aprovecharse para hacer uso de estos bienes, que son importantes y que nosotros utilizamos para equipar al contingente, para tener mejor infraestructura y potenciar nuestras capacidades. Eso duele. Pero fue un grupo el que traicionó al Ejército. No representa a los 45 mil hombres y mujeres de la institución, ni a los 30 mil reservistas activos.

Se han tomado varias medidas, entre ellas la verificación de todas las facturas en el SII y la creación de un departamento de control de proyectos. ¿Es suficiente?

Queremos que las medidas sean eficientes, pero siempre hay mucho por mejorar. En cuanto a los controles administrativos, no hay que conformarse con lo hecho. Siempre debemos estar evaluando brechas para visualizar vulnerabilidades. Debemos ser más autocríticos. Desde diciembre de 2014, cuando dimensionamos el efecto de este fraude, tuvimos que hacer una revisión rápida de muchos procedimientos que tenían que ver con lo financiero, la gestión y la fiscalización.

En eso hemos sido muy proactivos. Incorporamos nuevas tecnologías para ser más rápidos en la detección de problemas. Para 2016 tendremos tres elementos muy importantes: la firma electrónica para todo tipo de facturas, la incorporación de una auditoría externa, que ya está funcionando y esperamos su primer reporte en febrero próximo, y la incorporación de módulos en el sistema financiero para tener una trazablidad de los recursos más ordenada y en tiempo real.

– ¿Y respecto de la elección del personal…?

Es una reflexión que hemos realizado. Tenemos ciertos resguardos, como la declaración de intereses y patrimonio, pero hay otros que son incluso más estrictos. Una investigación que se hace a cada persona, por ejemplo, para ocupar un cargo sensible, a fin de determinar su idoneidad  para cumplir esa tarea, su lealtad, inteligencia, moral y criterio. También se deben mejorar las evaluaciones por parte de los comandantes, sobre liquidación de sueldo, préstamos, deudas, boletín comercial y antecedentes patrimoniales. Ahí tenemos un elemento por mejorar.

Obviamente, aparece de toda lógica al ver las acciones de ex cabo (Juan Carlos) Cruz, cuando él gastaba dinero de forma exagerada (NdR: lo hacía en casinos y actualmente está procesado y privado de libertad). Si hubiese estado al día eso, habría habido una alerta mucho más temprana. Pero el sumario administrativo interno, aún en  curso, tendrá que detectar las responsabilidades de dónde se produjo esa laxitud del control.

– ¿No recibieron alertas anteriores a 2014, que es cuando el Ejército detecta la irregularidad? La Superintendencia de Casinos dice que ofició a la Unidad de Análisis Financiero (UAF) en 2012 sobre los gastos del ex cabo Cruz.

No, no tengo registro de que hayamos recibido información formal de él en ese tiempo, porque si no habría sido alertada la situación irregular de su comportamiento.

– ¿Cree que fallaron también los controles externos al Ejército?

No tengo antecedentes de cómo operan y cuáles son las regulaciones que tienen de información. Sé que hay una solicitud del ministro en visita (Omar Astudillo), para que se puedan entregar antecedentes de cómo habría operado la UAF. Yo no me voy a cerrar a la posibilidad de que esa unidad haya hecho su trabajo y nosotros no hayamos conocido la información.

– A través de un dictamen, la Contraloría anunció recientemente una supervisión más detallada a los gastos relacionados con la Ley Reservada del Cobre.

Creo que es una excelente noticia, lo que también fue muy explicitado por el ministro de Defensa. Las FF.AA. no nos debemos restar a   esos controles, para que todo el mundo esté tranquilo en cuanto a la transparencia de cómo se ocupan los recursos que tienen que ver con capacidades militares. Es una muy buena medida. Aunque la Contraloría sí ha ejercido, siempre, controles en proyectos de la institución, de otras formas.

– ¿Esto implicará cambios en algunos procesos del Ejército?

Todavía no, porque este dictamen es muy reciente, del 15 de diciembre, pero los proyectos que nosotros hacemos tienen fichas de fundamento del gasto para la autoridad de Defensa. Van al ministerio. La Contraloría puede pedir toda la información y revisarla.

– En las últimas semanas, la Ley Reservada del Cobre pareciera estar en entredicho. Hay sectores sociales, de estudiantes, gremios y otros, que constantemente miran a esos recursos como para destinarlos a otras áreas. ¿Cómo justifica usted su existencia?

A mí no me corresponde defender una forma de financiamiento, pero puedo decir con firmeza que debemos ser muy cuidadosos con la mantención de la capacidad militar. En eso me apoyo en lo que ha expresado la Presidenta de la República en su mensaje nacional y en una clase magistral dictada en esta esfera. Me parece que cualquier sistema de financiamiento que se resuelva no puede poner en peligro la capacidad militar del país para su defensa.

Debemos tener los recursos para que lo que definimos como capacidad militar pueda estar operativa y vigente, bien entrenada y con capacidad de actuar. El modo de solución de esta problemática obviamente está en otro nivel, no en el nuestro, pero ojalá no llevemos esta discusión a que la sociedad civil ponga en cuestionamiento lo que debe tener su ejército. Porque ésa es una definición de país, de Estado.

– ¿En qué sentido?

No es lo que queremos los militares, como un capricho nuestro. Cuando yo invierto en seguridad es un intangible difícil de dimensionar todos los días. Pero cuando lo necesito y no lo tengo es muy peligroso. Por lo tanto, yo trataría de ayudar a la reflexión diciendo que tenemos que invertir en Defensa. Ahora, la modalidad para hacerlo es una discusión a nivel nacional.

– ¿Le preocupa el destino de los dineros defraudados, aparentemente más de $ 3 mil millones?

Claro que nos preocupa. Es como en un robo personal, lo primero que uno piensa es cuánto voy a recuperar de ese patrimonio. Por eso se ha hecho parte el Consejo de Defensa del Estado (CDE), para poder restituir el máximo de bienes. Me imagino que las personas que tengan responsabilidad deberán responder con su patrimonio, ya sean empresas o particulares.

– ¿Afecta esto el presupuesto 2016?

No es por aminorar el daño, porque es complejo, pero lo sucedido no afecta la capacidad militar, en cuanto a lo que nosotros necesitamos para mantener el potencial bélico, con importancia estratégica. Eso no está en peligro. Pero sí son recursos destinados a poder mantener la flota de vehículos en forma operacional.

– ¿Le molestó un correo electrónico, difundido por la prensa, del general (r) Héctor Ureta, advirtiendo sobre más responsables?

Es un correo personal y no me voy a referir a una acción de ese tipo. Lo fundamental es cooperar con el ministro Omar Astudillo y con la fiscal Ximena Chong, para que lleguen a todas las aristas del caso.

– ¿Podrían ser anteriores los delitos del fraude al periodo que se está investigando?

Se investiga de 2011 a 2014. Las facturas adulteradas que tenemos  acreditadas son de ese período. Pero si surge información de lo que el cabo Cruz hacía en 2008 y sus gastos, puede ser parte de la investigación criminal.

Fuente: con información de La Tercera

Diputado Teillier:  “Las explicaciones generales acá no sirven”

 Este miércoles 23 de diciembre, la comisión investigadora sobre la apropiación indebida de los fondos derivados de la Ley Reservada del Cobre, también conocido como el caso “Milicogate” recibió al ministro de Defensa, José Antonio Gómez, y al  Comandante en Jefe del Ejército, Humberto Oviedo, para aclarar la situación generada por el robo de fondos y dados a conocer por investigaciones de la prensa.

En ese contexto, el diputado Guillermo Teillier, miembro de la comisión investigadora, exigió a los altos mandos que entreguen toda la información para dar con los responsables del robo de dineros emanados de la minería:

“Estamos ante un hecho gravísimo porque desde el año 2008 se  venían cometiendo estos robos al Ejército, de platas de todos los chilenos traspasadas a través de la Ley Reservada del Cobre. Muchos hemos reclamado que este 10% de las ventas de Codelco deben ir a educación y a salud, y que de ninguna manera se permita este despilfarro. Le hemos preguntado al Comandante en Jefe, cómo explica él que durante casi 7 años se produjeran estos ilícitos y que de ninguna manera se pudo detectar. La respuesta clara a eso nos va a decir qué es lo que está fallando en el Ejército”.

El representante de las comunas de San Miguel, Lo Espejo y Pedro Aguirre Cerda agregó que estas situaciones conocidas a través de la prensa, además ponen en duda el control sobre los oficiales y suboficiales que trabajan con los fondos reservados del cobre:

“La vida del suboficial que se iba a los casinos, que tenía caballos de carrera y que hacía millonarios viajes… cómo no se dieron cuenta con anterioridad de que esa persona estaba sacando plata de la institución. De qué otra parte la iba a sacar. No sabemos si hay declaración de intereses de estas personas, no sabemos si hay declaración de patrimonio, entonces exigimos saber si existe o no ese tipo de control. Por lo tanto, queremos indagar hasta el fondo y se nos aclare en detalle, porque hasta el momento, las explicaciones generales acá no sirven. La ciudadanía tiene una sospecha muy fundada y hay que darle respuestas a esas sospechas con toda claridad”.

DEJA UNA RESPUESTA