Adiós, Sra. Agnic

0
231

Hace más de sesis meses, Felices y Forrados denunció la operación Cumprum mediante un video por redes sociales que vieron más de 4 millones de chilenos en Facebook. Posteriormente la comisión investigadora de la Cámara de Diputados fue bastante eficiente y solicitó un informe legal a Contraloría, y en paralelo la ministra del Trabajo, Ximena Rincón, también indicó que la fusión era ilegal.

El miércoles pasado, la Contraloría General de la República emitió un informe claro y contundente: la fusión de AFP Cuprum y Argentum es 100% ilegal, y no solo por un motivo, sino más de 4 vicios legales claros que afectaron al fisco en una elusión de más de $80.000 millones de pesos.

Entre ellos, que AFP Cuprum no se podía fusionar con Argentum porque ésta no era AFP, que el prospecto de Argentum era una copia del de Cuprum, que su inscripción de acciones fue ilegal debido a que se trataba de una sociedad que no era AFP y que para fusionarse era imprescindible complementar los fondos de pensiones respectivos (Ni Argentum, ni Adquisition tenían fondos de pensiones).

Hay que recordar que hubo un Superintendente, Álvaro Gallegos, que duró apenas tres meses en este Gobierno y él dijo claramente al Senador Carlos Montes por email:

“A mí me destituyeron los poderes fácticos, porque no aprobaría las AFP de papel”.

Todos los antecedentes los tiene La Moneda desde septiembre 2015, porque los ciudadanos de la comunidad Felices y Forrados les enviamos más de 20.000 cartas solicitando la renuncia de la Superintendenta de Pensiones,Tamara Agnic  como también que el nuevo Superintendente utilice el artículo 53 de la ley 19.880, y así anule ambas fusiones truchas: AFP Cuprum con Argentum y AFP Provida con Adquisition.

Por otra parte, es aterrador el poder de una Superintendenta, Tamara Agnic, quien hace oídos sordos a 20.000 cartas enviadas a la Presidenta, Diputados solicitándole la renuncia, una ministra del Trabajo y Contraloría indicando vicios legales.

Lo más sorprendente es su falta de prolijidad, donde un informe que se demoró seis meses en emitirse – entre la comisión investigadora y Contraloría- la Superintendenta respondió en apenas dos horas, que la Contraloría “supuestamente” no cuestionó la legalidad, lo cual fue exactamente lo contrario, como resumimos en los cuatro vicios legales.

Para colmo, antes de poner su cargo a disposición de la Presidenta, contrata una abogada, Olga Feliú, para impugnar el informe de Contraloría, a través de un recurso de reposición. Es decir, no le importa lo más mínimo los cuatro duros cuestionamientos legales de la fusión, pero quiere a toda costa, buscar el resquicio para anular el informe de Contraloría.

Además, ¿quién le paga a Olga Feliú?

Si es la Superintendencia, es complejo porque ya dispone de suficientes abogados para defenderse y no debe estar ese ítem en su presupuesto. Si es Tamara Agnic, es extraño que de su bolsillo pague un servicio por el cual tiene un staff de abogados de la Superintendencia que perfectamente pueden defender la postura de la Superintendencia.

Pero hay que ser positivos, faltan solo dos pasos para recuperar más de 430 millones de dólares al Fisco: que la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, acepte la renuncia de Agnic y que el nuevo Superintendente anule ambas fusiones con la ley 19.880, artículo 53.

Por favor, de corazón le pedimos a la Presidenta de Chile, que restablezca la confianza en las instituciones, y recupere esos 430 millones de dólares que 2 empresas americanas (Principal y Metlife) estaban tratando de eludir sus impuestos al fisco de Chile.

Que mejor noticia nos podría dar Michelle Bachelet en este fin de año.

(*) Director de Felices y Forrados

Fuente: The Clinic

DEJA UNA RESPUESTA