Jadue Tocó US$ 2,2 Millones: Así se Repartieron las Coimas a la FIFA los Corruptos del Fútbol

0
254

La cifra total que no lograron repartirse los mandamases del balompié regional alcanzaba los 110 millones de dólares, según informó la Fiscalía de Nueva York. La bolsa se dividía en 20 millones por el hecho de firmar el contrato por los derechos de la Copa América, 20 millones por el torneo que se jugó en Chile este año, 30 millones por la edición Centenario de 2016, y 20 millones por cada una de las versiones 2019 y 2023. Los dirigentes alcanzaron a recibir 40 millones de dólares antes de que estallara el escándalo. De ellos, 2,2 milloncejos le cayeron al fresco de Sergio Jadue.

Una mascada no despreciable de 40 millones de dólares alcanzaron a pegarle a la torta de las coimas que se pagó por los derechos de la Copa América los dirigentes del fútbol sudamericano, esto antes de que se destapara el caso de los sobornos en la FIFA.

La cifra total que no lograron repartirse los mandamases del balompié regional alcanzaba los 110 millones de dólares, según los datos de la Fiscalía de Nueva York.

Los US$ 110 millones se comparan con los 352 millones que en verdad pagó la empresa Datisa por el contrato firmado por las ediciones del torneo correspondiente a los años 2015, 2016, 2019 y 2023.

La bolsa se dividía en 20 millones por el hecho de firmar el contrato, 20 por la Copa América que se jugó en Chile este año, 30 por la edición Centenario de 2016, y 20 por cada una de las versiones 2019 y 2023.

En cada Copa, se pagarían 3 millones al titular de la Conmebol, 3 para el presidente del fútbol brasileño, la misma cifra para su par argentino, 1,5 millones para el resto de los jefes de las federaciones locales, y 500 mil dólares para un undécimo dirigente.

De los 11 dirigentes que había al momento de firmar dichos contratos, sólo dos de ellos no salieron del fútbol tras el escándalo conocido por la opinión pública el pasado 27 de mayo. Se trata de Juan Angel Napout, que dejó su cargo para asumir en la testera de la Conmebol, y del mandamás del fútbol ecuatoriano, Luis Chiriboga.

El resto, al momento enfrenta la siguiente situación:

Sergio Jadue, ANFP: se encuentra en EE.UU. para colaborar con el FBI por la investigación y salió de su cargo la semana pasada.

Eugenio Figueredo, Conmebol: Está detenido en Suiza e imputado por corrupción.

Julio Grondona, Argentina: Murió en 2014, antes de que estallara el caso.

José María Marín, Brasil: Detenido e imputado por corrupción y extraditado a EE.UU.

Carlos Chávez, Bolivia: También tesorero de la Conmebol, esta detenido en Santa Cruz.

Rafael Esquivel, Venezuela: Detenido en Suiza.

Sebastián Bauzá, Uruguay: Dejó el cargo en 2014.

Manuel Burga, Perú: Si bien no ha sido requerido por la justicia, fue inhabilitado para ser reelecto.

Luis Bedoya, Colombia: Cayó un poco antes que Jadue, el pasado 9 de noviembre. También estaría en EE.UU. colaborando con la justicia.

Sergio Jadue: el juego sucio que le reportó US$2,2 millones

Matías Jara, Pedro Ramírez

La caída del dirigente colombiano Luis Bedoya el 4 de noviembre le puso la lápida a la meteórica carrera de Sergio Jadue en el fútbol sudamericano. Las pruebas de los US$2,2 millones de coimas que recibió ya estaban en manos del FBI, con cuyos agentes negociaba desde mayo. En su viaje del 9 al 12 de noviembre a Brasil finiquitó los detalles de su entrega. En paralelo, su disputa con los dirigentes de los clubes grandes por las platas del CDF, le abrió otro frente en Chile. Ahora todas las cuentas de la ANFP están siendo investigadas, así como el rol de sus dos escuderos: Jaque y Etcheverry.

A las 22:48 del pasado miércoles 4 de noviembre despegó desde suelo colombiano un vuelo de Avianca con rumbo a Nueva York que definiría el destino de Sergio Elías Jadue Jadue. En ese avión iba Luis Bedoya Giraldo, presidente del fútbol cafetero y vicepresidente de la Conmebol.

Bedoya viajaba rumbo a una amarga cita con la justicia de Estados Unidos: iba a colaborar, a cambio de una condena más blanda, con la investigación de la fiscal Loretta Lynch, quien acusa a los principales dirigentes de la Conmebol de haber pactado el pago de unos US$100 millones en coimas a cambio de los derechos de la Copa América hasta 2023.

Por la diferencia horaria, cuando Bedoya inició su viaje a Nueva York en Chile el reloj marcaba las 00:48 y Sergio Jadue no sabía que ese vuelo había puesto en marcha el capítulo final de su meteórica carrera como dirigente del fútbol.

Jadue había iniciado este mes de noviembre pensando ingenuamente que todavía estaba a salvo de Loretta Lynch. A su favor tenía el crédito público que le confirió la obtención de la Copa América, la organización del Mundial Sub 17, haber ayudado a los clubes a sanear las deudas que se los estaban comiendo a manos de los factoring, ostentar una vicepresidencia de la Conmebol después de 30 años sin un chileno en la testera de la confederación y cerrar los contratos más millonarios que se han rubricado hasta ahora por derechos comerciales de TV e indumentaria de la Roja.

En esa fecha, su nombre aún no figuraba entre los que habían sido acusados directamente por la fiscal Lynch de haber cobrado coimas. En el mismo estatus se encontraban el ecuatoriano Luis Chiriboga (el más amigo de Jadue en el circuito de los mandamases del balompié sudamericano), el colombiano Bedoya (el principal aliado estratégico del chileno en la trama interna de la confedereción) y el paraguayo Juan Ángel Napout (actual presidente de la Conmebol).

El jueves 12 de noviembre, cuando Bedoya ya llevaba ocho días en Nueva York, Sergio Jadue aterrizó en Chile tras un misterioso y fugaz viaje a Brasil. Lo que no se supo en ese momento fue que Jadue, impulsado por la caída de Bedoya, acababa de finiquitar un acuerdo con agentes de la oficina regional que tiene el FBI en ese país, para colaborar a cambio de una pena menos severa.

Había recibido US$2,2 millones en coimas y desde mayo estaba en conversaciones con la justicia de Estados Unidos afinando los detalles de su entrega, mientras en Chile juraba hasta por su madre en su círculo más cercano que nunca había recibido dinero negro.

Fue en su fugaz viaje a Brasil donde se enteró de que ya nada podía salvarlo de pasar una temporada en Estados Unidos obligado a un régimen de austeridad que ya no le era familiar: solo le darían una pequeña suma para la subsistencia de su familia y tendría que portar de manera permanente una tobillera electrónica para evitar su fuga.

Eso fue lo que le provocó la profunda depresión que no pudo disimular en los últimos días que pasó en Chile hasta su salida definitiva, el martes 17, justo cuando se jugaba el partido entre Chile y Uruguay.

ERROR DE CÁLCULO

La luna de miel entre la hinchada y la Roja había aleonado al calerano, incluso, hasta el grado de permitirse disentir de los dirigentes de los clubes más grandes respecto de qué hacer con el Canal del Fútbol (CDF), la mina de oro del fútbol local. Jadue no previó que, al momento en que volvió a abrirse la posibilidad de que la ANFP adquiera el 20% del canal -que sigue en poder del empresario Jorge Claro- los mismos apetitos que provocaron en 2010 la crisis más grave de la asociación de fútbol, nuevamente se activarían.

Una de las posibilidades que se barajan es que la cadena Fox Sports financie la compra de ese 20% (valorada en US$200 millones) a cambio de la concesión del canal hasta 2028. Pero Jadue no quería que la propiedad y administración del CDF salieran de las manos de la ANFP, a diferencia de los dueños de los grandes clubes que sí están dispuestos a venderlo o concesionarlo a cambio de un pozo gigantesco de dinero en efectivo.

Esa jugada de Jadue fue un riesgo mal calculado que lo puso en la mira de los mismos clubes que, cinco años antes, lo habían sacado del anonimato para encumbrarlo al olimpo de los regentes del fútbol internacional. Pensó que contaba con espaldas más anchas de las que realmente tenía y que por jugar en la liga de las grandes decisiones de la Conmebol ya estaba en un nivel en el que no necesitaba del beneplácito de los dueños de la pelota en Chile. Se equivocó.

cdf.portadaLa negociación por el CDF tiene como fecha límite para materializarse este 31 de marzo y cuando ya estaba entrando en tierra derecha, se conjugó con la caída del colombiano Bedoya, uno de los principales apoyos de Jadue en la Conmebol. En ese cuadro de aislamiento nacional e internacional, Jadue recibió el golpe de gracia cuando la revista Qué Pasa difundió este viernes 20 que el defenestrado dirigente “había creado durante su mandato un vehículo jurídico conocido en el mundo financiero como sociedades offshore en el paraíso fiscal de Islas Vírgenes, desde donde manejaba hasta hace poco grandes sumas de dinero.

Las operaciones fueron realizadas a través de Amicorp, una empresa dedicada a las asesorías de inversiones”.

La misma bomba que hizo añicos la presidencia de Harold Mayne-Nicholls en 2010, volvía a estallar para llevarse ahora a un Jadue revolcado por acusaciones de corrupción: las platas del CDF. En la guerra por el control de los dineros provenientes del Canal del Fútbol que se desató hace cinco años, los dueños de Colo Colo, la U. de Chile y Católica, decidieron encumbrar a Jadue hasta la testera.

A decir verdad, no les quedó otra. El entonces presidente de Unión La Calera era el único de los confabulados contra Mayne-Nicholls que no tenía negocios con su propio club, un requisito que había dejado fuera de carrera al primer ungido para encabezar la rebelión, el dueño de Unión Española, Jorge Segovia, quien hoy está en España y no ha vuelto al país debido a las acusaciones que pesan sobre él por haber lucrado con la Universidad Sek, de su propiedad.

Efectivamente, Jadue no tenía negocios con Unión La Calera. Pero no porque no quisiera. No los tenía porque sencillamente no tenía un peso para invertir. Su último emprendimiento había sido una pequeña amasandería en el centro de La Calera, la que debió cerrar porque le dejaba más plata arrendar el local -parte de la herencia familiar de su abuelo- que seguir con el negocio.

Jadue no era un hombre de recursos, pero era el hombre elegido por los grandes clubes. Por eso, resultó evidente que la mayoría de los dirigentes prefirieron mirar para el lado cuando comenzó a vivir como se espera que vivan los más exitosos protagonistas del negocio del fútbol: una casa amplia en un barrio acomodado, un departamento en Viña, otro en La Serena (dijo que era de su mamá y que él solo la había ayudado a comprarlo), una parcela en Quillota, un buen auto para él, una amplia camioneta para su mujer, ropa de diseño, viajes.

Ante CIPER admitió, en enero de este año, que sus ingresos sumaban cerca de $12 millones al mes, de los cuales unos $6 millones provenían de “viáticos” que recibía de la Conmebol. También dijo que su única ocupación -aparte de dirigir el futbol profesional- era administrar una docena de inmuebles que su familia materna arrienda en el centro de La Calera.

Algo no cuadraba en las cuentas de Jadue.

Cuatro meses después de esa entrevista, el 27 de mayo, la fiscal Lynch anunció que estaba investigando a los más importantes directivos sudamericanos, porque la empresa Datisa, que se adjudicó los derechos de la Copa América, había pagado US$3 millones al presidente de la Conmebol y la misma cifra a los representantes de Argentina y Brasil. A otros siete dirigentes les había pagado US$1,5 millón. Entre estos últimos es donde, se sospechaba, podía estar Jadue.

LA TORTA DEL CDF

La joya del negocio del fútbol chileno es el CDF. Las millonarias ganancias del canal dan sustento a todos los clubes, tal como lo resumió recientemente el “fantasista” David Pizarro:

“En Chile me encontré con una realidad futbolística distinta a la que me esperaba, el sistema interno no funciona, ganamos la Copa América, hay estadios nuevos maravillosos, pero lo siguen 300 espectadores. Los clubes no muestran interés alguno y todo se mantiene gracias al dinero de la televisión”.

El 80% del CDF está en manos de la ANFP y las utilidades que rinde su participación se dividen entre todos los clubes de Primera A y B, reservando un porción mayor para los “tres grandes”: Colo Colo, la U. de Chile y Católica. El 20% restante está en manos de Jorge Claro, creador y administrador del canal. Cada cinco años, la ANFP puede hacer uso de una opción de compra del porcentaje que ostenta Claro.

En 2010, Harold Mayne-Nicholls quiso adquirir esa porción, valorada entonces en US$80 millones, y repartir de manera equitativa entre todos los clubes las utilidades, lo que desató una guerra que terminó con su salida de la ANFP, el arribo de Jadue impulsado por los “tres grandes” y la renuncia de Marcelo Bielsa a la dirección técnica de la selección.

Una nueva opción de compra se abrió este año. La directiva de la ANFP liderada por Jadue se inclinó por adquirir el 20% de Jorge Claro, ahora valorado en US$200 millones, financiando la operación con préstamos bancarios. De esa manera, la ANFP se haría cargo de la administración del canal y de la repartición de las utilidades, sin intermediarios.

Los clubes más grandes se inclinaron por aceptar la oferta de la cadena estadounidense Fox Sports, a la cual la empresa argentina Torneos le presta servicios en Sudamérica. En la propiedad de Torneos ha participado Alejandro Burzaco, uno de los investigados por el FBI por haber pagado sobornos a los dirigentes de la Conmebol.

La oferta de Fox consiste en financiar la compra del 20% de Jorge Claro y quedarse con la administración del canal hasta 2028, asegurando una utilidad a repartir entre los clubes de $45 mil millones anuales, con un incremento de 5% por año. Hoy el CDF reparte cerca de $33 mil millones. A los clubes les gusta esta fórmula, porque no enajena la propiedad del canal y aumenta considerablemente los montos a repartir.

Jadue se opuso a la oferta de Fox con un argumento que a estas alturas suena insólito: a su juicio no era posible que la ANFP se involucrara con una cadena vinculada a Torneos, porque esta última empresa está relacionada con Burzaco, uno de los principales investigados por el FBI.

Jadue llegó a deslizar en privado duras críticas contra los dueños de Azul Azul, la sociedad propietaria de la U. de Chile, porque a su juicio no debían opinar sobre la venta del CDF, debido a que tenían un conflicto de interés: el principal accionista de Azul Azul es Carlos Heller, quien al mismo tiempo es propietario de Mega y de la agencia MegaSports, que tiene lazos comerciales con Fox Sports y con la misma ANFP, ya que posee los derechos televisivos y de merchandising de la selección chilena (vea el reportaje de CIPER “Las huellas en Chile de los empresarios del fútbol internacional acusados de corrupción”). El conflicto ya se había desatado.

Cuando Sergio Jadue volvió el pasado jueves 12 de su misterioso viaje a Brasil, al desembarcar en Pudahuel disparó contra Mario Conca, mano derecha de Heller en Azul Azul y quien negoció por parte de Mega la compra de los derechos de la Roja. Jadue negó los trascendidos de prensa que señalaban que su viaje tenía relación con la investigación del FBI: “Es cahuín típico chileno, lamentable, inventado por un dirigente de un club de alta convocatoria, bajito y que da boletas ideológicamente falsas a Aguas Andinas”.

No hubo duda de que Jadue se refería a Conca, quien está involucrado en la investigación del financiamiento ilegal de la política porque, según declaró ante la Fiscalía, hizo asesorías para Bancard, la empresa de Sebastián Piñera, y aceptó cobrar sus servicios facturando para Aguas Andinas y otras empresas.

El 3 de octubre, un mes antes del round público entre Jadue y Conca, había trascendido la oferta que hicieron Fox Sports y la cadena catarí BeinSPORTS para hacerse con el CDF. De ahí en adelante, la mesa de la ANFP encabezada por Jadue se fue distanciando de los clubes más poderosos. Pero lo que más molestó a los dirigentes, fue que tras conocerse el interés de las cadenas internacionales la Fiscalía Nacional Económica anunció, el 26 de octubre, que pondría bajo estudio los posibles “riesgos anticompetitivos” en la eventual venta del CDF.

La intervención de la autoridad económica prácticamente paralizó las conversaciones que algunos dirigentes mantenían en reserva con Fox y dejó en suspenso la operación hasta hoy, cuando falta poco más de un mes para que se conozca el precio del CDF, una vez que culmine el ejercicio comercial de esa estación en 2015. Entonces quedarán 90 días  para que se cumpla el plazo en que expira la opción de compra, fijado para el 31 de marzo, del 20% que tiene Jorge Claro.

ETCHEVERRY y JAQUE: COLABORADORES BAJO SOSPECHA

En la larga campaña para destronar a Harold Mayne-Nicholls, que duró desde agosto de 2010 hasta enero de 2011, Sergio Jadue trabó una sólida amistad con un dirigente al que hasta entonces no conocía: Mauricio Etcheverry, en esa fecha presidente de Deportes La Serena. En su libro “La caída”, sobre el desalojo de Mayne-Nicholls, el periodista Francisco Sagredo retrató con acierto el nacimiento de esa alianza. Ambos formaban parte de lo que Sagredo llamó “el cartel del norte chico”: Unión La Calera, Deportes La Serena, San Luis de Quillota, Unión San Felipe y Deportes Copiapó. Ese grupo de pequeños clubes estaba consciente de que, si se mantenía unido, podían darle el triunfo a cualquiera de los dos bandos en pugna y que, por lo mismo, le sacarían la mayor ventaja posible a sus votos.

El saldo de esa alianza fue más que satisfactorio para Jadue y Etcheverry: el primero se quedó con la presidencia de la ANFP y el segundo se integró a su directorio como primer vicepresidente. Cuando en marzo de 2011 Etcheverry enfrentó cuestionamientos porque bajo su administración en Deportes La Serena el club acumuló 130 cheques protestados, terminó alejado de los cargos directivos del fútbol, pero Jadue no lo dejó caer: lo convirtió en su más cercano asesor personal, quien incluso lo acompañaba y hasta lo representaba en las reuniones de la Conmebol.

Los viajes de Etcheverry a la sede de la confederación en Asunción siempre despertaron las sospechas de los detractores de Sergio Jadue. Se preguntaban en representación de quién y a qué iba Etcheverry a esas actividades, donde se discutían decisiones que movilizaban millones de dólares. Es probable que tras la caída de Jadue la investigación de la justicia estadounidense y las que eventualmente se puedan iniciar en Chile indaguen qué hizo el ex presidente de Deportes La Serena en esos viajes.

En enero de este año, en una extensa entrevista concedida a CIPER, Sergio Jadue habló sobre el papel de Etcheverry y de otro de sus colaboradores ahora cuestionados, Nibaldo Jaque, en esos viajes a Asunción.

-Cuando el paraguayo Juan Ángel Napout asumió la presidencia de la Conmebol en agosto de 2014, él le señaló a La Tercera que Nibaldo Jaque y Mauricio Etcheverry representaban permanentemente a Chile en la Conmebol. ¿Qué roles cumplen estas personas ante la Conmebol?

-No, no cumplen ninguno, pero son las personas que cuando hay congresos de Conmebol asisten en representación de Chile. Generalmente el secretario general (de la ANFP), que es Nibaldo Jaque, asiste a todos los congresos de Conmebol y de FIFA…

-Lo que es entendible, porque Jaque es secretario general de la ANFP. Pero el señor Etcheverry dejó de formar parte de la directiva de la ANFP en 2011. ¿Por qué Napout lo menciona como una persona que representa permanentemente a Chile en la Conmebol?

-No, no lo representa.

-¿Pero asiste?

-Porque yo, por ejemplo, en algunos tipos de reuniones le pido que me acompañe, pero que me acompañe a mí, no va a la Conmebol a hacer algo en específico, y yo lo hago por el conocimiento que él tiene.

En el caso de Nibaldo Jaque, la ANFP comunicó este jueves 19 que, junto con aceptar la renuncia de Jadue, se suspendería la participación del secretario general de la asociación en las reuniones del directorio. Esto, hasta que presente sus descargos por préstamos que él autorizó y que fueron otorgados a algunos clubes sin conocimiento del directorio.

Uno de los principales beneficios que Jadue ofreció a los clubes más pequeños que estaban ahogados por deudas con empresas de factoring, fue conseguir dos grandes créditos bancarios (con el BBVA y el Banco Penta) para entregar préstamos de hasta US$1 millón a estos equipos, a una tasa de 0,7%. La iniciativa buscaba liberar a los clubes de las obligaciones con los factoring, que cobraban hasta 2,8% de interés.

sub-17-jugadoresLa acusación contra Jaque, según publicó La Tercera el viernes 20, apunta  que autorizó préstamos adicionales al límite de US$1 millón para siete equipos: Deportes Concepción, Everton, San Luis, Unión La Calera, Ñublense, Antofagasta y La Serena. Lo que la agrava la situación, es que Jaque está vinculado a Deportes Concepción. Fue uno de los fundadores de la sociedad anónima Fuerza Garra y Corazón (FGC), que administra el club penquista, del cual fue su presidente hasta octubre de 2010.

CIPER consultó a FGC si Nibaldo Jaque seguía siendo uno de sus accionistas, pues esa sociedad anónima no ha enviado sus memorias a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) desde 2011. La respuesta del encargado de comunicaciones de FGC, Mauricio Miranda, fue que la propiedad de la sociedad ha cambiado y que su mayor accionista ahora es Trial, liderada por un empresario argentino. Pero, no aclaró si Jaque sigue siendo parte de los socios minoritarios, información que quedó de enviar este lunes 23.

Aunque nunca se hizo una denuncia pública, Jaque ya había salido de O’Higgins de Rancagua por problemas administrativos. El club es controlado por la familia Abumohor, la que invitó a Jaque a formar parte de la sociedad y le confió el cargo de gerente general. En 2008, Nibaldo Jaque dejó abruptamente ese cargo y, aunque oficialmente los Abumohor dijeron que se trató de una salida pactada de mutuo acuerdo, lo que circuló en la época es que se detectaron anomalías en el manejo económico.

Mientras Jadue enfrenta a los oficiales del FBI en Estados Unidos, en Chile los dirigentes de los principales clubes están a la espera en los próximos días del informe final de la comisión auditora que preside el ex contralor Ramiro Mendoza. Pero ya se sabe que en el Consejo de Presidentes del viernes 27 de noviembre, le pedirán a esa misma comisión que extienda su auditoría más allá de las platas de la Copa América, su objetivo inicial, y que abarque todas las cuentas y contratos de la ANFP. Una señal de que se esperan nuevos hallazgos de irregularidades de la era Jadue.

Aunque el directorio de la ANFP está haciendo todo para desmarcarse de la gestión de Jadue, eso será prácticamente imposible. Habiendo compartido cotidianamente durante años sus decisiones, el juicio de la opinión pública sobre sus integrantes es lapidario: o son tontos o cómplices. De allí que ya se inició la carrera por la sucesión.

El caos que impera en la conducción de la principal actividad recreativa del país y uno de los negocios más rentables del mercado local, ha motivado intensas conversaciones entre el mundo del fútbol y algunas autoridades del Poder Ejecutivo y Legislativo. La preocupación cunde y lo que se busca es asegurar que la investigación a las platas de la ANFP sea completa y que se haga con la mayor transparencia, además de impulsar un recambio rápido y ordenado del directorio.

LA PUÑALADA DE BEDOYA

Con su sorpresivo viaje a Nueva York del pasado miércoles 4, el colombiano Luis Bedoya tiró del mantel y arrastró a Jadue hasta el fondo. Apenas cuatro días después de que Bedoya desapareció de Bogotá sin siquiera avisar a sus más cercanos colaboradores, Jadue viajó sigilosamente a Brasil. No se sabe si desde ahí tomó un vuelo a otra parte, pero lo cierto es que a su regreso, el jueves 12, el mismo día en que la selección enfrentó a Colombia en Ñuñoa, su aspecto demacrado dejó en evidencia que ya estaba al tanto de que se había activado la cuenta regresiva para él.

Todo partió el pasado martes 3 de noviembre, cuando José María Marín, ex presidente del fútbol brasileño, fue extraditado de Suiza a Estados Unidos donde quedó a disposición de Loretta Lynch. La fiscal ya había recibido la confesión del brasileño José Hawilla, propietario de Traffic, la poderosa empresa sudamericana de compraventa de derechos deportivos, quien reconoció haber pagado las coimas a los dirigentes de la Conmebol.

En junio cayeron los argentinos que administraban las firmas Torneos (Alejandro Burzaco) y Full Play (Hugo y Mariano Jinkis). El 23 de julio Burzaco aceptó ser extraditado de Italia a Estados Unidos. Los Jinkis siguen detenidos en Argentina, pero aún pelean en las cortes locales para evitar su extradición.

Una vez que obtuvo la colaboración de los empresarios Hawilla y Burzaco que pagaron los sobornos, la fiscal Lynch fue por los dirigentes que recibieron las coimas. El primer miembro de la Conmebol que cayó, el 23 de septiembre, fue el venezolano Rafael Esquivel, uno de los más enconados detractores del ascenso de Jadue en la dirigencia sudamericana.

Dos meses después corrieron la misma suerte algunos de los que habían acogido al chileno en el bloque de conducción de la Conmebol: Marín y Bedoya. Hábil para abrirse camino, Sergio Jadue había logrado hacerse un espacio dentro del polo dominante integrado por los dirigentes de Brasil, Colombia, Paraguay, Argentina y Uruguay.  Con el brasileño y el colombiano colaborando con la fiscal, Jadue olió el peligro más cerca que nunca.

Marín aterrizó en Estados Unidos el 3 de noviembre, pagó una fianza de US$15 millones y arriesga hasta 24 años de cárcel. Su caída fue la luz roja que se encendió para todos los integrantes de la testera de la Conmebol. Sólo un día después Bedoya siguió sus pasos. El colombiano ya sabía cuáles eran los cargos que se le imputaban en Estados Unidos.

Su amigo y confidente, Eduardo Méndez, abogado y dirigente del Independiente de Santa Fe, declaró al diario El Tiempo de Bogotá que le había aconsejado que se contactara con las autoridades de Estados Unidos, para tener seguridad sobre cuál era su estatus en la investigación. Por eso, 24 horas después de que Marín enfrentó a la fiscal Lynch, Bedoya decidió partir a Nueva York a hacer lo suyo.

El 9 de noviembre, Bedoya renunció formalmente a la federación colombiana enviando un mensaje desde Nueva York. Ese mismo día Jadue salió del país en un periplo que aún se mantiene en la nebulosa, pero del cual volvió el jueves 12 de noviembre con la certeza de que su carrera se había desplomado.

Fuente: CIPER Chile

DEJA UNA RESPUESTA