Partido Comunista Llama a Respetar la Soberanía de Venezuela

0
197

El domingo 6 de diciembre serán las elecciones parlamentarias en Venezuela, para elegir a 167 nuevos integrantes de la Asamblea Nacional. En lo sustancial se miden electoralmente el Gran Polo Patriótico “Simón Bolívar” que reúne a fuerzas bolivarianas y progresistas de centro y de izquierda, y la Mesa de Unidad Democrática (MUD), que agrupa mayoritariamente a sectores de la derecha, socialdemócratas y democratacristianos.

Este proceso electoral se ha visto tensionado por la campaña internacional de partidos y personeros de la derecha, en primer lugar, y segmentos socialdemócratas y democratacristianos, aliados con fuerzas como las del Partido Republicano de Estados Unidos, intentando deslegitimar de antemano los comicios con todo tipo de acusaciones tendientes a crear un clima adverso al gobierno, ya que si pierden tienen previsto instalar la idea de que hubo fraude, cuyo objetivo final no es otro que atentar contra la institucionalidad vigente y crear un clima desestabilizador e ilegal en torno de las elecciones en Venezuela.

Al respecto, cabe señalar que el 28 de noviembre, todos los partidos que participan de las elecciones dieron su visto bueno y firmaron las Actas de Datos Electorales de las Máquinas de Votación, que son esenciales en el proceso, en la que se lee:

“Dando cumplimiento a la normativa que regula esta materia y habiéndose cumplido con todas las actividades establecidas y no encontrándose observaciones, se levanta la presente acta, dejándose expresa constancia de la transparencia del acto. Se firma en señal de aprobación y conformidad.”

Entre otros aparecen las firmas de 3 representantes del MUD.

No existe posibilidad de fraude, como se ha demostrado en todos y cada uno de los procesos electorales regidos por el actual sistema en Venezuela. Los que desde el extranjero pretenden sumarse a esta táctica mentirosa del supuesto fraude, lo hacen a sabiendas de que ello puede llevar a un proceso de confrontación política como ya ocurrió en el proceso electoral anterior con el resultado de varias víctimas de la violencia.

Se prevé que el resultado puede ser muy estrecho, como ya ha ocurrido, y en ese caso los organismos internacionales debieran actuar con ponderación, neutralidad y con respeto a la institucionalidad vigente y no incurrir en declaraciones dirigidas a fomentar dudas o a favorecer a una parte como lo hace la OEA o las declaraciones de algunos ex presidentes.

Basta leer las declaraciones de esos sectores, para poder constatar que se trata de una intromisión burda en asuntos internos de otro país, y que se está haciendo una campaña extranjera en contra del gobierno venezolano.

Esta es una situación muy delicada que puede llevar, una vez más, a que sectores conservadores extranjeros sean facilitadores de una asonada inconstitucional y subversiva en un país que tiene un régimen democrático y donde funcionan las instituciones, como es el caso del Consejo Nacional Electoral de Venezuela.

En el clímax de esta campaña se ha hecho mucho caudal respecto al asesinato de un integrante de la oposición para avalar toda la campaña internacional, más aun con el supuesto de que tal acción deleznable iba dirigida a otros personeros de la oposición.

Sin embargo, está demostrado que la víctima es un delincuente, con prontuario reconocido y que estaba metido en una pugna de bandas delictuales, una de las cuales ejecutó el crimen. Se desvaneció así la responsabilidad que se quiso atribuir al gobierno venezolano.

Por todo lo anterior, el Partido Comunista de Chile declara que es imprescindible que haya respeto a la soberanía de Venezuela.

Es perentorio que haya respeto al proceso eleccionario interno venezolano y que todo se limite a las consideraciones, informaciones y resultados que entregue el organismo electoral de ese país. Se deben terminar las declaraciones y acciones desde el extranjero o por parte de extranjeros que alientan la tensión, la violencia, la subversión y la desestabilización en esa nación hermana. El pueblo venezolano debe definir su destino político con soberanía, sin injerencia de nadie, sin presiones externas, en paz y de acuerdo a sus leyes y sus normas.

Partido Comunista de Chile.
5 diciembre 2015

DEJA UNA RESPUESTA